01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Kiwi, uvas o naranjas destacan entre los productos de temporada

Recomendamos las mejores frutas de noviembre para mantener una sana y buena alimentación

Para una sana y buena alimentación es muy importante consumir las frutas que cada temporada nos ofrece, lo cual no solo nos permite disfrutar de piezas más sabrosas, sino que además, tenemos la garantía de que sus nutrientes serán de mejor calidad, pues cuando comemos una fruta o verdura fuera de su época es sinónimo de que ésta ha sido cultivada en condiciones “poco naturales" lo cual reduce la calidad de sus nutrientes.

Aprovechemos el mes de Noviembre, que es uno de los meses que más y mejores frutas nos ofrece, no solamente para alegrar nuestro paladar sino también para proporcionar a nuestro organismo muchas propiedades saludables con frutas como las  manzanas y las peras, todo un clásico de este mes, u otras más exóticas y sabrosos como el kiwi, la chirimoya, el kaki o el mango.

Caqui o Kaki

 

 

También conocido como palo santo, es una fruta tropical. Existen distintas especies de consumo, de tamaño y sabor diferenciados, entre las que destacan; el caqui de China (D. Kaki), el de Japón (D. Lotus) y el americano (D. Virginiana). El más cultivado es el de China, con un peso que oscila entre los 80 y los 250 gramos en función de la variedad, de color rojo o anaranjado o amarillo, según su contenido en carotenos, y de pulpa anaranjada, dulce y jugosa, con un ligero regusto áspero, según su contenido de taninos.

 El caqui es una fruta muy energética, rica en hidratos de carbono por lo que su consumo es muy recomendable antes de una sesión de deporte. Su riqueza en provitamina A y vitamina C lo convierten en un gran antioxidante. Favorecen la absorción del hierro y la resistencia a las infecciones. Es muy conveniente su consumo por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. También es aconsejable si se padece algún problema cardiovascular o degenerativo, y resulta muy bueno si se padece de hipertensión.

Chirimoya

Es una fruta tropical de pulpa refrescante y muy aromática, con sabor dulce ligeramente ácido que recuerda a una mezcla de piña y plátano, o al sabor de la pera. Es muy fácil de comer, se parte en dos mitades y se toma la pulpa con una cuchara, evitando las semillas. Lo ideal es esperar a que su exterior se ennegrezca para consumirla porque eso significa que ya está madura.

Su contenido de fibra le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) en la persona que tiene diabetes. Además, por su riqueza en potasio y bajo aporte de sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón.

Es una pena que ésta fruta sea uno de los grandes desconocidos en las secciones de frutería de muchos supermercados.

 Granada

 

 

La granada es una infrutescencia, fruto de un árbol llamado granado que alcanza hasta cuatro metros de altura; pequeña familia de árboles y arbustos, cuyos frutos tienen semillas prismáticas y rugosas.

Es una de las frutas con más antioxidantes, por lo que previene el envejecimiento y las enfermedades degenerativas. Disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y neurológicas. Es muy depurativa y digestiva, antianémica, antivírica, antiinflamatoria y protege nuestro hígado.

Las granadas son una de esas frutas que es recomendable conservar fuera del frigorífico.

 Kiwi

 

El kiwi es la baya de la enredadera Actinidia deliciosa. Es originaria de una gran área de China, sobre todo de los bosques del valle del río Yangtsé. Introducida en Nueva Zelanda en 1904, fue cultivada desde entonces en muchas regiones templadas por su fruto comestible.

La bondad más conocida del kiwi, es que es un gran aliado para paliar los problemas de estreñimiento por su alto contenido en fibra. Además, su consumo durante esta época del año resulta ideal para prevenir los resfriados ya que su principal nutriente es la vitamina C. Lo podemos consumir en ensaladas, y hace una combinación perfecta con el aguacate.

 Limón

Es una fruta muy aromática, goza de la fama de ser el “alimento medicina” por excelencia gracias a las numerosas propiedades saludables que se le atribuyen, desde combatir la hipertensión y los problemas cardiovasculares, hasta contrarrestar el estrés y la fatiga o fortalecer las defensas del organismo.

Por sus propiedades refrescantes, antisépticas y su contenido en vitamina C, el limón alivia ciertas afecciones de las vías respiratorias, así como algunas inflamaciones de la garganta, afonía y amigdalitis. Esta es la razón por la que se hacen gárgaras con el zumo de un limón diluido con un poco de agua tibia. Su poderosa acción antibacteriana y antiviral sienta bien a las gargantas doloridas, úlceras de boca y gingivitis.

 Mandarina

Es una de las frutas que más carotenoides presenta en su composición. Está probado que cuatro mandarinas al día proporcionan gran parte de la vitamina C que necesita nuestro organismo cada 24 horas y la mitad de fibra que nuestro cuerpo requiere diariamente. También contienen una buena dosis de magnesio, elemento indispensable para la correcta asimilación de calcio y vitamina C, así como para el buen funcionamiento nervioso y muscular. Son ricas en vitaminas A y B, fundamentales para el desarrollo de huesos  y el crecimiento, así como para mantener en buen estado ojos, piel, cabello, uñas y mucosas respiratorias. Contienen poca cantidad de azúcares, y su componente mayoritario es el agua, por lo que son una buena alternativa para reponer el líquido y los minerales después de realizar actividades físicas.

Mango

El mango es el nombre de las frutas de varias especies de árboles del género Mangifera. Es una fruta cítrica, pulposa y jugosa, muy rica en magnesio y en provitaminas A y C. Asimismo, cuenta con altas concentraciones de hidratos de carbono lo que hace que tenga un valor calórico elevado. Tiene acción beneficiosa en  la piel, la vista, el cabello, las mucosas, los huesos y el sistema inmunológico. También por su contenido en  vitamina C ayuda en  la absorción de  hierro, la formación de glóbulos rojos, colágeno, dientes y huesos.

Potenciaremos su sabor si lo al comerlo añadimos unas gotas de limón.

Manzana

La manzana es una fruta pomácea comestible, fruta del manzano comestible, pueden ser rojas, amarillas o verdes. La manzana es, después del membrillo, una de las frutas más ricas en taninos, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Algunas de las acciones de los taninos son secar y desinflamar la mucosa intestinal, por lo que resultan eficaces en el tratamiento de la diarrea. Favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuada en casos de obesidad, enfermedades reumáticas. Las manzanas contienen una fibra soluble llamada pectina, que ayuda a reducir el colesterol en la sangre, y evita que se acumule en las paredes de los vasos sanguíneos. También contienen grandes cantidades de potasio, mineral que ayuda a controlar la presión arterial, y puede reducir el riesgo de un ataque cardiaco

 Naranja

 

 

Contienen ácido málico, ácido cítrico (ambos son desinfectantes y alcalinizan el organismo) y ácido oxálico. El ácido cítrico es además depurativo y desinfectante intestinal, actúa como analgésico en dolores estomacales, fortifica los músculos del estómago, disuelve los residuos acumulados y facilita la secreción de los jugos gástricos necesarios para digerir los alimentos. Es más, esos mismos efectos de limpieza de residuos y de estimulación de las funciones se producen también en el hígado, el páncreas y la vejiga.

Pera

Existen cerca de 4,000 tipos de árboles de pera registrados, la mayoría son estrictamente ornamentales, dejando únicamente alrededor de 30 de ellos para comer.

Es un alimento diurético, uricolitico (disuelve el ácido úrico), depurativo, laxante, remineralizante, estomáquico, astringente y sedante. Por su bajo contenido en hidratos de carbono y en sodio resulta recomendable para diabéticos, hipertensos y para quienes hayan padecido enfermedades cardíacas. De gran valor en casos de reumatismo, gota, artritis, estrés, anemia, diarrea, obesidad e hipertensión arterial.

 Plátano        

Su alto contenido de hierro hace que los plátanos estimulen la producción de hemoglobina en la sangre, contribuyendo sensiblemente a sanar los casos de anemia. Por su textura suave y lubricante, el plátano se usa en la dieta como alimento indicado para los desórdenes intestinales. El plátano constituye uno de los alimentos más nutritivos que nos ofrece la naturaleza, especialmente potasio, por lo que previene los calambres y constituye una fuente de energía que nuestro cuerpo asimila con facilidad. El plátano contiene un alto contenido en carbohidratos y en vitamina B por lo que al tomarlo entre  comidas controlamos el nivel de azúcar en sangre y controlamos la ansiedad por comer. También contiene vitamina B6 y ácido fólico.

 Uvas

 

 

La uva es una fruta obtenida de la vid. Contienen vitamina C y betacaroteno y entre sus minerales destacan el potasio, el cobre y el hierro, aunque también calcio, fósforo, magnesio, manganeso, azufre y selenio. Cuidan el sistema inmunológico y previene la formación de coágulos en la sangre. Reducen la hipertensión arterial, así como la formación de cataratas, protegiendo la visión, y ayudando a prevenir la inflamación. La uva posee un efecto diurético beneficioso en caso de hiperuricemia o gota, así como litiasis renal (favoreciendo la eliminación de ácido úrico y sus sales), hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.

Se pueden comer frescas o utilizarse para producir mosto, vino, brandy, vinagre y aguardiente.

COMPARTIR: