19 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Diarrea por calor: ¿qué es y cómo combatirla?

Este año el calor ha llegado más temprano y no sólo eso, sino que las temperaturas están más elevadas, en comparación con temporadas anteriores, lo que entre otras cosas, trae consecuencias como fatiga, sudoración, calambres y diarrea por calor.

Esta última es una enfermedad del sistema digestivo más común de lo que muchos desearíamos, de hecho, durante el verano la mayoría de las personas la padecerá en algún momento. Por suerte, es posible combatirla para evitar mayores complicaciones.

En caso de que no sepas qué es la diarrea por calor, cuáles son sus causas y qué debes hacer para evitarla, hoy te lo contamos.

¿Qué es la diarrea por calor?

La diarrea por calor o diarrea de verano es una enfermedad gastrointestinal caracterizada por más de 4 deposiciones -generalmente blandas- dentro de un período de 24 horas. Recibe este nombre porque aumenta su incidencia en la población durante la temporada estival.

Esto se debe a que el incremento de la temperatura y de la humedad en el ambiente propicia que las bacterias, parásitos y virus se diseminen fácilmente. En este sentido, los principales causantes de la diarrea por calor pueden ser virus como el rotavirus y el norovirus, parásitos como Entamoeba Histolytica y Criptosporidio, y bacterias como Salmonella y Escherichia Coli.

Síntomas de la diarrea por calor

Esta enfermedad tiene síntomas bastante específicos que permiten hacer un diagnóstico acertado del padecimiento. Por otra parte, identificarlos es clave para poder administrar el medicamento para la diarrea más adecuado, en función del cuadro que presente cada paciente:

  • Incremento en la frecuencia de las deposiciones y en el volumen de las heces.
  • Dolor abdominal y cólicos.
  • Heces con textura muy blanda e incluso, acuosa.
  • Náuseas y vómitos.

En caso de que los síntomas de la diarrea por calor no sean atendidos y controlados oportunamente, es posible que existan las siguientes complicaciones:

  • Urgencias para defecar.
  • Deshidratación.
  • Irritabilidad e intranquilidad.
  • Vómitos frecuentes.

Tratamientos para la diarrea por calor

Si tú o alguna de las personas de tu entorno tienen diarrea por calor, los siguientes tratamientos serán de absoluta ayuda para la recuperación:

Probióticos

Los probióticos son complementos alimenticios que contienen microorganismos vivos (bacterias y levaduras) que son necesarios para favorecer la salud del intestino. Durante un cuadro de diarrea por calor, estos pueden ayudar a combatir las bacterias causantes de la enfermedad, a disminuir la inflamación y a regenerar la flora intestinal.

Uno de los más recomendados por expertos de la salud es el de Vilardell Digest, debido a que tiene más de 3 cepas de probióticos y a que cuenta con estudios científicos que avalan su eficacia. De igual modo, existen diferentes probióticos naturales como el yogurt, el kéfir y la kombucha que pueden dar muy buenos resultados.

Hidratación

Durante un episodio de diarrea de verano o por calor el cuerpo va perdiendo agua y electrolitos, lo que puede derivar en una seria deshidratación. Esto debe evitarse a toda costa, puesto que las complicaciones pueden llegar a ser peligrosas.

Es por eso que es de vital importancia ingerir líquidos, especialmente, bebidas que contengan sales y minerales, puesto que ayudan a restituir lo perdido tras cada evacuación.

Dieta restrictiva

Es importante cambiar la dieta mientras se presenta un cuadro de diarrea por calor. En este sentido, es preciso disminuir las cantidades de las porciones de comida. Entonces, en lugar de comer 3 veces al día grandes cantidades, es preferible irlas distribuyendo a lo largo del día en porciones más pequeñas.

En cuanto a los tipos de alimentos, se recomienda la ingesta de sopas, galletas saladas, patatas, pechugas de pollo y evitar el consumo de condimentos, lácteos y grasas.

¿Cómo prevenir la diarrea por calor?

Si bien, durante el verano es muy probable contagiarse de diarrea, existen diversas medidas que puedes tomar para prevenirla y disfrutar de unos merecidos días de descanso:

  • Mantén las medidas de higiene adecuadas para evitar contagios.
  • Lava muy bien todas las frutas que vayas a consumir.
  • Incrementa el consumo de líquidos.
  • Evita la exposición prolongada al sol y a áreas muy calurosas.
  • No compartir utensilios personales con otras personas (vasos, platos, cubiertos).
  • Evita consumir alimentos crudos.
COMPARTIR: