10 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo alisar el pelo rizado

Seguro que, si tienes el pelo rizado, has pensado en muchas ocasiones cómo poder alisarlo. Lo que a priori no parece sencillo, sobre todo si buscamos un resultado profesional, puede tornarse fácil siempre que contemos con el equipamiento adecuado.

Es importante adquirir siempre los elementos que mejor se adapten a nuestras necesidades, los cuales podremos encontrar en esta lista de marcas y modelos de secadores, el primer paso a tener en cuenta si queremos lucir un cabello liso de escándalo. 

Si buscas un resultado profesional, esto te interesa. Descubre cómo alisar el pelo rizado con unos buenos trucos.

Cómo alisar el pelo rizado sin calor

A la hora de alisar nuestro cabello rizado, seguro que lo primero que pensamos es que necesitamos una buena fuente de calor que consiga domarlo para peinarlo a nuestro antojo. Este es uno de los primeros mitos que debemos desterrar, sobre todo, si no deseamos maltratarlo.

Existe una serie de pasos sencillos para hacerlo con todas las garantías, usando el aire frío de nuestro secador.

Utilizar los productos adecuados

A la hora de alisar el pelo rizado, debemos pensar en cuidarlo para mantenerlo fuerte y sano, sin dejar opción a que el resultado produzca un cabello débil y quebradizo. Por ello, tenemos que aplicar los productos adecuados desde el primer momento.

Nos lavamos el cabello con un champú especial para cabellos rizados y usaremos mascarilla y acondicionador. Después, también podemos usar un tratamiento especial contra el calor, aunque tan solo vayamos a usar el secador. De este modo, estará preparado para soportar el proceso.

Cepillar bien y mantenerlo seco

Un gran error a la hora de comenzar a alisar nuestro cabello es dejar que esté mojado en exceso. Para hacerlo de forma más natural, podemos comenzar a cepillarlo bien, nada más salir de la ducha, y repetir hasta que esté seco.

Este truco está especialmente recomendado para melenas medias o largas, que tienden a alisarse mejor. De este modo, obtendremos el resultado que buscamos de forma fácil y natural.

Para secarlo definitivamente, usaremos, como hemos mencionado, la opción de aire frío de nuestro secador. Las fuentes de calor son muy dañinas para el cabello y, a la larga, terminan pasando factura, sobre todo, de medios a puntas. De este modo, lo iremos alisando sin calor, ayudándonos de un cepillo o nuestros propios dedos.

Sin plancha, la opción definitiva

Si estás cansada de tener un cabello frágil y quebradizo, seguro que te has planteado cómo alisar el pelo rizado sin plancha. Para ello, usaremos un método que utilizaban las mujeres hace años y que resulta igual de efectivo, aunque hay que echarle algo más de imaginación.

Enrolla tu cabello y espera

Hace años, las planchas para alisar no existían. Por ello, las mujeres se volvían creativas y usaban un método tradicional. Consiste en secarlo como ya hemos visto, con aire frío, y enrollar nuestro cabello alrededor de la cabeza.

Nos ayudaremos para hacerlo de unas pinzas planas, que tengan buen agarre, y las colocaremos dividiendo el pelo en secciones fáciles de manejar, con las que nos sintamos cómodas. 

Después, dejaremos que pase un buen espacio de tiempo y desenrollamos. Es un método muy parecido al de coger rulos, pero con el objetivo de que en nuestro cabello suceda todo lo contrario. Además, nos aseguraremos de que los daños sean mucho menores que con los métodos actuales.

No dañar el cabello, el paso más importante

A las mujeres de pelo rizado que lo desean alisar, no les gusta tener como resultado un pelo dañado. Usando los métodos tradicionales, nos aseguraremos de que estos posibles daños sean mucho menores que a través de otros más modernos, que siempre suelen incluir una fuente de calor.

Además, cuando desenrollemos el cabello o terminemos de secarlo y alisarlo con el secador de aire frío, es necesario aplicar otro tipo de productos que lo mantengan fuerte y den brillo. El objetivo es dejar atrás ese aspecto opaco y descuidado que puede salir a la luz después de haber maltratado nuestro pelo durante el proceso.

Usa mascarillas naturales siempre que puedas

Las mascarillas que venden en el mercado pueden suponer una salvación. Sin embargo, volviendo a épocas pasadas, antes no existían todos los productos que hay disponibles hoy en día para cuidar el cabello. Eso no quiere decir, sin embargo, que no fuera importante y no se llevarán a cabo otros métodos.

Algunas ideas pasan por utilizar productos naturales con el objetivo de evitar o reparar daños. Hacer una mascarilla de huevo, utilizar aceites como el de oliva y el de coco o la mayonesa, serán perfectos a la hora de contar con un cabello cuidado y liso alejado de todos los posibles daños.

En definitiva, alisar el pelo rizado sin calor ni planchas es posible, pero eso no quiere decir que, después, tengamos que cuidarlo como se merece.

COMPARTIR: