28 de marzo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde Galicia a Euskadi las escuelas proliferan en el norte español y son la mejor alternativa para combinar naturaleza y deporte

Aprender a surfear olas, el mejor plan de vacaciones de Semana Santa

El surf permite disfrutar del mar.
El surf permite disfrutar del mar.
Elegir un campamento de surf para Semana Santa es una de los mejores planes para las próximas vacaciones, ya que además de estar en contacto con la naturaleza es una buena manera de hacer nuevos amigos y disfrutar del estio de vida surfero, es decir, deporte y naturaleza durante el día y fiestas organizadas de noche. Todo el norte de España dispone de escuelas donde inscribirse e ir preparando con buen pie el verano para disfrutar del mar y las olas. Es el momento de reservar.

Si este verano quieres emular a Gabriel Medina, campeón mundial de Surf, cabalgar olas y ser la envidia de tus amigos y familiares nada mejor que ir preparándose con un buen curso de este deporte. Las alternativas son numerosas y las escuelas proliferan en cualquier lugar de la costa española.

Ahora con la cercanía de la de Semana Santa podemos ir organizándonos y se pueden aprovechar esos días para acercarse a la costa gallega, cántabra, asturiana o vasca, donde hay numerosas escuelas de surf locales que conocen las mareas y cuyos monitores se han formado en la zona y pueden ayudar a mejorar el estilo para los no principiantes y a dar las primeras nociones para los surfistas novatos o novatas si a quien queremos parecernos es, en realidad, a Stephanie Gilmore.

En Galicia funcionan desde hace algunos años varios campamentos de surf famosos, algunos en Carballo, Nigrán y O Grove. Otros destinos clásicos del norte peninsular son  Cudillero y Deva en Asturias , donde disponen también de importantes escuelas. La Playa de Somo en Cantabria, y Mundaka en el País Vasco son también zonas con gran arraigo surfero.

Primero se aprende sobre la arena.

Todas las escuelas serias y autorizadas disponen de monitores titulados y tienen cursos para menores y adultos, aunque la media de edad es de gente entre los 25 y los 40 años. Algunas como las gallegas están más solicitadas en verano, pero se puede aprovechar las vacaciones de Semana Santa para dar un curso de iniciación y perfeccionar nuestro estilo ya entrado el verano.

En Artsurfcamp, por ejemplo, ofrecen un paquete de cinco días en la localidad coruñesa de Razo en los que se disfruta no solo del deporte y del aprendizaje de la técnica de mantenerse en pie sobre una tabla sobre el agua del mar, sino que los alumnos noveles se verán inmersos es un estilo de vida desconocido para ellos, donde se disfruta de conocer amigos nuevos, sobre todo en sus famosas fiestas nocturnas del campamento, que algunos califican como las mejores de la Costa da Morte gallega.

Gony Zubiarreta, de la selección española de surf.

Es importante recordar que la seguridad es lo más importante mientras se aprende y se precisa un instructor para aprender, ya que al igual que en otros deportes es imprescindible que alguien explique la técnica adecuada. Los profesionales te aconsejarán la mejor tabla para tus características de peso, altura y nivel surfero. Ellos enseñan a remar y a levantarse en equilibrio sobre ellas. Los monitores también enseñan las posturas adecuadas sobre la arena, antes de meterse en el agua, ya que es fundamental saber qué hacer sobre el agua para estar a salvo y disfrutar del deporte a tope, sin lesiones ni calambres inesperados.

Instructores de la zona

Además, como los instructores conocen la zona son los mejores para aconsejar qué olas coger y cuáles dejar pasar, además de los lugares a los que no acercarse por ser peligrosos para los novatos. Aprender a surfear lleva un tiempo y requiere de bastante práctica. Hay que empezar por olas pequeñas y pasado un tiempo, atreverse con las grandes.

Sentirse cómodo en el mar y seguro es una prioridad y si además podemos disfrutar de la naturaleza, hacer nuevos amigos y pasarlo bien con las fiestas organizadas, nada mejor que un buen campamento de surf para aprovechar la Semana Santa e incluso nuestras vacaciones de verano.

 

COMPARTIR: