14 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su obra era poco conocida en nuestro país a pesar de su gran amistad con Salvador Dalí

Fallece a los 96 años Jonas Mekas el padre del cine experimental, el creador que se adelantó a Andy Warhol

El cineasta experimental Jonas Mekas.
El cineasta experimental Jonas Mekas.
El director estadounidense de origen lituano Jonas Mekas falleció este miércoles a los 96 años en Nueva York, donde se había convertido en una de las grandes figuras del cine de vanguardia.

Nacido en 1922 en un pueblo del noreste de Lituania, Mekas estuvo preso en un campo de trabajo forzado en Alemania en la Segunda Guerra Mundial, antes de emigrar a Estados Unidos y establecerse en el barrio neoyorquino de Brooklyn en 1949. 

Apasionado del cine, abordó esta forma de expresión bajo diversos ángulos como cineasta, periodista, conservador, historiador y portavoz de un cine artístico y experimental. Esta considerado el verdadero padre del cine experimental moderno. “Antes de Warhol y de John Waters ya estaba Mekas. Es el abuelo de la cultura underground”, dijo de él Yoko Ono. En nuestro país a penas se le conocía fuera del círculo de los aficionados al cine a pesar de su amistad con Salvador Dalí.

Dirigió más de 70 películas, esencialmente documentales, con el deseo de captar momentos de vida, a menudo filtrados por un montaje radical, irregular y con efectos de superposición. 

"No seguía ningún guión", contó en un video grabado por el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles y publicado en 2012. "Rodaba, eso es todo Y sigue siendo lo que hago hoy. No trabajo con ideas preconcebidas. Filmo lo que se produce y nunca sé lo que va a pasar. No vivo siguiendo planes", explicaba.  

La película The Brig (1964), en la que filma una pieza de teatro que se representa en una prisión militar, es su obra más conocida. Aunque sus películas rara vez llegaron a un gran público, en el mundillo del cine era conocido por su labor como crítico para el semanario neoyorquino de referencia Village Voice.

Jonas Mekas creó la Cinemateca de cineastas (Film-Makers' Cinematheque), un lugar donde se proyectaban películas vanguardistas y que en 1970 se convirtió en el Anthology Film Archives. Este centro, situado en el moderno barrio East Village de Manhattan, fue convirtiéndose a lo largo de los años en uno de los fondos de cine alternativo más importantes del mundo, con un depósito de miles de películas y documentos. En el momento de su muerte Mekas seguía siendo el director artístico de la institución.  

Respecto a su cine, sus producciones eran en su mayoría testimonios autobiográficos. Como por ejemplo su extraordinaria As I Was Moving Ahead Occasionally I Saw Brief Glimpses of Beauty. Ahí, como lo hizo tantas otras veces, Mekas filmaba aquello que le resultaba sugestivo. A sus seres y objetos queridos: su familia, sus amigos, muchos bebés, plantas y, sobre todo, gatos, una de su obsesiones en la vida y en el arte.

Mekas hablaba en sus cintas con una voz rota, se reía de las convenciones narrativas del cine convencional y colocaba al cine como arte por encima del entretenimiento de narrar una historia. Sin embargo, nada en su obra generaba desasosiego en el espectador. Hacía que este se sintiera un vouyer relajado y hedonista, dejándose guiar sólo por las imágenes que proponía el cineasta. Llevaba el uso ideológico del montaje cinematográfico hasta sus últimas consecuencias y adaptó el séptimo arte a los movimientos de vanguardia que se estaban sucediendo de forma coetánea en el resto de expresiones artísticas. Se ha ido uno de los pocos creadores que supo ver el montaje cinematográfico como elemento de creación más allá de estar supeditado a un relato. 

 

COMPARTIR: