17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sony y Marvel vuelven a colaborar para mostranos otra aventura del trepamuros, esta vez, de la mano de la animación

"Spiderman: un nuevo universo" devuelve la fe en el cine más divertido

"Spiderman: un nuevo universo" , la nueva entrega del hombre araña
Aunque sobrevalorada por algunos, la película "Spider man: un nuevo universo" nos ofrece un protagonista que rápidamente consigue interesarnos con su carisma y las circustancias que le rodean

Cuando parecía que ya estaba el año cerrado, Sony Pictures decide lanzar la película que lleva preparando desde hace tres años con un guión escrito por Phil Lord, el responsable de “La Lego: película” que luego despidieron de "Han Solo". Pero, ¿por qué nos interesa?

Empecemos por la sipnosis:  en un universo paralelo donde Peter Parker ha muerto, un joven de secundaria llamado Miles Morales es el nuevo Spiderman. Sin embargo, cuando el líder mafioso Wilson Fisk (a.k.a Kingpin) construye el "Super Colisionador", trae a una versión alternativa de Peter Parker que tratará de enseñarle a Miles como ser un mejor Spiderman.

Pues bien, su interés radica en primer lugar, en que es una historia de Spiderman, un personaje muy querido y que, como superhéroe, tiene peculiaridades que lo diferencian del resto.  Peter Parker, cuando está bien realizado, es un personaje cuya vida se vuelve miserable cuando se convierte en Spiderman: le despiden de sus trabajos, llega tarde a sus clases y poco a poco va perdiendo sus relaciones personales. Todos sus problemas desaparecerían si abandonara su alter ego, eso lo hace muy humano. La que mejor lo hizo, y es la única competidora con "Spiderman: un nuevo universo" es "Spiderman 2". El fallecido Stan Lee dijo que mientras otros superhéroes llevan máscara para provocar miedo, Spiderman la lleva para ocultar su miedo, ya que es solo un chaval.

 

La impaciencia  por verla no era tanto por el personaje sino porque había cosechado grandes críticas, hacía tiempo que no se veían unas reseñas tan entusiastas: "La mejor película del año" o "La mejor animación en mucho tiempo". Pero, tras  haberla visto, hay que decir que algunos pueden haber exagerado un poco.

Este proyecto empieza de la mano de Sony, que compró los derechos del trepamuros en los 90. Marvel, por esos tiempos estaba en bancarota y casi vende todos sus personajes por un precio ridículo. Sony solo se quedó con el hombre araña y viendo lo que hicieron con "Venom" (2018) y "The amazing Spiderman" (2012-2014), mejor así. La persona que hay detrás de todo es Amy Pascal, la jefa  de Sony Pictures.

"Spider man: un nuevo universo" nos ofrece un protagonista que rápidamente consigue interesarnos con su carisma y las circustancias que le rodean. Los primeros 40 minutos son increíbles, muy entretenidos. El final de este primer acto ya nos confirma que han querido ser arriesgados y libres, es la parte que mejor funciona y mi favorita. El filme completo emocionará a cualquier fan.

Perfecta fluidez en el guión y el montaje 

Hay algo a nivel de guión y montaje que no puede pasar desapercibido y es que estos dos aspectos juntos consiguen algo que va más allá entretenimiento. Las escenas fluyen perfectamente, uno nunca nota las manos de los guionistas manipulando la historia, todo se siente muy natural en sus menos de dos horas de duración.

El conjunto  viene acompañado de una buena banda sonora: canciones de hip-hop novedosas y una banda sonora original muy efectiva, especialmente cuando aparecen los malos. Ambas  insuflan energía. En cuanto a la animación, no soy especial fan, en ocasiones la he prejuzgado como infantil y no he ido más allá de los títulos de Pixar (por cierto, esta es mejor que "Los Increíbles 2"). Pero,  puedo asegurar que me impresionó. La estética no se ata y a veces vemos cómo el lenguaje del cómic se cuela en la pantalla,haciéndola muy estimulante.

Imagen de la película "Spiderman: un nuevo universo"

El mayor cumplido que le puedo dar es que es capaz de entretener y emocionar a alguien que no tenga interés en cómics, animación o cine. Puede que no tenga fuerza como para cambiar de opinión a un agnóstico, pero sí conseguirá involucrarlo en la historia de Miles Morales. Casi nada. Ya en cines.

 

 

COMPARTIR: