18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Legalización del cannabis en Europa, ¿Es solo cuestión de tiempo?

Luxemburgo ha anunciado la legalización del cultivo y consumo personal de cannabis. Alemania se ha comprometido a legalizar el uso recreativo. ¿Está a punto de extenderse la legalización por Europa?

Lecciones de Norteamérica

En 2012, los estados de Colorado y Washington fueron los primeros de EE. UU. En legalizar el cannabis recreativo. En menos de una década, otros 16 han seguido su ejemplo, mientras que muchos más han legalizado la marihuana medicinal.

Dependiendo del estado en el que estés, puedes entrar legalmente a una tienda para comprar Purple Kush o Moby Dick, una de las variedades con mejor sabor y que produce un gran subidón enérgico (aquí puedes encontrar más información https://www.cannaconnection.es/variedades/moby-dick). Sin embargo, parece absurdo que hacerlo de repente sea ilegal cuando caminas 10 metros por la carretera a lo largo de la línea estatal.

Una de las principales razones de su legalización en Estados Unidos y Canadá es que los legisladores y políticos ven los enormes ingresos fiscales que puede generar la marihuana legalizada. De esta forma, existen incentivos para que el resto de los países se encaminen a la legalización.

Los pioneros del Cannabis en la Unión Europea

Luxemburgo es el primer país europeo que legalizó el cultivo y consumo de cannabis. Los adultos tienen permitido cultivar hasta cuatro plantas de cannabis en sus casas o jardines. Además, se permite el comercio de semillas sin ningún límite en la concentración de tetrahidrocannabinol (THC) que representa el principal componente psicoactivo.

Esto quiere decir que los ciudadanos podrán comprar semillas sin ningún impedimento en tiendas físicas o en línea. Esta flexibilización en sus regulaciones del cannabis busca alejar a los consumidores del mercado ilegal. Sin embargo, se mantiene la prohibición de consumir en público, transportar y comercializar productos del cannabis que no sean semillas.

Asimismo, el gobierno de Luxemburgo tiene intenciones de crear una cadena de producción nacional de semillas con propósitos comerciales a fin de establecer una distribución regulada por el Estado.

Por otra parte, Alemania también está realizando cambios en sus políticas. Los negociadores de la futura coalición de gobierno en el país quieren legalizarlo y regular su comercio. De momento se mantiene en un proyecto gubernamental, pero se espera que esta medida resuelva los problemas generados por la prohibición de su consumo.

La perspectiva a largo plazo

Cuando un país toma la iniciativa de despenalizar o legalizar el Cannabis, genera un nuevo debate en el resto de las naciones. Los gobiernos europeos se replantean sus leyes actuales y se mantienen atentos a los avances en los países pioneros de la legalización del cannabis.

De momento, los avances en la legalización del cannabis no son tan rápidos como el crecimiento de la industria. Primero se habla de una despenalización del consumo y cultivo doméstico. Sin embargo, a nivel comercial siguen existiendo muchas plantaciones ilícitas. Mientras los gobiernos discuten sobre las fases iniciales de la legalización del cannabis, existen docenas de establecimientos lucrándose del cultivo y venta ilegal.

Una de las razones principales que ha motivado a países como Luxemburgo y Alemania a dejar de luchar inútilmente para erradicar el consumo de cannabis fue el uso eficiente de los recursos. El dinero destinado en vigilar y penalizar a cada cultivo ilícito ahora será reinvertido en educación y asesoramiento tanto a las tiendas como a los usuarios sobre el consumo de cannabis.

COMPARTIR: