03 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los responsables del antiguo teatro aclaran que pretenden convertirlo “en una de las salas más espectaculares y vanguardistas de Europa”

La famosa discoteca Joy Eslava desmiente el cierre y anuncia una ambiciosa “modernización"

Discoteca Joy Eslava (Madrid).
Discoteca Joy Eslava (Madrid).
Hace unas horas se encendían todas las alarmas en el mundillo del ocio nocturno madrileño. Múltiples medios de comunicación informaban de un posible cierre de la célebre discoteca Joy Eslava, propiedad del empresario Pedro Trapote, uno rostros más célebres de la noche de la capital. Sin embargo, el propio establecimiento ha desmentido esta presunta clausura anunciando además “un ambicioso plan para la modernización de sus instalaciones”.

La noche madrileña siempre ha gozado de enorme fama en toda España. Uno de sus enclaves de referencia es, sin lugar a duda, la discoteca Joy Eslava, ubicada en la calle del Arenal (Madrid). En este sentido, en las últimas horas varios medios de comunicación habían informado sobre un posible cierre definitivo de este punto clave del ocio en Madrid desde la década de los 80.

Esto ya ha sucedido en otros establecimientos madrileños de este tipo a causa de la pandemia, que les obliga a adoptar medidas de seguridad como la limitación del aforo, el acondicionamiento del espacio y uso obligatorio de mascarillas. Asimismo, trascendió el inicio de una presunta remodelación que llevaría la sala a ofrecer otros servicios además del de sala de discoteca y conciertos, como el de organizar cenas con música.

Un espectáculo en Joy Eslava. 

No obstante, los responsables de la discoteca han desmentido la clausura vía redes sociales, además de en su web oficial. De hecho, en el comunicado emitido aclaran que actualmente Joy Eslava “aborda un ambicioso plan de modernización de sus instalaciones con el objetivo de retomar su actividad cuando las condiciones sanitarias lo permitan”. De esta forma, pretenden convertir este espacio “en una de las salas más espectaculares y vanguardistas de Europa incorporando los equipamientos y servicios más innovadores” en un momento complicado para la vida nocturna madrileña.

Por tanto, consideran que esta modernización “debe significar un impulso y mensaje de confianza sobre el futuro de la oferta de ocio y los espectáculos de la capital de España”. En cualquier caso, todavía no se conoce en qué consiste exactamente la modernización, el comunicado apunta que “en estos momentos la sala prefiere no ampliar más la información, esperando el momento oportuno para presentar pública y oficialmente el nuevo proyecto”.

Más de un siglo de historia

A finales del siglo XIX el sobrino del músico Hilarión Eslava, el empresario Bonifacio Eslava, inició la construcción de esta sala de espectáculos. En principio, solo contaba con un pequeño salón, el “Eslava”, donde cabían 1.000 espectadores. En sus instalaciones tuvieron cabida funciones de teatro popular dirigidas por autores de la talla de Ramón María del Valle-Inclán o Federico García Lorca.

Como discoteca, su historia es igualmente amplia. Este uso del local se remonta a 1981. Aquel año, otro empresario, Pedro Trapote, la inauguró en febrero, curiosamente un día después del célebre golpe del general Tejero en el Congreso de los Diputados. Trapote es uno de los rostros más conocidos en el mundo del ocio nocturno de Madrid, pues también es dueño de otros locales de relevancia como Pacha Madrid, el Teatro Barceló y la chocolatería San Ginés.

El edificio donde se ubica Joy Eslava, en la calle Arenal, es un punto de encuentro de los amantes de la noche madrileña.

Durante los 80, Joy Eslava se erigió como uno de los templos de culto de la Movida madrileña. Posteriormente, ha sido escenario de conciertos, eventos y fiestas que han contado con la participación de celebridades como Julio Iglesias, Roger Moore, Pedro Almodóvar o Stevie Wonder.

En 1998, la discoteca sufrió un devastador incendio que acabó con dos de sus plantas y se vio obligada a desalojar en el proceso a más de un millar de clientes. Posteriormente, siguió de forma ininterrumpida con su actividad hasta el obligado parón por la llegada de la pandemia.

COMPARTIR: