21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Conoce la fiscalidad de las criptomonedas

La importantísima evolución al alza del bitcoin y otras criptomonedas reflejan el enorme interés de muchos inversores, pero también de todo tipo de intermediarios y distintas formas de compra, venta y acceso a estas divisas digitales que deja detrás de estas diferencias económicas, beneficios y pérdidas, que hay que tratar fiscalmente cuando existe en general un gran desconocimiento de los impuestos criptomonedas España, por lo que el mejor asesoramiento especializado es fundamental.

Uno de los mayores hándicaps es que, a diferencia de otro tipo de operaciones financieras, la tributacion criptomonedas tiene muchas más vertientes que una ganancia patrimonial por la diferencia entre compra y venta. Por ello, a la hora de declarar criptomonedas el paso principal es determinar como se produce esta diferencia de valor para saber como se declara, encontrando una casuística muy variada.

Trader de criptomonedas

 

Es la forma más común de operar con estas divisas digitales. Nos encontramos desde traders a largo plazo a otros que operan en pequeñas operaciones diarias con el objetivo de conseguir su beneficio por diferencias, muchas veces invirtiendo a través de plataformas. En todos estos casos nos encontramos con una ganancia patrimonial que habrá que incluir en la base del ahorro, y que dependiendo de su importe tributará entre el 19% y el 26%. Si no se ha conseguido una ganancia, estas pérdidas se podrán compensar con otras ganancias en ese ejercicio, y en los cuatro siguientes. 

Intereses por criptomonedas en depósito

Un caso específico de fiscalidad criptomonedas es el beneficio obtenido por intereses pagados por algunas plataformas al dejar criptomonedas en depósito. En este caso los intereses tributan como ganancia de capital mobiliario (como los intereses de otro producto financiero) tributando por los mismos tipos indicados.

Minería de criptomonedas

El caso de la minería de criptomonedas es más complejo, puesto que esta remuneración se considera como una actividad económica. Por tanto, además de realizar los datos censales (modelos 036 o 037), y el alta en autónomos, hay que cumplir todas los pagos a cuenta necesarios (como el modelo 130 del IRPF) y liquidar estas ganancias conseguidas (menos los gastos ocasionados), en la declaración de la renta de cada ejercicio fiscal 

Este es uno de los casos más complejos, por el mero hecho de que determinación del resultado a tributar no es sencillo, y porque requiere además toda una serie de trámites fiscales periódicos más complejos, como son registrarse como operador intracomunitario (si trabajas para una empresa en la UE no tendrás que tributar por el IVA soportado y repercutido en tus operaciones con otros operadores a nivel comunitario) y toda una serie de declaraciones informativas, cuya exactitud es vital.

Otro tipo de rendimientos

También existen otras posibilidades de conseguir rendimientos relacionados con las criptomonedas. Por ejemplo, las retribuciones por recomendaciones o captación de clientes, en las que hay que diferenciar si hay relación laboral (y se considera como rendimiento de trabajo) o mercantil, en el que se consideraría una actividad económica sujeta a la tributación como el anterior, por actividad económica o profesional.

En definitiva, esto es solo un ejemplo de la amplia casuística de tributación de ganancias de un negocio al alza y en el que cada vez participan más personas y de la importancia de tener el mejor asesoramiento.

COMPARTIR: