21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La éxitosa mini-serie de HBO sobre el trágico evento relata esta catástrofe nuclear en cinco episodios

Chernobyl, el último fenómeno televisivo demuestra que en el audiovisual nadie sabe nada y todo no está confirmado

La serie de HBO 'Chernobyl' ha sorprendido y atrapado al público por su crudeza y valor documental.
La serie de HBO 'Chernobyl' ha sorprendido y atrapado al público por su crudeza y valor documental.
¿Quién hubiera pensado que el año del final de Juego de Tronos, la gran serie internacional con un presupuesto de varias decenas de millones iba a ser olvidada rápidamente por una miniserie gris sobre un evento con un resolución conocida por el público, con un ritmo pausado y formado principalmente por diálogos?.

Las posibilidades de la ficción se reducían si pensamos en que el guionista era el mismo que había escrito películas como “Scary Movie 3” o “Resacón en las Vegas”, y que estaba dirigida por un realizador cuya experiencia se reducía al mundo de la publicidad.

Imagen posterior a la tragedia nuclear de Chernobyl. 

Sin embargo, aquí está Chernobyl, con récords de streaming, y ¿por qué? La factura del contenido venía grantizada por HBO y Sky, pero es la caracterización de los personajes principales junto con el carisma de algunos secundarios que transmiten la sensación de estar viendo a personas extremadamente duras con una situación en la que difícilmente podría haber más en juego. Resulta un thriller, un duelo entre Valery y Boris contra el antagonista que es el sector 4 de la central nuclear.

Valery y Boris conforman una pareja de la que solo se desprenden carisma y magnetismo. El primero, por su gran inteligencia y compasión, y el segundo, por mente fría y capacidad para gestionar prácticamente cualquier situación. Esa falta de sentimentalismo del segundo llena sus escenas con un simple gruñido o mirada, acompañado de una elocuencia sobre la realidad de la URSS ante el brillante pero inocente Valery. Ambos son interpretados por Jared Harris (Valery Legasov) y Stellan Skarsgård (Boris Shcherbina).

Stellan Skarsgård (Boris Shcherbina) y Jared Harris (Valery Legasov).

Una de los razones de su calidad es que vemos la reacción ante el desastre en varias capas en diferentes escalafones sociales. Y cuando el físico Valery toma una decisión para subsanar el problema, conocemos a los pobres y sacrificados individuos que lo llevan a cabo. Cada capítulo acompaña a la pareja protagonista con personal raso teniendo que realizar una misión suicida y casi surrealista, ya sean los tres hombres en los tanques de agua, los cazadores o los mineros… todo mientras en Moscú, en el Kremlin, los todopoderosos dirigentes de la entonces agónica URSS continuaban negando y quitando la importancia que la catástrofe representaba para millones de personas... Impensable para el régimen soviético reconocer un desastre nuclear de ese tipo ante el mundo.

En la serie se relata cómo fueron engañados los "liquidadores". 

Estructuralmente, creo que el piloto no es la mejor muestra de la gran calidad de la ficción, hay que esperar al segundo episodio para entrar en la adictiva dinámica de resolución de problemas que compone esta historia.

Chernobyl, ciudad fantasma y radiactiva. 

Hay muchos temas a tratar, desde el desastre nuclear y la magnitud que podría haber alanzado  hasta teorizar sobre si esta fue, como dijo Gorbachov en su momento, la probable verdadera y definitva causa del final de la URSS.

Yo reconozco que lo que me ha fascinado es la dureza de los personajes y su capacidad para el sacrificio. Verdaderamente estaban hechos de otra pasta.

COMPARTIR: