14 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El médico asegura que hace unos quince años se hicieron unas pruebas con tejido Kevlar pero "no gustó el resultado"

García Padrós, cirujano de Las Ventas: "Nunca he visto mallas protectoras en mis más de cincuenta años en la Plaza "

Máximo García Padrós, cirujano de Las Ventas desde hace más de cincuenta años.
Máximo García Padrós, cirujano de Las Ventas desde hace más de cincuenta años.
El revuelo no cesa. La polémica por las supuestas mallas protectoras que podrían llevar algunos toreros no deja de crecer. La duda surgió con la cogida hace unos días del peruano Roca Rey en Las Ventas. En los círculos taurinos se discute del tema y predominan los comentarios que rechazan esta posibilidad, aunque el asunto se cuela en los ruedos cada tarde de corrida y sobrevuela en las faenas de los toreros.

Tras haber hablado con toreros, críticos taurinos, apoderados y numerosos aficionados, en elcierredigital.com  vamos  más allá y  hemos entrevistado al cirujano de la Plaza de Las Ventas. Máximo García Padrós cuenta ya 53 años al frente de este puesto cargado de responsabilidad profesional y para el que es necesario un temple extraordinario.  García Padrós nació en Madrid en  1943. Sin haber terminado la carrera  comenzó a trabajar en Las Ventas en 1966, como ayudante. El cirujano entonces, era su padre, Máximo García de la Torre, cuyo puesto ocupó el doctor Máximo en 1985. Cada temporada realiza unas veinte intervenciones,  ha tratado más de  3.500 heridas por asta de toro desde que pisó por primera vez esta Plaza con su bata médica.

Roca Rey en el momento de la cogida. 

¿Qué se vio bajo la taleguilla de Roca Rey cuando sufrió la cogida?

“Era una sencilla lycra negra, no era una malla protectora. Ese tipo de lycra la llevan algunos toreros para facilitar la colocación de sus trajes, algunos las tienen de color similar a la piel y otros de color negro. Y hay toreros que no llevan nada de eso. No llevan lycras, nada. Cada uno llevará lo que le hace sentir más cómodo. Lo de Roca Rey era eso, una sencilla lycra interior”

Usted lleva muchos años de profesión. ¿Nunca ha visto esa malla protectora de la que se habla a veces?

“No. Nunca. En mis más de cincuenta años de profesión, no he visto nunca una malla protectora como la que se comenta.”

La polémica viene de tiempo atrás. Hace años ya se sospechó también con respecto a José Tomás...

García Padrós visitando al novillero sevillano Rafael Serna en 2016.

“Sé que hace unos quince años se hicieron pruebas con una malla de material de Kevlar. El mismo que, al parecer, se utiliza para los chalecos antibalas. Pero no gustó. No convenció porque en las pruebas se demostró que la contusión que provocaba cualquier impacto podría llegar a ser incluso más grave y peligrosa por no verse a simple vista inmediatamente después del percance. Es decir, alguien que recibe un disparo  sobre un chaleco antibalas, a veces, se ha podido comprobar que el fuerte impacto le ha roto alguna costilla o causado algún hematoma interno. Por ello, un torero puede preferir que si recibe una cornada, pues que pueda verse al completo la herida para evitar posibles problemas posteriores que si no se detectan en el momento pueden ser incluso más peligrosos que una cornada por grave que sea. Ese material también creo que fue utilizado para el peto de los caballos...”

El veterano médico, que ha salvado la vida a numerosos toreros en Las Ventas, cree que las figuras actuales del toreo salen a la plaza sin más defensa que su espada y su arte para esquivar a los astados. “Si de aquí en adelante surge algo que reduzca el daño de una cornada, se verá”, indica García Padrós.

En todo caso, por ahora, ni siquiera está contemplado en el reglamento, por lo tanto, si algún torero utilizase algún tipo de defensa similar a las supuestas mallas protectoras  en su encuentro con el toro, estaría saltándose las normas y traicionando la afición del público.  

COMPARTIR: