22 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pese a que el Ministerio de Justicia ofrece la opción de hacer el examen en cualquier lengua cooficial, los aspirantes prefieren hacerla en castellano

Solo una de las 6.417 personas que se examinaron de la prueba de acceso a la Abogacía lo hizo en euskera

Prueba de acceso a la abogacía en el periodo de prepandemia.
Prueba de acceso a la abogacía en el periodo de prepandemia.
La prueba de acceso a la abogacía es un examen al que deben enfrentarse todas las personas que aspiren a conseguir el Título Profesional de Abogado para ejercer tal profesión. Debido a que esta prueba tiene carácter nacional y está centralizada, es la misma para los aspirantes de cualquier comunidad autónoma y los estudiantes pueden solicitar realizarla en cualquier lengua cooficial del Estado. Pese a esta oportunidad, más del 99% de candidatos decide hacerla en castellano.

El pasado mes de junio, un total de 6.417 aspirantes de toda España fueron convocados para realizar la prueba de evaluación de aptitud profesional para el ejercicio de la profesión de abogado correspondiente al año 2021. Este examen se realiza para comprobar que los aspirantes tienen la suficiente formación y conocimiento en cuanto a las normas deontológicas y profesionales se refiere.

La prueba constaba de un total de 75 preguntas de contenido teórico-práctico con respuestas múltiples, divididas en dos partes. La primera incluía un total de 50 preguntas relativas a la deontología profesional, la organización y el ejercicio de la profesión, mientras que la segunda estaba compuesta por las 25 preguntas restantes, que basaban su contenido en materias especificas del ámbito civil, mercantil, penal, laboral o administrativo.

Debido a la pandemia provocada por el Coronavirus, este examen tuvo que ser realizado de manera online por lo que, todos los candidatos se conectaron de manera simultánea desde diferentes puntos de nuestro país a una plataforma que había sido probada previamente por el Ministerio de Justicia para evitar cualquier tipo de incidencia.

Prueba de acceso a la abogacía en la época prepandemia.

Como este es un examen que afecta a ciudadanos de todo el país, en el año 2016, el entonces ministro de Justicia, Rafael Catalá, firmó un convenio de colaboración con los gobiernos autonómicos de las diferentes comunidades para garantizar que los aspirantes que quisieran realizar la prueba en alguna lengua cooficial pudieran hacerlo sin problema. De esta manera, cualquier persona que quisiera realizar el examen en euskera, catalán, gallego o aranés podía solicitarlo.

Pero, tal y como ha informado Justicia, de los más de 6.400 aspirantes, solo 43 solicitaron realizar el examen en euskera, gallego o catalán, una cifra que supone el 0,67% del total de candidatos. Un hecho que destaca aún más cuando se descubre que 41 de estas personas lo hicieron en catalán, por lo que, tan solo una persona se examinó en gallego y otra en euskera. Un hecho que se suma a los datos del año 2020, en el que, de los 329 aspirantes a esta prueba que se presentaron en Bilbao, ninguno pidió realizarla en euskera.

Tal y como explicó el abogado Íñigo Santxo en unas declaraciones al medio vasco Naiz, muchos aspirantes no se atreven a demandar la prueba en estas lenguas para evitar “quedar marcados desde el inicio”. Además, no existe una confianza plena en el método de traducción del examen que, actualmente, consiste en que los servicios de traducción de cada autonomía se trasladen a la sede del Ministerio de Justicia para realizar la traducción y obtener el examen en cada una de las lenguas cooficiales del Estado.

Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Este hecho se une a que, en marzo del pasado 2020, se cumplieron tres años del último juicio que se celebró completamente en euskera en los tribunales del País Vasco. Para fomentar el uso de esta lengua, Santxo considera necesaria la descentralización de la prueba de abogacía y un pacto por el uso del euskera en la administración de justicia.

COMPARTIR: