20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras los escándalos del líder absolutista en la pandemia, las universidades arden y el Gobierno pide a sus responsables que contengan a los alumnos

Los excesos del Rey Rana X: Los jóvenes tailandeses protestan y piden cambios políticos en el país

Rana X de Tailandia.
Rana X de Tailandia.
Las noticias difundidas en Tailandia a través de internet de que su Rey pasaba el confinamiento en un hotel de lujo rodeado de concubinas ha colmado la paciende de un país donde criticar a la corona es considerado un delito grave. Sin embargo, los jóvenes han acabado hartos de las extravagancias de Rey y de las injerencias en un sistema poco democrático. Los universitarios se han hecho a la calle y han enviado cartas de protestas pero el Gobierno amenaza con la represión de seguir las protestas.

Tailandia está que arde contra su monarca, Rana X, después de todas las informaciones que se han conocido sobre él a lo largo de 2020. En un país donde la monarquía absolutista es el régimen político estas revueltas contra la corona son cuanto menos llamativas. Como suelen ocurrir con los cambios importantes, las universidades se están convirtiendo en los lugares desde los que se piden cambios.

Así las cosas, las autoridades tailandesas convocaron a los directores de las universidades para decirles que dejen de apoyar a los estudiantes en sus peticiones de reforma de la monarquía, advirtiendo que tales llamados podrían conducir a la violencia tal y como manifestó un miembro del Senado por designación militar.

“Los administradores universitarios deben crear entendimiento con los estudiantes sobre esto y deben poner fin a las críticas contra la monarquía”, dijo. “No les dijimos a los gobernadores que bloqueen las protestas, pero queremos que generen entendimiento con los funcionarios universitarios, especialmente sobre las demandas sobre la monarquía”, puntualizó. Desde el Ministerio del Interior tailandés se confirmó que en el Palacio real se habían recibido diez cartas de colectivos de estudiantes exigiendo cambios en la Casa Real, pero en ningún momento se han respondido. Entre las 10 reformas buscadas a la monarquía por algunos grupos de estudiantes se encuentran una reducción de los poderes constitucionales del rey, así como su control personal de la fortuna real y algunas unidades del ejército.

Prostestas estudiantiles contra la monarquía. 

Sobre la petición de las autoridades de controlar en las universidades el líder estudiantil Panusaya "Rung" Sithijirawattanakul, de 21 años dijo a Reuters que se trataban de “tácticas desesperadas”. “Están usando esta táctica para tratar de reprimir y amenazar a la gente”, seguró Panusaya, uno de los más de una docena de activistas arrestados en protestas anteriores antes de ser liberado bajo fianza.

Una carta a una universidad publicada por Reuters decía: “Hay preocupaciones sobre el comportamiento inapropiado de algunos grupos que participan en la protesta, por ejemplo, los que quieren derrocar la monarquía y los que exigen la anulación del artículo 112 del código penal”.  Este artículo 112 se refiere a las leyes de lesa majestad de Tailandia, que establecen una pena de cárcel de hasta 15 años por insultar al Rey.

“Este es un asunto delicado que podría conducir a la violencia", dice la carta, refiriéndose específicamente a los incidentes de 1976 y 1992, cuando las fuerzas de seguridad mataron a decenas de manifestantes antigubernamentales”, añadían. También avisaban de que la policía emprendería acciones legales contra cualquiera que se comporte de manera inapropiada en las protestas, mientras que el ministerio digital emprenderá acciones legales contra cualquiera que use las redes sociales “para distorsionar y difamar a la monarquía” o para incitar protestas.

El Portavoz del Gobierno, Anucha Burapachaisri, dijo que no estaba al tanto de las cartas del Ministerio del Interior pero que el gobierno no intentará detener las protestas, aunque las autoridades harán cumplir la ley y no quieren “escaladas ni enfrentamientos”. Anusorn Unno, profesor de la Universidad de Thammasat, que se unió a más de 100 académicos en una declaración en apoyo de la libertad de expresión de los estudiantes en agosto, dijo que tales órdenes no eran inusuales.

Otras protestas contra la monarquía en Tailandia. 

Por su parte, el Primer Ministro Prayut, un exlíder militar que rechaza las acusaciones de que las elecciones del año pasado fueron amañadas, ha dicho que se deben permitir las protestas, pero no las críticas a la monarquía.

Un Rey acosado por los escándalos.

Maha Vajiralongkorn ascendió al trono tailandés en 2016. Sus polémicas empezaron antes que su reinado. En 2009, el entonces Príncipe heredero ascendió a su caniche miniatura Foo Foo al puesto de Mariscal Jefe del Aire, cargo en el que se desempeñó hasta su muerte en 2015, a los 17 años. La cremación de Foo Foo fue precedida por cuatro días de luto budista formal.

El caniche llamó la atención del público en general por primera vez cuando se publicó un vídeo que lo mostraba comiendo pastel de la mano de la tercera esposa de Vajiralongkorn, la Princesa Srirasmi, mientras ella retozaba en tanga en la lujosa fiesta de cumpleaños del perro. En una cena de gala de 2009 en honor a Vajiralongkorn, Foo Foo estaba vestido de la cabeza a la pata con un vestido de etiqueta negra y, según un relato revelado en WikiLeaks por el embajador de Estados Unidos Ralph Boyce, “saltó a la mesa principal y comenzó a lamer desde el vaso de agua de los invitados, incluido el mío”.

Vajiralongkorn es famoso también por sus orgías. De hecho, en su juventud, los aristócratas tailandeses enviaban a sus hijas a Europa para alejarlas de él. Tras divorciarse de su primera esposa, se casó con actriz de cine erótico. El matrimonio no duró. Después de que Vajiralongkorn colocara carteles por todo el palacio acusándola de adulterio, huyó a Londres y luego a Estados Unidos con sus hijos, aparte de una hija que fue secuestrada y regresada a Bangkok. La hija fue elevada al rango de Princesa, pero el entonces heredero revocó los pasaportes diplomáticos y los títulos reales de su madre y sus hermanos.

Rey de Tailandia y su consorte.

Otro matrimonio siguió en 2001 con Srirasmi, aunque no se anunció públicamente hasta 2005 cuando el Príncipe heredero, para entonces en sus cincuenta y pocos años, declaró que era hora de sentar la cabez. Sin embargo, en 2014 despojó a su esposa de sus títulos reales debido a la corrupción de sus familiares. Los padres de Srirasmi fueron encarcelados durante dos años y medio cada uno por lesa majestad.

Cinco años después, el 1 de mayo de 2019, se casó por cuarta vez con Suthida Tidjai, una azafata de Thai Airways, otorgándole el título de Reina Consorte. El pueblo tailandés quedó sorprendido cuando, apenas dos meses después, el Rey nombró a su amante, el Sineenat Wongvajira-pakdi, como su Noble Consorte Real. La nueva relación duró tres meses. El 21 de octubre, Sineenat fue despojada de todos sus títulos y desapareció sin dejar rastro.

Sin embargo, han sido sus comportamientos durante la pandemia los que han colmado la paciencia del pueblo tailandés cuando se conoció que su Jefe de Estado estaba pasando la crisis sanitaria en Alemania. El Grand Hotel Sonnenbichl de cuatro estrellas en el complejo de Garmisch-Partenkirchen en Baviera recibió un “permiso especial” para permanecer abierto en medio de la pandemia. Rama X, de 67 años, y su séquito ocuparon todo el cuarto piso del hotel según el diario germano Bild. A las concubinas que lo acompañan las denomina “soldados sexuales”, ya que, según informan, disfruta con ellas realizando juegos de roles militares. También conocieron el destino de su Príncipe heredero. Se trata del Príncipe Dipangkorn Rasmijoti de 15 años, que vive en una villa con piscina y vistas al lago con dos docenas de sirvientes y aislado del mundo.

COMPARTIR: