17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cinta ha sido traducida al español como “Infierno bajo el agua” y se estrenó en cines el 23 de agosto

Angustia y tensión en el estreno de 'Crawl', un thriller eficiente que sabe lo que es y funciona con éxito en pantalla

Cartel de la película 'Crawl'
Cartel de la película 'Crawl'
Hay un género o subgénero dentro del cine “no oficial” que me encanta, son las películas a partir de una premisa sencilla pero original que construyen una historia de forma visual casi sin necesidad de diálogos. Películas que, a pesar de tener sonido, podrían funcionar como mudas. Filmes como “Apocalipto” o “Mad Max: Furia en la carretera”. “Crawl” es un buen ejemplo de este tipo de cine.

Una mujer (Kaya Scodelario) lucha por salvar a su padre cuando se produce en Florida un huracán de categoría 5. Sin embargo, mientras ambos tratan de huir, la tormenta les deja encerrados dentro de una casa que se inunda y en la que tendrán que hacer frente a un grupo de caimanes.

Como decía, me parecen infravaloradas las historias que con pocos elementos consiguen desarrollar hora y media de tensión. Crawl consigue constantemente nuestra atención ante la vulnerabilidad de los protagonistas y sus objetivos a corto plazo: distraer a los caimanes para conseguir la radio, etc…

Además hay una presión contante, ya que a medida que pasa el tiempo la casa se va inundando y los caimanes cada vez tienen más terreno, así como los protagonistas menos posibilidades. A pesar de la dramática situación, la premisa no se encuentra lejos de la realidad, en Youtube tenéis horas y horas de vídeos de personas lidiando con las intrusiones de caimanes en sus hogares.

Trailer de la película 'Crawl'

Otro aspecto favorable es que, en la cinta los caimanes no están exagerados, tienen tamaños y comportamientos creíbles (esto no siempre es el caso en Hollywood, cuando un animal es el antagonista).

Producida por Sam Raimi (director de las originales de Spiderman) y de los productores de “No Respires” nos introducen con una estética inmersiva en un terrible sótano. Además, el tornado consigue ser un personaje más, casi como un antagonista más al que debemos enfrentarnos. A pesar de su limitado presupuesto (13 millones) no hay nada que parezca barato en la cinta, los efectos especiales para los caimanes o el tornado resultan bastante creíbles.

Una historia así no funciona si los dos actores no funcionan y tanto Kaya Scodelario (“Skins” o “El corredor de laberinto”) como Barry Pepper (“Salvar al soldado Ryan” o “La milla verde”) y la dinámica entre ellos consigue que “Crawl” o “Infierno bajo el agua” sea una de las películas del verano.

COMPARTIR: