19 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL NUEVO BORRADOR DE LA LEY DEL DEPORTE ELIMINA LA OBLIGACIÓN de CONSTITUIRSE como S.A. PARA PARTICIPAR EN COMPETICIONES PROFESIONALES

Los aficionados y FASFE piden que las Sociedades Anónimas Deportivas puedan revertir su situación actual

Aficionados del Alavés presentan una pancarta a favor del aumento del poder de los aficionados
Aficionados del Alavés presentan una pancarta a favor del aumento del poder de los aficionados
La nueva Ley del Deporte acabará definitivamente con la obligación impuesta en la anterior norma de 1992 a los clubes de convertirse en Sociedades Anónimas para poder competir a nivel profesional. Sin embargo, el borrador no ofrece alternativas para los clubes que se vieron obligados a hacerlo hace 29 años. La organización FASFE nuevamente se ha erigido como una de las voces críticas contra esta situación y solicita que se introduzcan mecanismos de control a los inversores en estos clubes.

Ya hace unas semanas, elcierredigital.com trató todo lo relacionado con la nueva Ley del Deporte, que elimina la obligación de constituirse Sociedad Anónima para poder disputar las competiciones profesionales. 

Un cambio en la normativa que desde hace años venía defendiendo la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE) alegando que incumplía la Directiva de Servicios de la Unión Europea. Emilio Abejón, secretario y tesorero de esta asociación, celebraba entonces la noticia:  “Que la nueva ley contemple y reconozca esto, y que elimine la obligación de esa Sociedad Anónima deportiva es un avance”, al tiempo que reconocía que  era imprescindible para acabar con la contradicción de las leyes europeas. 

De este modo, desde FASFE reconocen que la medida llevada a cabo por la nueva Ley es positiva. No obstante, alegan que hay que habilitar la posibilidad de que las Sociedades Anónimas Deportivas puedan revertir su situación. Emilio Abejón explica las dificultades: “Pasa que ya ha habido un montón de clubes que se han convertido en S.A. y existen unos derechos adquiridos por sus accionistas mayoritarios que los defenderán”.

Emilio Abejón, secretario y tesorero de FASFE durante un acto

Según Emilio Abejón habrá algunos clubes que no transformen otra vez su personalidad jurídica por las implicaciones económicas que eso les supondría. Aun así defiende, que “deben introducirse elementos democratizadores en la manera de elegir los socios a miembros del consejo de administración y de ejercer el contrapoder a los intereses de los inversionistas”. Además, añade que para que los clubes sean sostenibles, se debe introducir la pata social en los mecanismos de toma de decisiones.

El Parlamento Europeo ya ha presentado en los últimos años varios informes relacionados con esta cuestión. De hecho, recomienda que haya elementos de propiedad y de participación de las aficiones en los órganos de gobierno de las Sociedades Anónimas Deportivas.

Ahora mismo se encuentra en redacción un nuevo informe de la Unión Europea que incidirá en esto. “Lo que hay que hacer es seguir las pautas europeas. Los informes que vota el parlamento europeo y que curiosamente los parlamentarios españoles votan a favor de forma unánime deben introducirse como métodos democratizadores”, alega el secretario y tesorero de FASFE.

Emilio Abejón opina que mientras que la ley no aborde este tipo de cosas, estará quedándose realmente corta. Afirma: “Aquellos clubes que estén constituidos como SAD deben de tener mecanismos de contrapeso democratizadores como oposición a los intereses de los inversionistas que en muchas ocasiones deciden deshacer un club, vender un estadio o mandar el club a jugar a otra ciudad. Todo esto va en contra del papel social y cultural de los clubes”.

La organización FASFE propone un sistema de 50+1. Este sistema alternativo defiende que la mitad más una de las acciones tendrá que estar en poder de los socios y aficionados del club. Emilio Abejón reconoce: “El único sistema que habilitaríamos nosotros para la transformación en SAD sería este, ya que se mantiene el 50% más una de las acciones propiedad del club que es una entidad democrática propiedad de sus socios”.

En algunos países europeos ya se ha impuesto que la única posibilidad de constituir una SAD sea a través de este método, ya que mantiene el valor democrático del deporte. Alemania y Suecia son un ejemplo de ello. En definitiva, lo que pretende FASFE es recuperar el poder de control de las aficiones en los clubes que han pasado a depender exclusivamente de sus accionistas.

COMPARTIR: