21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El asesor internacional Juan Munguira afirma que "ya es hora que se reconozca el mérito a la Iglesia Católica en materia de Medio Ambiente"

La Conferencia Episcopal Española del cardenal Omella apuesta por aplicar la cultura del Compliance

Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española.
Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española.
La Iglesia se adapta a los tiempos y llega el Compilance a una de las instituciones más importantes españolas, la Conferencia Episcopal Española. Asi lo anunció la organización que preside Juan José Omella la semana pasada. Se trataría de cumplir los seis requisitos que pide la OCDE a sus países miembros.

Parecen soplar nuevos aires en la Conferencia Episcopal Española tras hacerse pública la lista de bienes inmatriculados por parte de la Iglesia unos meses después de la llegada a la presidencia de la CEE de Juan José Omella, que está haciendo esfuerzos para modernizar la Iglesia, incrementando la transparencia en gestión del gobierno de esta.

Ahora, la CEE ha asumido el Compilance o cumplimiento normativo, que es la necesidad de una empresa de establecer procedimientos adecuados para garantizar que tanto directivos, empleados y demás agentes relacionados cumplan con la normativa actual.

Según este planteamiento lo que se busca es volver a la doctrina social de la iglesia haciendo especial incidencia en que esta tome conciencia de los problemas medioambientales, sociales y económicos que lo destacan. 

El articulista de el cierredigital.com, Juan Munguira, colaborador del cardenal Omella y experto en regulación internacional y de Asuntos de Compliance, defiende una verdad plasmada en diferentes encíclicas: "La Iglesia es la pionera en la defensa del medio ambiente”. 

Juan Munguira, el obispo monseñor José Luis de Palacio y varias religiosas.

"La nueva regulación europea ESG (Environmental, social, governance), Reglamento de Taxonomía y diversidad, lo que hace es incorporar en la regulación europea las encíclicas de la Iglesia sobre esta materia", añade Munguira.

"En cuanto a la futura regulación europea  “S” Social, Cáritas es un ejemplo práctico e inconfundible de la implementación de esta materia. Los distintos papas en sus encíclicas han defendido la postura de la Iglesia en este ámbito", recuerda.

"Las distintas encíclicas de la Iglesia católica ya hablaban en el siglo XVIIII de la necesidad de la protección del medio ambiente. La nueva regulación mundial y europea (Acuerdo de París, Cumbre dela ONU sobre el Medio Ambiente…) lo que hacen es plasmar la filosofía de la doctrina social de la Iglesia, no hay nada que equipare más a las personas que un medio ambiente equilibrado, que puedan disfrutarlo tanto los más pudientes como los menos favorecidos", recuerda.

En concreto, se refiere a las siguiente encíclicas: Una conversión ecológica global de Juan Pablo IICorregir los modelos de crecimiento que no respeten el medio ambiente de Benedicto XVI y la Laudato Si de Francisco. En esta última, el Sumo Pontífice asegura que: "Debemos proteger nuestra casa común, evitar el agotamiento de los recursos naturales, procurar el acceso al agua potable que es un derecho humano, básico fundamental y universal, y evitar la degradación ambiental, humana y ética, que están íntimamente unidas".

COMPARTIR: