29 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El artista y actor catalán presenta en Madrid 'El arte de trascender', una muestra donde además conmemora los 30 años de la película “Jamón Jamón"

Homenaje al toro de Osborne: Una exposición de Jordi Mollá celebra los 65 años de la primera mítica figura

/ Homenaje toro de Osborne en la exposición de Jordi Mollá.
El símbolo del toro es uno de los iconos más representativos de España. La silueta negra que se imponía en las carreteras españolas es reconocible por todos los ciudadanos, no como un toro aleatorio, sino como una figura muy especial y particular. Una representación que se corona como una marca española en fronteras internacionales. Ahora, Jordi Mollà homenajea este icono en su exposición "El arte de trascender", en Madrid.

El artista, actor y director catalán Jordi Mollà regresa a España con su nueva exposición “El arte de trascender” inspirada en el toro de Osborne, donde, además, celebra los 30 años de la película de Bigas Lunas “Jamón, Jamón”.

“El legado del toro" -como también define a este proyecto artístico-  muestra 65 toros de Osborne que ha pintado en tan sólo tres días, "me gusta pintar rápido porque vengo del cine, que es el arte más lento", explica el artista.

Que sean 65 piezas no es casualidad. El proyecto, apoyado por la Fundación Osborne, nace con el fin de conmemorar el 65 aniversario del montaje de la primera valla publicitaria del famoso toro que representa esta marca de brandys.

La exposición se inauguró el miércoles 22 de junio en la Gärna Art Gallery de Madrid, donde el actor ha ornamentado un toro por cada año que esta figura representativa cumple, con el fin de asistir a una forma de percibir "una España alegre, una España de fiesta, una España, permíteme el término, cojonuda", ha comentado. 

Jordi Mollà posa junto a uno de los toros de Osborne de la exposición 'El arte de trascender / El legado del toro'. /MARISCAL / EFE

Jordi Mollà con una pieza del toro de Osborne de su exposición "El arte de trascender".

El actor Jordi Mollà reivindica la simbología del toro, que influye en su trayectoria artística desde la infancia, dejando muy claro que no así de la tauromaquia. “Cuando viajaba de Barcelona a Valencia con mis padres por las autopistas españolas, veía muchos toros de Osborne. Esos viajes los tengo asociados a las vacaciones, la paella, mis tías, los primos, las acequias, el verano”, dice el artista multidisciplinar. 

A través de pinceladas repletas de colores, intenta aludir a los grandes artistas que le han inspirado en su obra, como Basquiat, Tàpies, Picasso o Manet.

El toro, símbolo universal en el arte

El toro es símbolo de diferentes culturas, con un significado de fuerza vital, de prosperidad, fecundidad, potencia, poder y divinidad. 

En la cultura ibérica, el toro se ha representado desde la época de las pinturas rupestres, ya sea del arte naturalista franco-cantábrico o incluso en el arte levantino, donde la representación del toro parece impregnarse de cierta sacralidad.

El toro de Osborne representa a un toro bravo, en una pieza de catorce metros de altura, que ya es todo un icono en España, es decir, un símbolo que mantiene relación con un objeto representado. Se trata del símbolo corporativo de la empresa Osborne, originario de los años 60, una valla publicitaria que se encontraba en las carreteras de todo el país.

Con la aprobación de la Ley General de Carreteras, en julio de 1988, queda prohibida la publicidad visible desde cualquier carretera estatal. Y el Reglamento General de Carreterras, en 1994, ordena retirar todos los toros de Osborne. Las protestas que se producen ante el desmantelamiento de este símbolo (ya sin rotulación desde 1988 para salvar la Ley de carreteras) consiguen que ese mismo año el Congreso de los Diputados "patrimonio cultural y artístico de los pueblos de España". Sin embargo, es en 1997 cuando el Tribunal Supremo indulta definitivamente la silueta del toro en las carreteras ya que entiende que “ha dejado de ser el emblema de una marca para convertirse en algo decorativo, integrado en el paisaje”.

Aunque la figura del toro ha sido amada y odiada, cargándola de connotación ideológica y utilizada políticamente, aún quedan 91 toros distribuidos de forma irregular por España. Y para muchos, como Jordi Mollà, se trata de un símbolo asociado a sus experiencias vitales. 

Cuántos toros de Osborne hay en Aragón de los 89 que quedan en España? -  Enjoy Zaragoza

Toro de Osborne.

Es en 1956 cuando Osborne encomienda a la agencia de publicidad Azor el diseño de un símbolo que sirviera para representar a la marca de brandy en las carreteras. Se sugiere el contorno de un toro bravo, y el diseñador Manolo Prieto se encarga de llevar esta idea a lo tangible y lo integra en el paisaje utilizando una valla de cuatro metros de altura que ocupa 40 metros cuadrados de superficie.

Ahora, 60 años más tarde, el veterano actor de “Jamón, Jamón” conmemora este icono de la cultura española en la exposición artística de Madrid. “Nací con el toro de Osborne, crecí con el toro de Osborne, y decidí cuál sería mi vida profesionalmente… con el toro de Osborne. No es poco”, aclara Mollà.

COMPARTIR: