09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Así se vive con la DISPUTA SOBRE QUIÉN ES EL VERDADERO DUEÑO DEL CUADRO 'EFECTO DE LLUVIA' TRAS MÁS DE 20 AÑOS y con DEMANDA a una GALERÍA de Madrid

La 'guerra' que se vive por adquirir obras de arte: Del Pissarro del Thyssen a los Marqueses de Linares

Cuadros de los Marqueses de Linares en la Casa de América.
Cuadros de los Marqueses de Linares en la Casa de América.
La controversia sobre la propiedad de obras vuelve de nuevo a los tribunales. Tras más de 20 años, David Cassirer continúa exigiendo la propiedad del 'Pissarro' que le arrebataron los nazis y pide llevar el caso al Tribunal Supremo. “Al insistir en no devolvernos el cuadro, España perpetúa el Holocausto” argumenta el heredero.

El cuadro 'Efecto de lluvia' (1897) del pintor Camille Pissarro, expoliado por los nazis y colgado desde 1993 en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, vuelve a los tribunales. No es el primer museo madrileño que ha sido demandado, ya que el Museo del Prado fue demandado por José Luis Fortes. El empresario gallego denunció que las obras de 'Los marqueses de Linares' del artista español Francisco Pardilla eran de su propiedad y que les habían sido “usurpadas” por la Casa de América y el Museo del Prado.

Actualmente, las obras del pintor Francisco Pradilla y Ortiz siguen colgadas de las paredes de la Casa de América en Madrid, aunque no son propiedad de este organismo, ni de Patrimonio Nacional, ni tan siquiera del Museo del Prado.

Veinte años en los tribunales por 'Efecto de lluvia'

El caso de la obra de Pissarro comenzó hace más de veinte años, en 2002, cuando los herederos de la familia Cassirer reclamaron la propiedad de la pintura. La familia argumentó que era el cuadro que los nazis robaron a su abuela en marzo de 1939 y que, por tanto, les pertenecía.

La larga duración de este conflicto se ha debido en parte a la disputa sobre si se debe aplicar la ley española o si por el contrario debe predominar la ley del estado de California, puesto que es la residencia de la familia Cassirer y es donde se presentó la primera demanda.

La obra Efecto de lluvia, de Pissarro.

Esta nueva vista se debió a la consecuencia procesal del fallo unánime del Supremo. En enero de este mismo año se traspasó el caso al estado americano tras llegar a la conclusión de que hubo un error a la hora de aplicar la norma de conflicto que decide si el ordenamiento se aplica en España o en California.

En las dos sentencias anteriores se aplicó la ley española, que adjudica el cuadro al Thyssen. No obstante, ahora que se van a comenzar a aplicar las leyes californianas todo dará un giro. La ley americana fallará a favor de la familia Cassirer puesto que, según esta norma, una persona que ostente un bien robado nunca será de su propiedad por mucho tiempo que pase, en cambio, en la ley española se establece un plazo de prescripción de hasta seis años desde que el bien fue robado.

Representando a la familia Cassirer está el abogado David Boies que ha argumentado que la ley californiana es “más acorde con las normas modernas” además de solicitar que el caso se envíe al Tribunal Supremo. El letrado Taddheus J. Stauber defiende los intereses del Thyssen sosteniendo que cuando el Estado español adquirió la obra lo hizo sin saber de donde provenía.

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

La sentencia se alargará hasta enero o se retrasará hasta primavera si el caso termina en el Supremo como pide el demandante. “Llevamos 23 años con esto; esperar un poco más no será tan grave”, declaró David Cassirer, añadiendo que el museo madrileño debería dejar los “subterfugios legales” y “enfrentarse a la obligación moral que tiene ante sí”, puesto que siempre ha creído que el Estado español fue consciente del “fruto de un expolio nazi”.

'Efecto de lluvia', historia de un cuadro

Efecto de lluvia pertenece a una serie de 15 pinturas que Pissarro pintó desde la ventana de un hotel en Paris entre 1897 y 1898. La propietaria de la obra, Lilly Cassirer, tuvo que vender la obra en 1939 por obligación. La vendió por algo más de 300 euros para conseguir el visado con el que huir del régimen nazi.

Sin embargo, años más tarde Lilly comenzó un litigio en Alemania para recuperar la pintura y en 1958 llegó a un acuerdo con el gobierno alemán aceptando una indemnización de 120.000 marcos alemanes. En 1976 la obra fue comprada por el barón Thyssen en Nueva York. Finalmente, fue en 1993, a través de la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, cuando fue adquirida por el Estado español.

COMPARTIR: