02 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La 'socialité' protagonista de las crónicas sociales durante años celebró su fiesta rodeada de amigos como Encarnita Polo o la exmujer de Paco Camino

Cuqui Fierro, la última superviviente de la Jet Set clásica, cumple noventa años

Curri Fierro, rodeada de sus amigos en su cumpleaños.
Curri Fierro, rodeada de sus amigos en su cumpleaños. / Bernardo Paz.
Cuqui Fierro, uno de los grandes nombres de la vida social española, ha celebrado su noventa cumpleaños. La 'socialité' estuvo acompañada por varios amigos en la celebración que tuvo lugar en su piso madrileño. Entre ellos la actriz y cantante Encarnita Polo, la periodista Carmen Duerto o la que fuera segunda esposa del torero Paco Camino, María de los Ángeles Sanz.

Cuqui Fierro ha celebrado sus noventa primaveras rodeada de sus amigos con una fiesta en el piso madrileño en el que vive desde hace cinco años. Entre los amigos que acudieron destacan la cantante y actriz Encarnita Polo, la periodista Carmen Duerto o María de los Ángeles Sanz, la que fuera segunda esposa del torero Paco Camino

Hubo una época en la que las noticias del corazón no la ocupaban estrellas del universo catódico y las influencers. A ese tiempo pertenece Cuqui Fierro. Perteneciente a una de las familias más adineradas del país, fue junto con Pitita Ridruejo la gran representante de la alta burguesía nacional. Aunque las damas de la nobleza tuviesen la tentación de mirarlas por encima del hombro, ellas tenían algo que muchos nombres linajudos no poseían: cuentas saneadas. 

Cuqui Fierro con Encarnita Polo/ Bernardo Paz. 

"Conozco a muchas aristócratas que son encantadoras, pero otras te miran por encima del hombro porque a tu abuelo no le mató con una lanza el Cid Campeador. ¡Oye guapa! Que mi padre salió de la nada y luchó para lograr todo lo que consiguió", contaba en una entrevista para La Razón en 2013.

Hija de Ildefonso Fierro, fundador del Banco Ibérico en 1946, se casó en 1957 con José Antonio Torróntegui Anduiza con el que tuvo cuatro hijos (lora, Marta, Gracita y José Manuel), pronto destacó en la vida social como una Mae West castiza pasada por el barrio de Salamanca. 

Durante años fue una imprescindible de la vida madrileña. Aunque se la veía con nombres de la jet, lo suyo ha sido siempre alternar con personas del mundo del espectáculo como Sara Montiel, Lola Flores o Moncho Borrajo. Se convirtió en una de las anfitrionas con mejor agenda de la capital. Por su salón pasaban desde los Franco hasta el Rey Emérito. Además, sus cenas sirvieron para que ganaran en relumbrón socialités como Isabel Preysler o, en los últimos años, Carmen Lomana

Cuqui Fierro con su tarta de cumpleaños. 

Desde finales de los sesenta fue una de las impulsoras del conocido como Rastrillo Nuevo Futuro junto a la Infanta Pilar. Esta cita solidaria anual le hizo ganar más popularidad e incluso consiguió que la prensa la premiase con el Garbanzo de Plata en 1978. 

Cierto alejamiento social

Sin embargo, en los últimos diez años Cuqui vive un tanto alejada de la vida social tras la muerte de su único hijo varón, José Manuel, víctima de un cáncer. Era la última desgracia a la que se enfrentaba tras la muerte de su marido un año antes y la de una de sus hijas en 1996. Un fallecimiento que sorprendió muchísimo por las circunstancias del mismo: mientras se estaba depilando con cera, se le quemó el camisón y el fuego acabó extendiéndose por todo el cuerpo. Las quemaduras fueron de tal grado que tras dos meses en coma finalmente falleció.

En los años siguientes se apoyó especialmente en su amigo el nadador David Meca con el que se dejaba ver en sus cada vez más escasas apariciones públicas. En 2017 se mudó de su famoso palacete del barrio de Salamanca y fue puesto a la venta. Se trasladó un piso que se adecuaba más a sus necesidades. "Con mis achaques de salud, vivir en un palacete de cinco plantas y sin adaptar a los problemas de movilidad que tengo ahora, me resulta invivible", explicó en su momento en una entrevista. 

COMPARTIR: