02 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Lady Di contaba con diecisiete ahijados por los que sentía adoración y les dejó una cuarta parte de su herencia tras su fallecimiento

Los ahijados de la princesa Diana de Gales: De Felipe de Grecia a Eleonora Knatchbull

La princesa Diana con su ahijada Domenica Lawson
La princesa Diana con su ahijada Domenica Lawson
La princesa Diana de Gales fue considerada por sus ahijados como la madrina perfecta. Era atenta, cariñosa y muy divertida. Lady Di tenía un total de diecisiete ahijados, entre los que se encontraban Lady Edwina Snow, la hija del sexto duque de Westminster, o el príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca, hijo pequeño de los reyes helenos. Tras su fallecimiento, de sus bienes, valorados en unos 24 millones de euros, una cuarta parte fue para sus ahijados.

La nueva temporada de la serie 'The Crown' ha puesto en el foco en los ahijados de la princesa Diana, tras contar la trágica historia de una de sus ahijadas, Leonora Knatchbull, que murió de cáncer con tan solo cinco años. Los padres de la niña eran Lord y Lady Romsey, muy amigos de los entonces príncipes. Además, Norton Knatchbull era ahijado del duque de Edimburgo y nieto de Lord Louis Mountbatten.

Su primera ahijada fue Lady Edwina Grosvenor, hija del duque de Westminster. Lady Edwina se crio en Eaton Hall y actualmente está casada con el historiador Dan Snow, con el que tiene tres hijos. Ha crecido rodeada de riqueza y privilegios, pero su vida decidió dedicarla a la reforma penitenciaria tras estar un año trabajando en la prisión central de Katmandú en Nepal.

Desde ese momento, ha estado en más de 50 prisiones en Reino Unido y en el extranjero. Es una de las fundadoras de The Clink, una organización benéfica que se encarga de la formación y el apoyo necesario para que los presos encuentren trabajo. Además, dirige un podcast titulado Justice, en el que habla de las prisiones en Reino Unido.

La segunda ahijada de Diana es Lady Alexandra Hooper. Se casó el 25 de junio de 2016 y se consideró como “la boda de sociedad del año”. En el momento de su boda, su padre, Lord Bradbourne, se encontraba enfermo y fue el ahora rey, Carlos III, quién la llevó al altar. Como ya lo hicieron su abuela y su madre, Alexandra llevó la tiara de la Estrella Mountbatten. Entre la lista de invitados había numerosas personas pertenecientes a casas reales, entre los que destacaban la reina Isabel y su marido, el duque de Edimburgo o la reina emérita Sofía. Junto a su marido ha tenido dos hijos, que son ahora su prioridad.

90

Carlos III acompañando a Alexandra el día de su boda.

El príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca es el hijo pequeño de los antiguos reyes de los helenos y debe su nombre a su primo, el duque de Edimburgo. Se crio en Londres junto a sus cuatro hermanos y además de la princesa Diana también tiene como padrinos a don Juan Carlos I y al duque de Edimburgo. Se casó con Nina Flohr en la estación de esquí de Saint Mortitz en diciembre de 2020.

El hijo del director de carreras y nieto del séptimo conde de Carnarvon, es Jake Warren, otro de sus ahijados. Dirige junto a su padre la yeguada de Highclere. Esta casado con Zoe, una profesora de yoga, y su hija pequeña Zalie fue la dama de honor más pequeña en la boda del príncipe Harry y Meghan Markle. Es fácil verle rodeado de reyes, jeques, ricos y famosos que pujan por los mejores caballos en Tattersalls, Newmarket o Royal Ascot.

15252750455925

Jake Warren junto a Harry 

Lord Eddy Downpatrick es un diseñador inglés muy reconocido y antiguo analista financiero de JP Morgan. Es hermano de Marian y Amelia Windsor y pariente cercano de Beatriz de York, además de bisnieto de la princesa Marina, duquesa de Kent. Pasó de cursar estudios en Eton a Oxford, donde dirigió el Bullingdon Club y estudió lenguas modernas. En el año 2017, lanzó su marca de moda FIDIR, una firma compuesta por diseños de exterior inspirados en las Highlands escocesas. En una entrevista, declaró que le hubiera encantado conocer más a su madrina, la princesa Diana, “era demasiado joven para captar plenamente la grandeza de todo”.

La bisnieta de Sir Winston Churchill, Daisy Soames, es otra de sus ahijadas. Estudió en el Trinity College de Dublín y actualmente trabaja como guía de safaris a caballo en Kenia. A través de su instagram, comparte fotografías de toda esta experiencia.

Por último, otra de las ahijadas más conocidas es Domenica Lawson. Es hija de la empresaria y activista Rosa Monckton, muy amiga de la princesa y del antiguo editor del Sunday Telegraph, Dominic Lawson. Nació con síndrome de down, pero hasta la pandemia trabajó como camarera en el Pavilion Gardens Café de Brighton.

25 años sin la 'Princesa del pueblo'

El 31 de agosto de 1997 Lady Di se convirtió en un icono del siglo XX. Su muerte en un accidente de tráfico en París junto a su pareja del momento, Doddi Al-Fayed, hizo que se convirtiera en mito. Considerada la mujer más famosa del mundo, su divorcio del príncipe Carlos de Inglaterra había puesto a la monarquía inglesa en uno de los peores aprietos de su historia. Tras su ruptura matrimonial, Diana de Gales se convirtió en una celebridad que, además de un icono de estilo, también tenía un discurso político sobre la distribución de la riqueza, la actitud de la sociedad con los enfermos de SIDA y la lucha contra las minas antipersona.

La fama de Diana Frances Spencer, que fue conocida como Lady Di, es incuestionable entre los británicos. Sandringham (Norfolk) fue el lugar que la vio nacer y donde creció. Era la tercera hija del matrimonio de John Spencer y Frances Ruth Roche, que además tuvieron un varón, el más joven de todos los hermanos, Carlos. Constituían una familia incipiente dentro de la aristocracia británica.

Cuando sus padres se separaron, la pequeña Diana quedó bajo la custodia de su padre. Varias institutrices se encargaron de su educación elemental y, con el paso de los años, recibiría una concienzuda formación, a caballo entre Norfolk, Kent, Suiza y, finalmente, Londres. En la capital británica conocería al primogénito de Isabel II, el príncipe Carlos. Aunque los inminentes enamorados no lo supieran en aquel momento, su destino quedaría ligado para siempre.

COMPARTIR: