09 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Consiguió cortar seis orejas de cuatro toros y desarrollar en el ruedo venteño una de las más completas lidias, semejante a la de José Tomás en Nymes

Veinticinco años de una de las mejores tardes en la historia de la Tauromaquia: La Goyesca de Joselito en Madrid

Joselito saliendo a hombros en la Goyesca.
Joselito saliendo a hombros en la Goyesca.
Hace 25 años José Miguel Arrayo 'Joselito' escribió una de las mejores páginas de la historia de la tauromaquia española. El diestro madrileño se encerró en el coso madrileño con seis toros en una corrida Goyesca que se saldó con un triunfo total del matador. Consiguió cortar seis orejas de cuatro toros y despachar a los seis de otros tantos estoconazos.

Hace 25 años José Miguel Arroyo 'Joselito' escribió una de las más brillantes páginas de la historia de la tauromaquia moderna. Fue una corrida Goyesca en solitario en la que el diestro madrileño triunfó ante una plaza de las Ventas abarrotada. 

Joselito consiguió en el coso madrileño cortar seis orejas de cuatro toros y despachar a los seis de otros tantos estoconazos. Un éxito sin precedentes que quedó registrado en las videotecas gracias que la corrida fue retransmitida por Telemadrid. 

"Aquel 2 de mayo de 1996 ha pasado a la historia de la tauromaquia moderna porque se ofreció en la plaza un auténtico repertorio de lo que es la tauromaquia y la lidia, con gran variedad de pases, especialmente con la capa. Fue una lidia completa. Pocas veces en la historia se ha ofrecido una lidia tan completa. José Miguel Arroyo dictó una lección de lo que es lidiar seis toros con conocimiento de las suertes del toreo. En estos últimos 25 años sólo se han dado dos acontecimientos iguales: el de Joselito y el de José Tomás en Nymes. Igual que se habla de la tauromaquia de Cúchares, ya se puede hablar de la tauromaquia de José Miguel Arroyo 'Joselito'. Una tarde para el recuerdo de todos los aficionados", explica para Elcierredigital.com Javier López-Galiacho, presidente del Círculo Taurino Universitario Luis Mazzantini.

Un torero hecho a sí mismo

Hijo adoptivo de Adela y Enrique Martín Arranz, ya que su madre biológica le abandonó cuando tenía tres años y a los doce murió su padre, José Miguel Arroyo, nació en Madrid el 1 de mayo de 1969. 

Plaza de toros de Las Ventas.

Siendo un joven con problemas entendió que la tauromaquia podría ser una solución para su vida. Así, ingresó en la Escuela de Tauromaquia donde destacó como novillero, desde su aparición el 3 de julio de 1985 en un festival a beneficio de los damnificados por la erupción del volcán de Nevado del Ruiz (Colombia).

El 20 de abril de 1986, tomó la alternativa con Dámaso González de padrino, Paco Ojeda de testigo y ganadería de Carlos Núñez.  El 26 de mayo del mismo año, tuvo lugar su confirmación en Madrid, con tan sólo 17 años, y pronto comenzó a llamar la atención de los aficionados y del público en general. 

Sólo un año después, el 15 de mayo de 1987, sufrió una importante cogida cuando estaba toreando de capote, que le provocó una grave cornada en el cuello y le rompió la clavícula. 

El 22 de mayo de 1988 sufrió otra cogida terrible y gravísima en el cuello.  El 2 de mayo de 1996, como hemos contado, en corrida en solitario, realizó la gesta de cortar seis orejas de cuatro de cuatro toros y despachar a los seis de otros tantos estoconazos.

Joselito. 

Seis años más tarde, el 17 de mayo de 2002, sufrió una cogida en la plaza francesa de Nimes fracturándose el fémur. Este accidente provocó que estuviera un año retirado de las plazas. Su vuelta duró poco ya que, en febrero de 2004, decidió retirarse y convertirse en ganadero. 

Volvió a vestirse de luces el 15 de junio de 2014 en una única corrida en la plaza francesa de Istres, donde dio la alternativa a Cayetano Ortiz. Ese día cortó 4 orejas y 2 rabos.

COMPARTIR: