20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su relación siempre ha sido excelente, hasta el punto que para ayudar a su hermana pequeña Juan Carlos I renunció en su favor la herencia de su padre

La Infanta Margarita de Borbón, el gran apoyo del Emérito: Su fiel hermana junto a su marido Carlos Zurita

Margarita de Borbón.
Margarita de Borbón.
La Infanta Margarita de Borbón, hermana pequeña de Juan Carlos I, es su gran apoyo.Ahora pasa el verano en Estoril (Portugal). En esta localidad cercana a Lisboa pasaron gran parte de su infancia y adolescencia porque, desde 1945, este lugar fue el escogido por Don Juan de Borbón, el Conde de Barcelona, para vivir su exilio hasta que volvió a España definitivamente en 1981.

La localidad portuguesa de Estoril es un lugar vinculado históricamente a la Casa Real española porque en ella pasó su exilio Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona. Con el paso de los años, de nuevo, vuelve a la actualidad más real. Fue precisamente en esta ciudad portuguesa próxima a Lisboa, donde el Rey Emérito y sus hermanas pasaron gran parte de su infancia y adolescencia. Hoy en día, Margarita de Borbón, su hermana pequeña, con casa veraniga en Estoril, es su compañía más cercana y sincera, junto a su marido el doctor Carlos Zurita.

La relación entre don Juan Carlos y su hermana pequeña, la única hoy con vida tras la reciente muerte de Pilar de Borbón, siempre ha sido excelente. Hasta tal punto que, para ayudar a la economía de la Infanta, el Rey Emérito renunció a la herencia de su padre Don Juan en beneficio de ésta.

Margarita María de la Victoria Esperanza Jacoba Felicidad Perpetua de Todos los Santos de Borbón y Borbón-Dos Sicilias nació el 6 de marzo de 1939, es hija de don Juan de Borbón, conde de Barcelona, y de María de las Mercedes de Borbón y Orleáns. La infanta Margarita ha padecido ceguera desde su nacimiento. Contrajo matrimonio el 12 octubre de 1972 con el doctor Carlos Emilio Juan Zurita (nacido en 1943).

Carlos Zurita, la Infanta Margarita y su hijo Alfonso Zurita. 

Fruto de este matrimonio han nacido dos hijos: Alfonso (1973) y María (1975). Y si los Gómez-Acebo, hijos de la Infanta Pilar, según los círculos más íntimos a las dos familias, siempre han encarado su condición de sobrinos del monarca español “como un privilegio más que una obligación”, los Zurita lo llevan “más como un tratamiento”. Esta forma de entender la realeza encaja cuasi perfectamente con la realidad de los citados personajes.

Ese es el caso de Alfonso Juan Carlos Zurita, nacido en 1973, e hijo mayor de los Duques de Soria y Hernani. Dicen los analistas de la Familia Real española, que Alfonso Zurita es, quizá, el más Borbón de los primos, a excepción de la Infanta Elena, y no sólo en lo que al físico se refiere.

Es de enorme parecido a su madre, la Infanta Margarita, y a su tío, el infante don Alfonsito, fallecido en 1956 mientras manejaba un arma junto a Don Juan Carlos en Villa Giralda (Estoril), el palacete donde vivía la familia del Conde Barcelona duranet su exilio en Portugal. Dicen que, por ejemplo, su padre, Carlos Zurita, le puso a trabajar de joven como albañil en casa de unos amigos en la misma localidad portuguesa de Estoril, donde veraneaban; luego, le situó como socorrista en la piscina de un camping de El Algarbe, también en Portugal. Y, con dieciséis años, “ascendió” a recepcionista del mismo camping, propiedad de unos conocidos de la infanta Margarita.

Aunque estuvo un tiempo como becario en la empresa constructora Abengoa, propiedad de la conocida familia sevillana Benjumea, quienes fundaron en 1941 este importante grupo constructor con connotaciones de poder en la comunidad andaluza, Alfonso Zurita de Borbón ha vivido muchos años fuera de España. Estudió en Inglaterra la carrera de Ciencias Políticas y realizó más tarde un master en Relaciones Internacionales en una universidad de Washington.

Allí, en la capital estadounidense, trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo, para trasladarse después a la sede de la UNESCO en París, país que dejó para volver a Estados Unidos. Sus prolongadas estancias en el extranjero, donde pasa largas temporadas, rara vez le han impedido acudir a las celebraciones familiares en el Palacio de la Zarzuela. Dicen que a Alfonso tampoco le gustaba perderse los almuerzos de los domingos en casa de su abuela, María de las Mercedes. Hasta unas semanas antes de su muerte, la condesa de Barcelona reunía a los nietos en torno a su mesa, domingo tras domingo.

María, la más mediática de los Zurita

Al contrario que su hermano, María Sofía Emilia Carmen Zurita de Borbón, nacida en 1975, y segunda descendiente en la rama de los Duques de Soria y Hernani, no ha querido nunca dejar España ni renunciar a las influencias de su familia. Cuentan que María, simplemente María, es la sobrina preferida de don Juan Carlos, aunque es conocida como “la cenicienta real”.

Es la prima directa más pequeña del Príncipe Felipe y de las Infantas Elena y Cristina. Su hobby profesional, dicen sus amigos, es el aprendizaje de idiomas (domina el francés, el inglés, el portugués, el italiano y el alemán), no en vano estudió la carrera de Traducción en la Universidad Europea de Madrid. Pero en lo que más se divierte es en la organización de eventos, congresos y conferencias, muchas de ellas organizadas en diversas ciudades de Francia.

Y aunque estuvo de becaria en el conocido bufete de abogados catalán, Quatrecases, en el año 2000 pasó a trabajar en McLehm, la agencia de traducciones creada por sus íntimas amigas Mónica Artacho y Lola Espinosa de los Monteros, ésta última perteneciente al clan familiar que lidera Carlos Espinosa de los Monteros, quien fuera presidente del Círculo de Empresarios de Madrid, de la compañía aérea Iberia, de la multinacional Mercedes Benz en España y del extinguido Instituto Nacional de Industria (INI). La familia Espinosa de los Monteros siempre ha mantenido estrechas relaciones con los Borbones, los Gómez Acebo y los Zurita.

María Zurita.

Dicen quienes conocen a María Zurita que es muy perfeccionista y que es una enamorada de los coches deportivos “último modelo”, de la gastronomía portuguesa y de la literatura. Dicen que es una mujer “tremendamente cariñosa, buena gente y espléndida”, que se vuelca mucho en el amor y en la amistad con sus amigas, aunque es muy reservada para todas sus relaciones. Por eso, quizá, no se le conocen muchos romances, y los pocos que ha tenido han sido con gente de la denominada jet set.

Uno de los acompañantes que se le han conocido es Jorge Urbiola, un joven diplomático y ayudante personal del expresidente español, José María Aznar. Otro, ya pasado, fue el diseñador Javier Larraínzar, hijo de otro “conocido” del mismo nombre y uno de los modistos preferidos por su tío Juan Carlos. La relación con el estilista Javier Larraínzar fue breve, de mayo a diciembre de 2002. El romance surgió dentro del mundo de la moda, porque María, que suele ser invitada habitualmente a la presentación de las colecciones de temporada, expresó pronto sus preferencias por los diseños de Larraínzar, al que quiso conocer.

La prensa rosa llegó a especular que el modisto se había acercado a la sobrina del Rey  Emérito por puro interés, dado sus conocidos devaneos en otros ambientes. Sin embargo, al asistir juntos a la boda de Kalina de Bulgaria con Kitín Muñoz, muchos apuntaban a un compromiso matrimonial. No fue así y María sufrió un fuerte desengaño amoroso, donde sus primas y los maridos de ellas fueron su principal consuelo. Hoy a María no se lo conoce romances y es madre de un hijo por inseminación artificial, Carlos, nacido el 28 de abril de 2018 en Madrid.

Son los verdaderos apoyos familiares que tiene del Rey Juan Carlos en su "autoexilio", momentáneo, sin rumbo ni residencia fija.

COMPARTIR: