17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El equipo estudiantil madrileño perderá los ingresos de los derechos televisivos, lo que complica su ya de por sí delicada situación económica

El mítico Club Estudiantes de Baloncesto está al borde de la desaparición por su descenso a Segunda División

Tiempo muerto en el partido Estudiantes-Unicaja de Málaga
Tiempo muerto en el partido Estudiantes-Unicaja de Málaga
El Club Estudiantes de Baloncesto vio el viernes pasado cómo se consumaba el primer descenso de su historia a la Segunda Competición nacional. El que es uno de los clubes fundadores de la Liga se encuentra en una situación límite. Las deudas con Hacienda parecen inasumibles con la pérdida de los derechos televisivos, por lo que la gravedad de la crisis en la entidad aumenta la posibilidad de la desaparición de un equipo histórico.

La derrota en la jornada del viernes del Club Estudiantes de Baloncesto y la victoria del Bilbao Basket fue el golpe definitivo a una temporada complicada en el ámbito deportivo para el equipo madrileño. El Estudiantes, que junto con el Real Madrid y el Joventut, siempre ha jugado en Primera División, vio cómo estos resultados lo colocaban por cuarta vez en una posición muy delicada de descenso. En este sentido, en las anteriores ocasiones el equipo del Instituto Ramiro de Maeztu logró aferrarse a la Primera División, no obstante, esta vez no se librará de desaparecer de esta exclusiva lista.

Las dos primeras veces que rozó el peligro consiguió evitarlo por la imposibilidad de los equipos en puestos de ascenso de asumir el canon económico de la Primera Competición Española. La tercera ocasión, la posibilidad fue esquivada por la suspensión de la Liga Endesa durante la pandemia de coronavirus, un hecho que salvó al Estudiantes de enfrentarse a la situación que inevitablemente debe afrontar ahora. .

Un elemento clave en la situación crítica que sufre el club es la deuda heredada de finales del pasado siglo que les impide participar con posibilidades en competiciones como la ACB, donde el nivel económico del club es determinante. E incluso en la Euroliga.  La institución llegó a alcanzar una deuda de casi 11 millones de euros.

Esta deuda contraída conllevó la aprobación de un concurso de acreedores voluntario. En octubre de 2011, el club llegó a un acuerdo con Hacienda por una deuda privilegiada y general. La institución debía pagar 7,5 millones de euros en diez pagos anuales. Los seis primeros años, se pactó el medio millón anual y los cuatro últimos, el millón y medio. La entidad madrileña cumplió el trato durante tres años. En 2014 le fue imposible afrontar el pago.

Hasta el año 2017 no se llega a un nuevo acuerdo con Hacienda. El nuevo calendario comenzó en 2018 y tiene como final esperado el 2023. El coste de este nuevo acuerdo es el aumento de 1,4 millones de intereses cada año. El Estudiantes está intentando renegociar más tiempo de devolución y menos presión, ya que la pandemia ha complicado aún más la posibilidad de cumplir con el acuerdo alcanzado. De hecho, la ausencia de público en las gradas del Wizink Center ha sido una noticia pésima en materia económica. 

Imagen del partido entre el Estudiantes y el Valencia

Las dos únicas válvulas de oxígeno, económicamente hablando, han sido el patrocinio de Movistar y los derechos televisivos. La primera de ellas se mantendrá a pesar del descenso, ya que tiene permanencia hasta 2023. Sin embargo, perderá los derechos televisivos, hecho que complica sobremanera la recuperación económica de un club ahogado por la deuda.

El presidente de la entidad, Fernando Galindo, ya expresó las inmensas dificultades a las que tenía que hacer frente sin la ayuda del primer equipo. Comentó en una entrevista hace un par de temporadas: "Sin el primer equipo como referente, ya no seríamos lo mismo. No se entendería igual. Yo creo que está en peligro la institución en su conjunto. ¿Desapareceríamos? No, pero sin el primer equipo está difícil".

Un club histórico

La posibilidad de la desaparición del Estudiantes ha supuesto un varapalo para los amantes del baloncesto. Su origen estudiantil lo convierte en un equipo apoyado principalmente por el público joven. Además, hablamos de uno de los clubes más destacados de la historia de este deporte en España. Disputó la primera de las ligas españolas y desde ese momento hasta esta triste temporada ha mantenido la máxima categoría. Sus mayores éxitos son los cuatro subcampeonatos de la Liga y los tres campeonatos de copa. También ha participado en las competiciones europeas con un  papel destacable en alguna de sus temporadas.

El Club Estudiantes de Baloncesto ha sido uno de los únicos equipos que ha tenido a su equipo masculino y femenino en las más altas categorías. Fue el primero en conseguir que los dos equipos coincidieran al mismo tiempo. Tiene una de las canteras más importantes de España y una afición a la altura de este club. La “Demencia”, así se llama, ha sido galardonada incluso con el premio Valores a la Afición y se considera como el grupo más conocido del mundo del baloncesto en España.

La Demencia, la afición del estudiantes anima durante un partido

La historia de este club es extensa. Ha competido al máximo nivel en el panorama nacional e internacional durante más de 70 años, sin embargo, ahora, pasa por momentos difíciles, y la posibilidad de su desaparición sería una enorme pérdida para el mundo del baloncesto. 

COMPARTIR: