23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Cierre Digital avanzó en exclusiva que faltaban unos flecos todavía para la firma pero que los cuadros ya colgaban de las paredes del Museo Thyssen

Tita Cervera cierra ya el acuerdo para su colección con el ministro Iceta: El último triunfo de una vida marcada por el éxito

Tita Cervera.
Tita Cervera.
Carmen Cervera tiene un nuevo éxito que sumar a su trayectoria. Después de años de negociaciones con resultado estéril, al fin se ha puesto de acuerdo con el Gobierno de España para el futuro de su colección privada. Un acuerdo alcanzado con el nuevo titular de Cultura, el barcelonés Miquel Iceta. El Gobierno confirmó hace unos días el alquiler de la colección Carmen Thyssen por 15 años y 97,5 millones, después de años de negociaciones.

Lo de Miquel Iceta ha sido llegar y besar el santo. En apenas unas semanas ha conseguido un acuerdo con la Baronesa Thyssen para su colección personal. Un campo de batalla en el que se habían dado por vencidos sus predecesores en el cargo. Especialmente José Guirao, cuya relación con la que fuera Miss España y actriz del destape llegó a tensarse hasta el límite. 

Hace unas semanas Elcierredigital.com recogía cómo Tita Cervera reconocía que "aún quedaban unos flecos" para llegar al acuerdo. Cabe recordar que el pleno del Congreso de los Diputados convalidó por mayoría un real decreto que autorizaba al Gobierno de España a firmar un acuerdo que supondrá la vuelta del famoso cuadro Mata Mua (Paul Gauguin).

El Consejo de Ministros aprobó al fin un contrato de arrendamiento para la colección Carmen Thyssen-Bornemisza por un tiempo de 15 años a cambio de 97,5 millones de euros, es decir 6,5 al año. Así lo anunció el Ministerio de Cultura en una nota informativa que, además, reconoce el derecho de adquisición de toda o parte de la colección de la viuda del Barón Thyssen. Un triunfo para una mujer siempre dispuesta a pelear duro por lo que considera legítimo para ella. Un éxito que se suma a otros en una biografía llena de sobresaltos y contratiempos. 

Tita: De Miss a más

La vida de María del Carmen Rosario Soledad Cervera y Fernández de la Guerra siempre ha estado marcada por una férrea voluntad de supervivencia. Ha declarado en más de una ocasión que nada estaba planeado en su biografía y que se ha dejado llevar confiando en el destino. No es para menos, habida cuenta de cómo le ha ido en la vida. Si algo no le han faltado han sido las aventuras y giros de guión dignos de un culebrón. Pocos personajes públicos han pasado por etapas tan diferentes en su vida.

Nacida en el seno de una familia de clase media en la Barcelona de la posguerra, Carmen Cervera pronto tuvo en su madre, Carmen, a la mejor guía y consejera. La señora Fernández quería para su hija una vida mejor que la que ella había tenido. La propia Tita ha narrado en ocasiones que su infancia se había desarrollado entre la burguesía catalana. En algún momento, incluso llegó a adjudicar a uno de sus abuelos el inexistente título de Conde de Valladolid. La realidad es que Carmen tuvo una formación escasa, aunque si estudió varios idiomas, algo que le vendría muy bien para su futuro.

Carmen Cervera, Miss Cataluña en 1961. 

En 1961 se convirtió en Miss Barcelona primero y posteriormente en Miss España. El título, en un principio le sirvió para salir en el NO-DO y anunciar un eye-liner en prensa escrita. Cuando los medios se reencuentran con ella años más tarde, es por un motivo bien distinto. En 1964 El Caso le dedica varias páginas. Un hombre suizo la denuncia por robarle un anillo. Según ella, fue un regalo de pedida. Según recogió el conocido periódico en el citado reportaje, Tita trabajaba de institutriz de los niños. De la historia nunca más se supo y su siguiente aparición en una portada ya sería por una relación sentimental.

De Tarzán al Barón Thyssen

En 1965 se casó con Lex Barker, famoso actor de Hollywood por interpretar a Tarzán en las primeras películas en color. Con un largo historial amoroso que incluía varios matrimonios (uno de ellos con la mítica Lana Turner), Barker paseaba en los 60 su figura por varios filmes europeos. Sobre todo en Alemania donde era una estrella. Casi todas sus películas de esos años, salvo La dolce vita de Fellini, de serie B.

Junto a él, la exMiss debuta como actriz. En un principio, Lex no estaba de acuerdo con su participación pero finalmente hubo de ceder y su mujer apareció en dos de sus películas (Los matones Míster Dinamita) acreditada como Tita Barker. Fue Barker quien le regaló a Tita la mansión de Tarragona, que en la zona es conocida como ‘La casa de la Tarzana’.

Boda con Lex Barker en 1965. 

Viuda de Barker en 1973, se casó con el productor y playboy venezolano Espartaco Santoni en 1975. Fueron estos los años más locos de la futura Baronesa. Tras descubrir que Espartaco había cometido bigamia y que la había arruinado, viró sus pasos hacia el cine del destape y las exclusivas en las revistas del corazón. Un año después de que naciera su hijo Borja, conoció a su tercer marido, Heini Thyssen-Bornemisza, uno de los hombres más ricos de Europa.

Tita encadenada a un árbol del Paseo del Prado. 

Casados desde 1985, la vida de Carmen dio un nuevo giro, y convertida en miembro de pleno derecho de la jet set internacional, tendría un papel decisivo en el destino de la colección de arte de su marido, la mayor colección privada del continente, que acabó en la capital de España.

Durante años, el matrimonio negoció con varios gobiernos. Suiza, Inglaterra y Estados Unidos quisieron albergar la colección de arte que hoy se muestra en el Palacio de Villahermosa de Madrid, en pleno Paseo del Prado. Para proteger los árboles del mismo llegó Tita a encadenarse a uno de ellos mostrando su disconformidad con la idea de Gallardón de talarlos.

Era 2005 y Tita, viuda desde hacía tres años, dirigía una las principales pinacotecas de Europa, canalizaba inversiones inmobiliarias y se hacía la cabeza visible de un Emporio económico llamado Thyssen. No se ató entonces al árbol con la banda de Miss España y puede que haber sido mujer de Tarzán le viniese bien para la experiencia, pero desde luego era la prueba de que su destino había sido bien distinto al de cualquier aprendiz de starlette y ama de casa de lujo. Se había convertido en una mujer de negocios que se mira de tú a tú con los nombres más poderosos del país.

COMPARTIR: