18 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El fundador y presidente de esta asociación se defiende de las acusaciones de sus críticos

El señalado empresario Ignacio Jacob aclara:"Pierdo dinero con el Instituto para la Excelencia Profesional"

Ignacio Jacob.
Ignacio Jacob.
Ignacio Jacob, el presidente y fundador del Instituto para la Excelencia Profesional, se defiende de las acusaciones realizadas contra esta asociación sin ánimo de lucro, que otorga "La estrella de oro" a personalidades del mundo del derecho, la medicina, el periodismo y el espectáculo, entre otros.

Ignacio de Jacob y Gómez es un joven empresario de 38 años que además de manera altruista es presidente y fundador del Instituto para la Excelencia Profesional, una asociación sin ánimo de lucro creada hace siete años "para premiar a todos aquellos profesionales del derecho, la medicina, la arquitectura o cualquier otra actividad profesional y que no se reconocen sus méritos en el día a  día".

- ¿Son ustedes una asociación reconocida legalmente?

- Por supuesto, tenemos la certificación de la Comunidad de Madrid como asociación y además estamos dados de alta en la oficina de patentes y marcas, porque los premios había que patentarlos. Además, estamos tramitando las gestiones para que se nos considere una “asociación con carácter de utilidad pública” y tenemos el certificado ISO de Calidad y de Transparencia, que no son fáciles de obtener

- ¿Qué premios?

- La asociación da anualmente premios de reconocimiento a personas influyentes del mundo de las artes, los negocios o los espectáculos.

- ¿Cómo nació esa idea?

- Yo me gano la vida como asesor de imagen, con mi agencia de comunicación "Jacob Fitzgerald". Durante mi carrera como profesional durante veinte años en el mundo de las relaciones públicas y la asesoría de imagen he participado en numerosos comités, jurados de premios y distinciones, sobre todo para grandes empresas, grupos editoriales y conocidas fundaciones y siempre me asombraba que no se tuviera en cuanta en absoluto a la sociedad civil, al médico, al abogado, al gestor, al empresario, que son los que hacen España día y día.

Ignacio Jacob en la redacción de Elcierredigital.com.

- Ganará dinero con esto.

- No, en realidad lo pierdo. En el afán de dar un servicio inmejorable a un coste excesivamente razonable está dando pérdidas y nos estamos replanteando el modelo a seguir, de hecho yo mismo he tenido que hacer aportaciones de mi propio capital en el último año para poder realizar eventos, pero soy su creador, es algo muy bonito y me merece la pena.

- Pero si cobran ustedes 270 euros por una cena...

- Es lo correcto, porque nuestra organización carece de patrocinios o subvenciones públicas o privadas, a diferencia de algunas otras que tienen grandes ayudas económicas y privilegios por amistades en ayuntamientos o Comunidades Autónomas. Esto nos garantiza una independencia absoluta para la elección de los premiados. El precio incluye, la cena de gala, la barra libre, el galardón y algo muy importante, el suelo de cinco empleados y todos los gastos, que conlleva cualquier asociación similar, como pago de un asesor fiscal, community manager, web Master, mantenimiento, secretaría, luz, agua, teléfono, impuestos... Cualquier medio de comunicación puede ponerse en contacto con nosotros y se les facilitará toda la documentación que acredita las declaraciones que estoy realizando en esta entrevista.

- Es decir, no venden ustedes el premio.

- Si fuera una venta saldría mucho más caro. Otros piden seis mil euros por un premio. Nosotros perdemos dinero. En nuestras cenas, que ahora hemos cambiado ahora el Palace por un cóctel en el Círculo de Bellas Artes para poder sufragarlo. Antes nos juntábamos entre cuarenta y sesenta personas y no cubríamos los gastos.

- ¿Quién decide los agraciados?

- En nuestro afán de hacer las cosas con el máximo rigor y seriedad contamos con el Dr. Rafael Ruiz Calatrava, la Dra. María Jesús Barreñada, el Profesor Antonio Gabriel Pérez i Mateu, los letrados del Reino de España Jordi Bentanach Palomar y Raúl Pardo Geijó y nuestra directora de Relaciones Instituciones y nuestra directora de Comunicación y por supuesto yo mismo que soy el Presidente del Jurado y máximo responsable.

- En sus invitaciones dicen que no se puede devolver el dinero de la cena.

- Hay que entender que si hemos hecho una reserva en el Palace que ya he confirmado y pagado no acudir genera un gasto, pero si alguien no puede por un imprevisto de última hora pues no pasa nada, se le devuelve el dinero o puede recoger su galardón en el próximo encuentro. Porque el galardón va grabado con su nombre y si finalmente, no pudiera acudir la asociación lo manda por correo.

Ignacio Jacob.

- ¿Eso significa que no ganan dinero?

- No, ni muchos menos, somos ante todo una institución humanística, yo vivo de mi agencia de comunicación como desde hace 20 años, organizando eventos internacionales.

- ¿De donde salen entonces las críticas a la asociación?

- Pues creemos que alguna extrabajadora insatisfecha. Lo cierto es que cada vez que alguien ha publicado algo incorrecto sobre el Instituto han tenido que rectificar el artículo porque no era cierto lo que se contaba.

- Usted pertenece a la Orden de Caballero del Santo Sepulcro de Jerusalén, disculpe pero suena a algo muy pijo.

- Yo vengo de una familia aristocrática y me costó mucho abrirme camino con mi propia empresa. En esta orden es muy complicado entrar y piden muchos requisitos, no como otras que son falsas y esas sí que venden títulos.

- Esas cosas no han ayudado a tomarlo más en serio.

- Mire, nosotros no somos tan buenos ni tan malos, a veces hacemos las cosas bien y a veces mal, no somos perfectos y cometemos errores, pero la asociación no es para mi un "modus vivendi". Me ha costado mucho convencer a la gente de que tengo que trabajar para comer y pagar mis facturas todos los meses.

- También inventó usted los dedales de oro.

- Hace años creamos unos premios para el mundo de la moda y la publicidad, funcionó durante unos años, pero llegó la crisis hace cinco años y tuvimos que dejar de hacerlo.

 - ¿Se han planteado la ayuda social?

- Desde luego, desde nuestro nacimiento, hemos colaborado con Cruz Roja, con Mensajeros de La Paz, con el Colegio de Huérfanos de la Guardia Civil, la Fundación Concordia contra el SIDA y otros organismos menos conocidos pero también muy importantes.

COMPARTIR: