02 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ambos llevaron su talento por todo el mundo y consiguieron que el bel canto fuera un arte más popular sin renunciar por ello a la excelencia artística

Luto en el mundo de la ópera: Fallecen la soprano Mirella Freni y el director de orquesta Nello Santi

Mirella Freni.
Mirella Freni.
El mundo de la ópera está de luto. En apenas unos días dos de sus nombres más representativos han fallecido. Se trata de la cantante de ópera Mirella Freni, de 84 años, y el director de orquesta Nello Santi. Ambos, destacados profesionales, llevaron su talento por todo el mundo y consiguieron que la ópera fuera un arte más popular sin renunciar por ello a la excelencia artística.

Mirella Freni, tras varias semanas de especulaciones, falleció el domingo en Módena. Esta soprano estaba marcada especialmente por su carisma y de su talento han dicho que era tan natural que parecía sencillo y que su adhesión expresiva tan auténtica que cualquiera podía sentirla como una amiga cotidiana. Los pasos de su carrera han estado marcos por la lógica y el convencimiento de cuales eran sus propias cualidades y defectos.

También han resalto su facilidad para entrar en el personaje. Herbert von Karajan, que le tenía un cariño especial, la lanzó a los más altos niveles de la vida internacional de la ópera grabando juntos La Boheme y Madame Butterfly en 1973 y 1974, respectivamente, dos interpretaciones que hicieron historia, aunque el músico la regañó por ser floja. “El hecho de que todo sea fácil y natural no significa que no podamos ir más allá, profundizando en los pliegues de la escritura musical”, le dijo. Ella siguió su consejo, convirtiéndose en un punto de referencia para generaciones de sopranos líricos que la tomaron como modelo. Y también se convirtió, cuando la voz ya no era la misma que antes, en una maestra formidable, como lo son los músicos con un instinto infalible, pero con una conciencia estilística aún más marcada.

La carrera de Mirella Freni comenzó muy temprano. A los 10 años había hechizado a sus oyentes cantando Un bel dì vedremo en una competencia de Rai. Mucho estudio desde entonces. Y el debut, el verdadero, llega cuando tiene solo 20 años en una producción de Carmen del Comunale de Módena, el teatro de su ciudad hoy dirigido por Luciano Pavarotti. Tras varias producciones en Italia y Europa en el 62 ya actua en La Scala, donde interpreta a Nannetta en Falstaff. Ya a mediados de los años sesenta, Freni es una cantante que puede darse el lujo de decir sí entre las diez y no y aceptar las propuestas más atractivas y correctas para su carrera. Como ya se mencionó, Mirella Freni encarnaba la quintaesencia de la soprano lírica. El primer personaje asociado con ella, en la percepción de todos, es el de Mimì de La Bohème. Pero no hay figura de una mujer en el teatro de Puccini que no haya interpretado con tanta devoción. Y siempre ha tenido voz para el repertorio de Verdi y Donizetti, así como en el reino de Verismo y la ópera francesa de finales del siglo XIX. Cuando era joven, también ofreció contribuciones de cierto interés en las obras de habla italiana de Mozart.

La muerte de Nello Santi

No es la única muerte que ha empañado esta semana el mundo de la ópera. Nello Santi, un director de orquesta que fue uno de los intérpretes más autorizados de la ópera italiana, especialmente la obra de Giuseppe Verdi murió el jueves en su casa en Zúrich. Tenía 88 años. Su muerte fue confirmada por su gerente, Robert Lombardo, quien dijo que  Santi había sido tratado por una infección en la sangre.

Santi destacó un enfoque tradicionalista que exigía una estrecha adhesión a la partitura y una insistencia suave pero firme de que los cantantes eviten vuelos exagerados de coloratura y notas altas prolongadas. En su mejor momento, logró una gran claridad por parte de sus músicos, dirigiendo partituras con perspicacia y una profunda comprensión de las voces. Las orquestas bajo su dirección rara vez ahogaban a los cantantes, incluso aquellos con voces más ligeras.

Nello Santi. 

Cortando una figura corpulenta y empuñando un bastón vigoroso, Santi fue uno de los favoritos del público en la Metropolitan Opera de Nueva York, donde dirigió cerca de 400 actuaciones desde 1962 hasta 2000, abrumadoramente de óperas de Puccini y Verdi. Los músicos y cantantes se referían a él cariñosamente como ‘Papa Santi’ y se quejaban de que los críticos de Nueva York lo subestimaban.

Nello Santi nació el 22 de septiembre de 1931 en Adria, un pequeño pueblo al sur de Venecia, de Giovanni y Alfonsina (Fonso) Santi. Su padre era un tendero y su madre era maestra de escuela primaria y apasionada por la música clásica. Cuando Nello tenía tres años, lo llevó a una presentación de Rigoletto de Verdi. Cuando era niño, Nello tomó clases de piano y también aprendió a tocar el violín, la viola y varios instrumentos de viento. Estudió composición en el conservatorio de Padua, y en 1951 debutó como director de orquesta en el Teatro Verdi de Padua con Rigoletto.

Cuando era joven en el Teatro Verdi, siguió el aprendizaje habitual en la provincia italiana de esa época. El Sr. Santi se casó con Gabrielle Faeh en Zurich en 1959. Ella lo sobrevive, junto con sus hijos gemelos, Gian Aldo y Gian Carlo; su hija, Rosita Santi, una soprano; una hermana, Rosanna Mori; y cuatro nietos. Desde Padua, el Sr. Santi pasó a dirigir en Alemania Occidental, Austria, Gran Bretaña, Estados Unidos y Suiza, donde fue director musical de la Ópera de Zúrich de 1958 a 1969.

Continuó conduciendo allí durante otras cuatro décadas. Santi no se limitó a los compositores italianos. Una vez afirmó que Richard Wagner era uno de “los cultos de mi vida”. Pero reservó su mayor afecto por Verdi. Podía recordar los detalles más minuciosos de las óperas de Verdi, citando frases y acordes que el compositor a menudo repetía con ligeras variaciones en sus muchas obras. “Amo a todo Verdi”, dijo Santi.

COMPARTIR: