25 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El periodista y colaborador de 'Espejo Público' ha ganado el Galardón 'Letras del Mediterráneo' 2020 con su última novela 'El Candidato'

Nacho Abad, escritor: "Lo peor de los juicios mediáticos es no contrastar, como con Rociíto"

Nacho Abad.
Nacho Abad.
El periodista Nacho Abad relata en su tercera novela negra, El Candidato (Esfera de los Libros), una historia llena de claroscuros y ambigüedades. Con esta novela, Abad ha obtenido el Galardón Letras del Mediterráneo 2020 otorgado por la Diputación de Castellón. La presunción de inocencia, los montajes políticos o la calidad del periodismo y la democracia son algunos de los temas a los que se acerca esta novela.

Lázaro, uno de los empresarios más respetados de España, decide presentarse a las elecciones generales como candidato de un partido que apuesta por la ecología, la transparencia y una nueva manera de hacer política. Sorprendentemente, las encuestas le dan como ganador. Sin embargo, dos días antes de las elecciones, la prensa destapa una denuncia por una agresión sexual ocurrida diez años atrás. 

De esta manera arranca El Candidato, la nueva novela de Nacho Abad donde se analizan el mundo de la política, el periodismo y los Cuerpos de Seguridad del Estado. 

- La novela toca muchos temas distintos, entre ellos, la presunción de inocencia. Da la sensación de que los medios nos la saltamos constantemente. ¿Es cierto? 

- En cualquier investigación importante los medios vamos a estar ahí. Hoy todo pasa por los medios. Ese es el planteamiento, una noticia que afecta a un candidato y ver cómo va calando a nivel social y político. Además, con una acusación muy dura, más incluso que una de corrupción. El problema de los juicios mediáticos es cuando no hay contraste con la otra versión. Se está viendo ahora con el tema de Rociíto. No se está buscando una verdad objetiva. Por eso me apetecía contar cómo una acusación desde un medio de comunicación lo que puede revolver todo. 

- Hay una visión de la profesión periodística.

- El periodismo actual tiene un poco de eso, sí. La aparición de las redes sociales y la búsqueda del click, nos ha llevado a esto. Vivimos una sociedad en la que todo va muy rápido. Pasamos del 3G al 5G, por ejemplo. Da muy poco tiempo al sosiego y a la reflexión. A informarse. No hay tiempo para leerlo todo. Lo único que me gusta es que también este es un libro de consumo rápido. Mi principal objetivo es entretener. Si de paso puedes reflexionar, genial.

- Un reducto de positivismo es la relación que se establece entre las dos mujeres protagonistas de la historia, la periodista y la policía. 

- La sociedad la salvan las relaciones personales. Es como la macroeconomía con respecto a la economía entre personas. Las relaciones sociales, la honestidad, confianza, El comportamiento de unos y de otros y que son reconocibles. 

- Otro campo que se retrata en la novela es el de la política. Muestra al candidato, Lázaro, como un empresario modelo, ecologista... Un mundo donde el sentimentalismo domina la política. 

- Por un lado tengo que decir que eso es lo más deliberado de la novela. Porque para mí, la economía y la ecología deberían estar en el centro del debate. En Alemania han entrado las verdes en el Parlamento y en España deberíamos empezar a tener estas cosas en cuenta con respecto a la política. Aquí, uno elige lo que vota. Lo hace por descarte. Elige al menos malo. Tenemos unas elecciones de aquí al  4 de mayo y estoy convencido de que puede pasar lo que ocurre en el libro y puede marcar. 

- La Policía sale mejor parada que la prensa y la política. 

- El libro está dedicado a ellos. Es necesario reconocerles el trabajo porque no se lo agradecemos lo suficiente, pero lo cierto es que dentro de la Policía hay también sus cuitas políticas. 

- Volviendo al asunto de la presunción de inocencia. Hace veinte años vivimos en España uno de los casos más claros de esto: lo que ocurrió con Dolores Vázquez.  Usted fue de los pocos que defendió su inocencia hasta el final. ¿Hemos aprendido algo en estos veinte años?

-  Yo cuestioné el Juicio, al Fiscal, al Jurado Popular... Fue una aberración. Las presunciones se dirimieron en los medios de comunicación. El pueblo tiende a asumir lo que dice un medio como una verdad absoluta y eso es peligroso porque esa verdad tiene matices. A veces, las pruebas son palmarias. Vuelvo al ejemplo de Rociíto. Vamos a peor. Hay una corriente dominante de pensamiento. Vivimos en una época donde nuestras libertades corren cada vez más peligro. 

- Esta es su tercera novela negra. ¿Seguirá en el mismo género?

- Con cada libro vas sumando lectores. Aumentan las ventas y recoges nuevos y mantienes los antiguos. Este es el que más aceptación ha obtenido. He tenido muchas respuestas del público. También algunas personalidades de la política me han felicitado como Toni Cantó, Cristina Cifuentes o Tania Sánchez. También de la tele, como Susanna Griso a Alberto Chicote. 

COMPARTIR: