28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El realizador, director, actor y guionista fue el artífice de programas de éxito como 'Historias para no dormir' y 'Un dos, tres, responda otra vez'

TVE homenajea a Chicho Ibáñez Serrador cuando se cumplen 65 años de la primera emisión televisiva en España

El Cierre Digital en Chicho Ibáñez Serrador.
Chicho Ibáñez Serrador.
Cuando se cumplen 65 años de la primera emisión regular de Televisión Española, el canal público homenajea en 'Lazos de Sangre' a Chicho Ibáñez Serrador, cuya excepcional aportación al patrimonio audiovisual de la radiotelevisión pública permanece en el recuerdo de todos los españoles. Realizador, director, actor y guionista, Ibáñez fue el artífice de programas de éxito como 'Historias para no dormir' y 'Un dos, tres, responda otra vez'.

El 28 de octubre de 1956 los hogares de Madrid recibían en sus televisores la que sería la primera emisión regular de Televisión Española (TVE). Por entonces, se cumplen hoy 65 años, apenas 600 familias fueron partícipes de este hito que pocos años después se extendería por todo el territorio. 

"Hoy, día 28 de octubre, domingo, día de Cristo Rey, a quien ha sido dado todo poder en los Cielos y en la Tierra, se inauguran los nuevos equipos y estudios de la Televisión Española". Con esta frase, se daba inicio a un fenómeno que cambiaría la sociedad española de los años 60. 

A las ocho y media de la tarde, y desde la primera sede de la cadena pública, un pequeño chalet ubicado en el Paseo de la Habana de Madrid que contaba con un  estudio de apenas cien metros, la primera retransmisión comenzó con una intervención del entonces del Ministro de Información y Turismo, Arias Salgado, y del director del medio, Jesús Suevos Fernández. A ellos, le siguieron una misa, los capítulos del NO-DO, dos reportajes filmados para la ocasión, y dos actuaciones de coros y danzas falangistas.

La carta de ajuste. 

Todo ello precedido por la famosa "carta de ajuste", un patrón patentado por Phillips que servía de guía para "ajustar" el tono, brillo y volumen del televisor. Una voz en off sobre una versión orquestal de Antonio Machín avisaba a los espectadores de que la emisión iba a comenzar.  La carta de ajuste, en color desde 1973, acompañó al público en distintas televisiones, también las privadas, hasta su desaparición total en 2005.

RTVE homenajea a Chicho Ibáñez Serrador 

Coincidiendo con el aniversario de su primera emisión, Televisión Española homenajea esta noche en 'Lazos de Sangre' al realizador, director, actor y guionista Chicho Ibáñez Serrador, cuya excepcional aportación al patrimonio audiovisual de la radiotelevisión pública permanece en el recuerdo de todos los españoles. 

Hijo del director teatral español Narciso Ibáñez Menta y de la actriz argentina Pepita Serrador, Narciso (más conocido como Chicho) nació en 1935 en Montevideo y vivió su infancia entre giras y escenarios. 

En la década de los cincuenta, Ibáñez Serrador se convirtió en un reputado profesional como actor, realizador y guionista en la televisión argentina, firmando muchas veces sus textos con el seudónimo de Luis Peñafiel. Siendo el teatro sus orígenes, descubrió que la dirección y la escritura le atraían más que la actuación, convirtiéndose en lo que él denominó "autor que dirige" o "autor que realiza".

Llegó en 1963 a España, con cintas de sus trabajos que presentó en Televisión Española, a la que trasladó todo lo que había aprendido en América, revolucionando y modernizando la televisión de los sesenta en España con series como 'Mañana puede ser verdad' o 'La historia de Saint Michel', pero especialmente con 'Historias para no dormir', en 1966.

A estas se suman varios títulos para la pequeña pantalla como 'El último reloj', 'El asfalto', 'Historias de la frivolidad' y 'El televisor' (1974). Especializado en adaptaciones literarias y biografías de personajes célebres, sobre todo en su etapa argentina, fueron sin embargo sus historias de ciencia ficción y de terror las que más impactaron al público.

Este género también lo cultivó en el cine, alumbrando emblemáticos títulos del cine fantástico y el terror español como 'La residencia' (1969) y '¿Quién puede matar a un niño?' (1976), de las que fue guionista y director.

El humor, un sello más de identidad

Su sello de identidad también incluyó el humor, con las presentaciones previas que hacía en 'Historias para no dormir' o en los ciclos de 'Mis terrores favoritos', a los que aportó un toque de ironía y comedia. En la carrera de este divulgador de los clásicos del género, también figuran novelas radiofónicas y las obras teatrales 'Aprobado en castidad', 'El agujerito' y 'El águila y la niebla'.

Fundó la productora Prointel en 1970 para desarrollar sus propias producciones en cine, televisión, teatro y publicidad, entre las que se encuentran el mítico programa 'Un dos, tres, responda otra vez'.

La trayectoria del hombre "tímido" que asustó, divirtió e hizo pensar al público fue reconocida con el Premio Nacional de Televisión en 2010, el Premio Maestro del Fantástico del Festival Nocturna, el Premio Ondas al Mejor Programa por 'Hablemos de sexo', premios Antena de Oro, Premio Iris y Premio Feroz de Honor, entre otros galardones, a los que ahora se suma el Goya de Honor 2019.

COMPARTIR: