09 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El doctor Iglesias Puga, fallecido en 2005, fue víctima de la banda terrorista, por cuyo rescate se dice su hijo pagó más de 10 millones de dólares

Se cumplen 40 años del secuestro por ETA de 'Papuchi': Así se salvó y así vivió el mediático padre de Julio Iglesias

Julio Iglesias y su padre, Julio Iglesias Puga 'Papuchi'
Julio Iglesias y su padre, Julio Iglesias Puga 'Papuchi'
Este 29 de diciembre se cumplen cuarenta años de uno de los secuestros más sonados de los años 80 a manos de ETA, que tuvo por víctima al doctor Julio Iglesias Puga, padre del cantante Julio Iglesias y conocido por todos como 'Papuchi'. Elcierredigital.com recoge los momentos claves de esta retención del médico durante 20 días en el municipio zaragozano de Trasmoz, los detalles de su rescate y su mediática vida.

El dramático secuestro de Julio Iglesias Puga (Orense, 1915 – Madrid, 2005) hace 40 años conmocionó a todo el país y a millones de seguidores del mediático doctor en todo el mundo. El 29 de diciembre de 1981 la banda terrorista ETA capturaba al médico, padre del cantante Julio Iglesias, reteniéndole durante veinte desoladores días.

Los miembros de esta banda se hicieron pasar por periodistas de la televisión alemana y reclamaron diez millones de dólares por su libertad. Fueron días de angustia hasta que el 17 de enero, el doctor Iglesias Puga, ya fallecido y conocido como 'Papuchi', fue liberado en el pueblo aragonés de Trasmoz por los GEO, en una operación coordinada por el comisario Joaquín Domingo Martorell. En agradecimiento a su eficacia, el cantante contrataría después al policía como jefe de su servicio personal.

Desde ese día, Isabel Preysler, entonces mujer de Julio Iglesias, tiene verdadera obsesión por su seguridad. Años más tarde, en 1989, su nombre apareció como posible candidata a ser secuestrada o extorsionada por la banda terrorista ETA al ser incautada una lista con sus datos al etarra Eloy Uriarte Díaz de Guereña, alias señor Robles, jefe de finanzas y número tres de la organización. También en el verano de 1988, la policía evitó el secuestro de su hija mayor Chábeli, durante las vacaciones de ésta en Ibiza, donde se encontraba su padre, Julio Iglesias, descansando en el lujoso hotel “Pike´s”. El francés Jean Louis Camerini pretendía secuestrar a Chábeli aprovechando alguna de sus salidas del hotel “Pike´s” e introducirla en un yate que ya había alquilado (el Kristin of Kent) con el fin de trasladarla a Barcelona, donde la banda disponía de dos pisos francos para ocultarla.

Los detalles del secuestro del doctor Iglesias Puga

Julio Iglesias Puga, patriarca de la familia, regresaba a Madrid desde Miami el 26 de diciembre de 1981, después de pasar la Nochebuena con sus hijos, Julio y Carlos, y su entonces todavía esposa Rosario de la Cueva. Pero el final de año del ginecólogo, que tenía 66 años en ese momento, se vio truncado con su captura por miembros de ETA tres días después.

A pesar de que la noticia no se filtró hasta dos días después, el hijo de Puga, el cantante Julio Iglesias, recibía una llamada dolorosa el mismo 29 de diciembre. Unos meses antes del secuestro de su padre, Julio Iglesias ya había recibido amenazas del grupo radical y el primero en sufrirlas fue 'Papuchi'. El pionero del parto sin dolor en España había desaparecido de camino a su consulta en un centro sanitario de la calle de O'Donnell. Sin embargo, ya había visto antes a sus secuestradores.

El doctor Julio Iglesias Puga, 'Papuchi'.

El día anterior, los dos miembros de ETA que le dieron caza, habían visitado su oficina en el Instituto de Obstetricia y Ginecología haciéndose pasar por reporteros de la televisión alemana. Los terroristas citaron al doctor Iglesias Puga en la calle de San Francisco de Sales, pero no aparecieron. Desde ese momento tampoco se supo más del padre de Julio Iglesias, por lo que esa misma noche la familia pidió a su abogado Fernando Bernáldez que interpusiera la denuncia por desaparición.

Treinta y seis horas más tarde de que los secuestradores maniataran y obligaran a Iglesias Puga a tomarse un puñado de somníferos para después trasladarlo en el maletero de un coche, el doctor se despertó en un pequeño cuarto de nueve metros cuadrados en el que había tres sillas, una cama y un cubo que le servía de urinario. A los pocos días, el ginecólogo dedujo que estaba en algún lugar de Aragón, por el acento de las voces que llegaban de la calle.

“Hace falta tener una fe enorme para poder soportar 20 días de cautiverio. Fueron educados conmigo y me trataron correctamente. Jamás me explicaron los motivos del secuestro, sólo me dijeron que se había pedido un rescate y que conociendo que detrás había mucho dinero confiaban en que mi hijo lo pagaría”, relataba el doctor Iglesias Puga en su primera comparecencia ante los medios tras su liberación.

Aunque la banda etarra nunca reivindicó como propio el secuestro del padre de Julio Iglesias, se sabe que necesitaron la ayuda de Carlos ‘El Chacal’ –quien les conseguía armas a cambio de dinero–, a quien le pidieron que cobrase el rescate en Líbano para no ser relacionados. "El acuerdo era de ocho millones de dólares para ETA y dos para nosotros", revelaría posteriormente Chacal. Finalmente se dijo que la banda terrorista pidió 2.000 millones de pesetas a la familia Iglesias por el doctor Iglesias Puga, aunque éste siempre aseguró que no se les pagó “ni un céntimo”. 

En la madrugada del 17 de enero de 1982, el Grupo Especial de Operaciones llegó a Trasmoz, donde rescató a 'Papuchi'. Los autores del encierro, José Luis Gutiérrez ‘Guti’, su hija Gloria y su yerno, Baltasar Calvo fueron arrestados. La Fiscalía pidió para ellos penas de cárcel entre 11 y 15 años, que acabaron reducidas a la mitad.

¿Quién fue 'Papuchi'?

Dentro de los personajes que componen la cosmogonía del clan de Julio Iglesias, posiblemente fue su padre, el ginecólogo Julio Iglesias Puga, el que más popular se hizo en los medios de comunicación. Su carácter espontáneo le llevó a convertirse en ocasiones en el protagonista de la familia, más que su hijo y sus nietos. 

Con la prensa del corazón tuvo un trato peculiar. Vendía todo tipo de reportajes pero, a veces, su sinceridad le jugaba malas pasadas y se contraprogramaba a sí mismo sin darse cuenta. Incluso le reventó la exclusiva del anuncio de boda a su nieta Chábeli cuando se fue de la lengua de forma natural con unos periodistas. 

El doctor Iglesias Puga o 'Papuchi', como se le conocía cariñosamente, era de carácter diametralmente opuesto a su mujer, Rosario de la Cueva, la madre del célebre cantante. Ambos eran muy de derechas pero 'Papuchi' recordaba que él lo era "sólo de cintura para arriba".

Le gustaban mucho las mujeres y no compartía ese punto de integrismo religioso con su mujer que, según Jesús Mariñas, llegó a rociar con agua bendita la habitación de su hijo en Indian Creek (Miami) después de cada visita femenina a la habitación del ídolo donde, siempre según Mariñas, había un busto de Franco que Charo de la Cueva tenía la precaución de retirar de la habitación del artista cuando suponía que iba a producirse algún encuentro de su famoso vástago con alguna fémina, conocida o no. 

'Papuchi' vivió relativamente a la sombra de su hijo hasta su secuestro a manos de ETA a finales de 1981. A partir de entonces, le entró una especie de 'furor de vivir' que acabó con la separación de su esposa en 1984. Sin embargo, no se casó con la que llevaba siendo su pareja desde hacía varios años: Una compañera de la clínica a la que prometió que se casaría con ella sólo cuando muriese su exmujer, para no hacerle daño, debido a lo religiosa que era. 

Ronna Keith y Julio Iglesias Puga.

La pareja de 'Papuchi' se tragó la excusa y vio como poco tiempo después la sustituía por Ronna Keith, una altísima estadounidense 47 años menor que él. Fue en 1990 y ya nunca se separaron. Juntos se convirtieron en un reclamo para la prensa del corazón. En marzo de 2001 se casaron en secreto. Una ceremonia civil que no trascendió a los medios hasta junio de 2002, respetando que Charo de la Cueva seguía viva. 

En ese tiempo, el doctor Iglesias no paró de acudir a todos los programas donde se le reclamaba, editó sus memorias, Voluntad de hierro, y volvió a ser padre por partida doble. Jaime nació en 2004 y a Ruth no llegó a conocerla, pues nació en 2006, unos meses después de su muerte, el 19 de noviembre de 2005

COMPARTIR: