19 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La nueva película del cineasta manchego repasa puntos de su vida y, entre ellos, su enfrentamiento con su musa Carmen Maura

Actores al borde de un ataque de nervios: dolor y gloria en los rodajes de Pedro Almodóvar

Carmen Maura en 'La Ley del deseo'.
Carmen Maura en 'La Ley del deseo'.
Con 'Dolor y Gloria' Pedro Almodóvar ha conseguido algo que no se repetía desde 'Volver' en 2006, que todas las críticas sean prácticamente unánimes a favor de su nueva obra. Con el filme, el cineasta manchego se ha abierto en canal y retrata parte de su vida. Aunque ha especificado que no todo lo que se cuenta es real, se adivina que toda la obra es una autoretrato con concesiones a la ficción.

Una de las relaciones que más llaman la atención es la del actor interpretado por Asier Etxeandía y el director al que interpreta Antonio Banderas. Ambos trabajaron juntos en una de las películas más exitosas del ficticio director, para romper siempre con su relación hasta que 30 años después vuelven a encontrarse para una representación de la película en la Filmoteca de Madrid.

Aunque ambos dejan a un lado sus rencillas, protagonizan algunos de los momentos más tensos del film. Es fácil ver en esta historia las difíciles relaciones del cineasta con algunos de sus actores. El más conocido fue el desencuentro que mantuvo con Carmen Maura, su favorita durante años. Lo mismo pasó con Maura y Almodóvar. El Cine Doré de la Filmoteca fue testigo del abrazo entre director y musa entre aplausos en 2017 después de años de desencuentros.

Carmen Maura: ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

La actriz ha sido una de las musas indiscutibles del cineasta manchego. Cuando se conocieron él era un director de cortometrajes underground que además hacía pequeños papeles en teatro. Ella ya era una actriz reconocida y protagonizaba la función en la que se conocieron, Las manos sucias de Sartre. Carmen ya estaba empezando a ser popular gracias a sus trabajos a las órdenes de Fernando Colomo en Tigres de papel y ¿Qué hace una chica como tú en un lugar como este?, pero es verdad que Pedro le daría la oportunidad de mostrar todos los matices a los que era capaz de llegar. No es menos cierto que no muchas actrices habrían aceptado un guión como el de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón de buenas a primeras.

Carmen Maura en 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' (1988). 

A este rodaje la siguieron siete películas con las que iba aumentando su éxito. Fueron siete títulos en los que Almodóvar se confirmó como creador y en los que Carmen se convirtió en una de las actrices más solicitadas no solo en España sino también en Francia. En siete films pasaron del underground de Pepi a codearse con los grandes de Hollywood en Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988). Ya entonces Carmen conocía lo complicado del carácter de Pedro, pero la simbiosis entre ellos parecía perfecta y alcanzó su cenit en La ley del deseo (1987). “Esta conexión que hemos tenido es tan fuerte que dudo que se pueda volver a repetir”, le dijo Almodóvar a Carmen Maura. Como si de una maldición se tratase, en el siguiente rodaje la relación se vició para siempre.

Tras el éxito de Mujeres al borde de un ataque de nervios su relación se rompió. Durante años los medios especularon con los motivos. El conflicto se confirma días antes de la ceremonia de los Oscar cuando Carmen entrevistó a sus compañeros para el programa De película. Llegado el turno de Pedro, la actriz le reprochó frente a los espectadores el ser poco cariñoso con sus actrices, él consigue salir airoso alegando lo bien que habla de ellas y Carmen puntualiza con un: “Yo preferiría que me dijeras a mí un uno por ciento de lo que me dices en público”.

En marzo de 1989 acuden a Los Ángeles con motivo de la nominación que obtiene la película para el Oscar a mejor película extranjera. Pedro llega a la ceremonia acompañado de Bibiana Fernández y Carmen hace su entrada por separado. Su actriz fetiche se negó a acudir a la posterior fiesta organizada en Sunset Boulevard por el realizador y la distribuidora del film.

Habrá que esperar un año para que el público asista al reencuentro. Fue en la gala de los Goya en marzo de 1990. Pedro tenía que presentar un premio junto a Loles León y Carmen era la presentadora. “Esta es la primera noche que nos encontramos desde Los Ángeles y quiero aprovechar para decir que me he acordado de ti en Berlín, donde estuvimos juntos hace tres años con La ley del deseo. Te traigo como regalo un trozo de muro. Yo siempre he querido darte un premio y este es el premio que te doy. Tómalo como sugerencia de que, si un muro tan espantoso e irracional como el de Berlín ha caído, ése que nos separa a ti y a mí puede también caer de un momento a otro” dijo el cineasta ante los aplausos del público.

Sin embargo, el cineasta hizo unas declaraciones a una revista americana que no gustaron a la actriz: “Carmen confundió la pasión que sentía hacía mi como intérprete con una pasión amorosa, y empezó a comportarse más como esposa que como actriz”.

En 2006 llegó el esperado reencuentro. Después de 18 años Carmen se puso a las órdenes del manchego en Volver. El primer día, con la primera instrucción que me da, lo clavé. Lo hice exactamente como él quería, que es como yo estaba acostumbrada a trabajar con él. Se nos puso la carne de gallina a los dos, porque no era normal después de tanto tiempo”, rememoraría Carmen meses después.

Sin embargo, en 2012 en una entrevista concedida a El País, Carmen prende de nuevo la mecha: “No creo que vuelva a trabajar con Almodóvar. Porque sus rodajes son tensos y no me apetece. Álex (de la Iglesia) es más joven y simpático, no hay color”. Agustín, productor y hermano de Pedro, no obvia tales declaraciones y aprovecha las redes sociales para matizar tajante en su Twitter: “Tranquila, no pensamos llamarte”.

Tres años después Carmen protagoniza unas polémicas declaraciones para el programa de Risto Mejide: “Él a veces en los rodajes es borde con alguno, casi siempre le tocaba a alguno y en Mujeres al borde me tocó a mí”. Y también rememoró su reencuentro: “Cuando llegó la promoción de Volver no fui muy feliz, porque no me dejaron… De repente parecía que nadie en el mundo quería hablar con Carmen Maura, cuando he hecho otras películas y ha habido un montón de prensa y todo eso. De repente es como que cortaron”.

Rencores lejanos: Eusebio Poncela, Jorge Sanz y Gael García Bernal

Aunque su distanciamiento más popular es el que protagonizó con la Maura, no ha sido el único. No ha vuelto a dirigirse la palabra con Eusebio Poncela desde que rodaran juntos Le ley del deseo (1987). Las tensiones en el set de rodaje fueron constantes y al acabar el mismo, Almodóvar acusó a su actor de tomar drogas durante la filmación.

Gael García Bernal en 'La mala educación'. 

Diez años después ocurrió lo mismo con Jorge Sanz, pero el resultado fue más radical. Sanz fue sustituido por Liberto Rabal en el rodaje de Carne trémula. Nunca se ha aclarado del todo lo sucedido. Según unas versiones, Sanz no vocalizaba bien y esto exasperaba al cineasta. Según otras, el actor no toleraba el carácter del manchego. Ni uno ni otro han esclarecido lo que pasó.

Gael García Bernal consiguió una de las mejores interpretaciones de su carrera en La mala educación. Pero la cosa no fue sencilla. El actor mexicano nunca ha querido hablar del asunto, pero sí que ha explicado que rodar con Almodóvar no es precisamente sencillo.

Emma Suárez y Luis Homar: Dolor y gloria

Emma Suárez consiguió con Julieta (2016) el Goya a la mejor actriz. "Gracias, Pedro Almodóvar, por ponerlo tan difícil, por ser tan minucioso, tan impecable, tan difícil a veces, porque eso hace que una lo pase fatal y quiera mejorar" dijo la actriz al recibir el galardón. A buen entendedor…

Luis Homar, que rodó a las órdenes del manchego La mala educación (2004) y Los abrazos rotos (2009) también dedicó unas palabras en sus memorias a su peculiar relación con el director de cine: "Con Almodóvar aprendí muchas cosas. Del cine y de lo que lo rodea, con él entras en otra dimensión. Él estaba fascinado conmigo y yo con él, la promoción de 'La mala educación' fue apoteósica, viví en la gloria durante unos días. Si me hubieran llegado a decir cómo acabaría todo, no me lo creería".

Toda la buena conexión que tuvieron durante su primer film se rompió en Los abrazos rotos. Almodóvar no se sentía bien con la forma de interpretar de Homar y él se encontraba inseguro, lo que le llevó a vivir momentos de inestabilidad emocional. Un recuerdo amargo a pesar de los éxitos cosechados.

COMPARTIR: