01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El lienzo se titula 'Retrato de una dama', y fue sustraída de una galería en la ciudad de Piacenza, al norte de Italia

La misteriosa historia del cuadro robado de Klimt que apareció en el mismo lugar 20 años después

Retrato de una dama, de Gustave Klimt
Retrato de una dama, de Gustave Klimt
Un famoso retrato del pintor austriaco Gustav Klimt, 'La dama', llevaba desaparecido más de 20 años y recientemente ha vuelto a aparecer en el mismo lugar donde se encontraba cuando pudo ser sustraído, en una galería de la ciudad de Piacenza, al norte de Italia.

La pintura protagonista de esta historia es 'Retrato de una dama', un óleo pintado entre 1916 y 1917, y se cree que representa a una mujer que fue amante del pintor. Klimt se había enamorado locamente de una joven de Viena a la que decidió convertir en su musa, pero esta murió repentinamente y el pintor decidió pintar su retrato para aliviar el dolor por la pérdida y quizá recordarla para siempre.

Más allá de los motivos amorosos por los que fue pintado el cuadro, la historia que hay detrás de su desaparición y posterior reaparición es rocambolesca. Hace más de 20 años el lienzo se encontraba en una galería de la ciudad italiana de Piacenza.

La trama empezó a coger forma cuando una estudiante de arte de 18 años de edad, Claudia Maga, descubrió mientras hojeaba un tomo de obras completas de Klimt un gran parecido entre el cuadro en cuestión y otra pintura del autor conocida como 'La dama joven', desaparecida desde principios de siglo.

La estudiante contó hace unos años en una entrevista para la 'BBC' que una de las mujeres de las pinturas llevaba una bufanda y un sombrero, pero ambas tenían la misma sonrisa y un lunar igual en la mejilla izquierda. Entonces decidió fotocopiar y ampliar las dos pequeñas fotografías, delineó el perfil de 'La dama joven' y lo puso sobre el retrato de 'La dama'.

retrato-dama-joven-klimt

'La dama joven'

De esta manera descubrió que uno de los dibujos escondía al otro debajo, algo que el estudio con rayos X le dio la razón posteriormente. El cuadro era una versión sobrepintada de una pintura anterior en el que la mujer llevaba sombrero y bufanda y que, supuestamente, llevaba desaparecida muchos años. Tras conocer la noticia, el pueblo de Piacenza aprovechó para organizar una exposición especial y así mostrar la pintura en una nueva ubicación.

 

Fue entonces cuando el retrato pintado por Klimt desapareció. El robo se produjo en febrero de 1997, pero en un primer momento nadie se dio cuenta. El personal de la galería creyó que había sido retirado como parte de los preparativos para la nueva exposición, pero las puertas estaban abiertas, la gente entraba y salía libremente y el sistema de seguridad estaba desconectado.

Salvatore Cavallaro, sargento mayor de Carabineros, no encontró una respuesta clara a la desaparición e incluso se llegó a pensar que los ladrones habían hecho alguna clase de acrobacia para poder entrar por un estrecho tragaluz. Todas las hipótesis fueron desestimadas y el caso fue cerrado.

robo-cuadro-klimt

Carabineros custodiando el cuadro de Klimt 

Las respuestas a este misterioso suceso no han llegado hasta hace unas semanas. Si  Cavallaro no pudo comprender como los ladrones pudieron haberse llevado el cuadro, fue porque nunca salió de la galería, sino que se encontraba escondido en un nicho chapado dentro de una bolsa de basura.

La reaparición del cuadro se tomó con precaución, puesto que no era la primera vez que presuntamente aparecía, por lo que los expertos del museo creyeron al principio que podía tratarse de una falsificación. Finalmente, tras los análisis realizados, se descubrió que el cuadro, encontrado en perfectas condiciones excepto por na marca, era el original. 

 

La explicación más probable que los expertos del museo han dado para aportar luz a este caso es que los ladrones escondieron el retrato con la esperanza de regresar para recuperarlo y venderlo de nuevo. El problema es que en los años 90 el valor de las obras de Klimt subió, llegando a valer el 'Retrato de una dama' 60 millones de euros, lo que dificultaría vender una obra tan cara a un comprador privado y por ello se rindieron.

COMPARTIR: