19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista, íntimo amigo de Pedro Carrasco, desde el canal de Youtube ‘Juancavlog’, alega que "Rocío sigue teniendo en la cabeza a Antonio David"

Paco Narváez: "A Rocío Carrasco la mimaron tanto, que se subió a la chepa de Pedro Carrasco y Rocío Jurado"

El Cierre Digital en Rocío Carrasco en un imagen de la docuserie 'En el nombre de Rocío'
Rocío Carrasco en un imagen de la docuserie 'En el nombre de Rocío' / Mediaset
Paco Narváez destapa en exclusiva "las trifulcas emocionales proferidas por Rociíto hacia su padres, quienes se llamaban de madrugada por el comportamiento de su hija". Desmiente que "Rocío hiciera las paces con su padre antes de su muerte", y asegura, que "llamaba loca a su madre, Rocío Jurado". Además, reta a su actual pareja, Fidel Albiac, "a que comparezca en Telecinco en lugar de mover hilos en la sombra detrás de Rocío".

El periodista, Paco Narváez, ha salido al quite de las afirmaciones vertidas recientemente por Marisa Martín Blázquez, en el programa Viva la Vida aunque ha reconocido como cierto lo relatado por esta colaboradora de Telecinco sobre "la última jornada que compartieron Pedro Carrasco, antes de su fallecimiento el 27 de enero de 2001, y su pareja Raquel Mosquera en su domicilio, junto a Rocío Carrasco, que resultó catastrófica". Narváez no entiende la repercusión que se la ha dado cuando ya había contado en ese mismo programa, en abril de 2021, lo que había sucedido en esa noche tan fatídica. "Por eso salgo a la palestra, quiero volver a hablar", manifiesta.

"A menudo, Pedro Carrasco me contaba las peleas que tenía con su hija, por la que sentía una preocupación personal continua, no había una semana en la que no hubiera conflictos, pero aquella noche, en la que se entregaron algunos regalos, fue definitiva. Se produjeron situaciones muy desagradables, hubo insultos y discusiones en esa reunión familiar. Además, puedo confirmar que Rocío jamás hizo las paces con su padre antes de morir. No se concilió con él, aunque se diga lo contrario", indica el periodista.

"Rocío Carrasco llamaba loca a su madre"

Narváez, avanza en exclusiva "algo que nunca había contado sobre las confidencias de Pedro Carrasco" durante una entrevista en el canal de Youtube ‘Juancavlog’ respecto "al drama emocional que sufrían los progenitores de Rocío". "Hacía sufrir a sus padres, era una niña muy grosera, se encaraba a sus padres porque veía que siempre se salía con la suya, era su única hija, la alcahuetearon tanto, la mimaron tanto, que se subió a la chepa de Pedro Carrasco y Rocío Jurado, a la que no conocí en persona. Cuando ya estaban separados, Rocío llamaba ‘loca’ a su madre, a la más grande de España, y llamaba ‘flojo’ a su padre, al que trataba de ridiculizar, no le gustaba que saliese con una peluquera como Raquel Mosquera. Pero lo que no se sabía es que Rocío Jurado, cuando las cosas se ponían mal en casa, llamaba de madrugada a Pedro, siendo pareja de Raquel, para decir qué hacemos con esta niña, no soporto más, que venga alguien a la casa", afirma Naváez.

Pedro Narváez. 

"Había momentos en que era insoportable la situación. Su padre me decía que su hija no tenía límite. El fallo es que era una intocable, le daban todo lo que pedía. Cuando Pedro estaba más contento con su hija, ‘la niña’, porque no se le podía llamar Rociíto, pues montaba en cólera, era cuando pasaba días de vacaciones con la familia que ahora llaman ‘mediática, Rosa Benito, Amador Mohedano y su prima, Chayo Mohedano. Ella, Chayo, si tiene alma de artista, afirmaba Pedro, pero mi hija, Rocío, no. Cada uno en la vida viene a desarrollar unas actitudes, pero Rocío como modelo y en la televisión no funciona", sostiene Narváez.

En esta línea, el periodista sale en defensa de la que fue pareja de Pedro Carrasco mientras se dirige a Rocío: "Raquel Mosquera, fue un regalo para tu padre, le volvió a dar vida, ella siempre ha sido una curranta, con todo el derecho a rehacer su vida".

"La docuserie de Rocío se basa en una mentira"

"En televisión, estos docudramas y quilombos están muy guionizados. La primera y segunda parte de la docuserie de Rocío Carrasco es una gran trola, se dicen muchas verdades a medias para crear confusión, se insinúan muchas cosas, se dan la pruebas que le conviene a cada persona y en cada momento. La serie está hecha a su medida, elaborada en un plató para lanzar un mensaje que interesa, tanto a Rocío, como a su actual pareja, Fidel Albiac, a la productora y a la cadena", continúa Narváez.

Pedro Carrasco y Rocío Jurado. 

"Cada cosa está acomodada al momento que se quiere lanzar a la audiencia, pero no es así como sale en televisión, sino que hay que fijarse bien en quién lo dice y si las personas que participan tienen credibilidad pues el tema de la docuserie se basa en una mentira y en un gran negocio. Los protagonistas son los que están en casa, los que dan la audiencia, tienen derecho a exigir la verdad, si no es una falta de respeto a la audiencia que nos tomen por tontos", subraya el periodista.

"Una ministra llamó maltratador a Antonio David"

Paco Narváez sostiene que "hay que tener pudor cuando hablamos de maltrato. Nunca había visto a una ministra de Igualdad, Irene Montero, denunciada en Bruselas por este caso,  salir y llamar maltratador a Antonio David, junto a toda esa jauría de periodistas, dando credibilidad al hilo conductor de esa historia de Rocío Carrasco que acabó archivada en los juzgados. Ahora hay periodistas dando un paso  atrás, porque se dan cuenta de que lo que cuenta Rocío no se sustenta, no tiene ni pies ni cabeza, está mal hilado", puntualiza.

"Por otra parte, en relación con la imagen de Rocío en televisión no es la adecuada, deberían cambiar de estilista. No tiene telegenia, todo lo que ha hecho en televisión ha sido mediocre desde que empezó con el Padre Apeles y María Teresa Campos. A Rocío le han dado programas por ser la hija de quién es, como nos han ayudado nuestros padres a todos, porque ha sido dependiente, pero tiene que demostrar profesionalidad. En el caso de ella, no deslumbra por sus virtudes, como me decía su padre", explica sobre la carrera televisivo de la hija de la chipionera. "Rocío siempre quiso ser la princesa, heredera al trono de su madre, pero nunca fue princesa ni reina porque no tiene trono", remata.

"Nadie nombra a la vidente Cristina Blanco"

Según Naváez, el padre de Rocío Carrasco "intentaba alejar de su hija la corte viciosa que tenía en ese momento a su alrededor, ‘no me gusta el círculo de amistades que está con mi hija’, decía". "El grupo cercano a María Teresa Campos, las chicas de Hermida, la hermana de Jesulín de Ubrique o Lara Dibildos, no porque le cayera mal una persona sino que su hija tenía esa corte de palmeros, que la aguantaban todo, la doraban la píldora y Rocío se salía con la suya", especifica.

Rocío Carrasco, Cristina Blanco y Antonio David. 

"Pero hay una pieza fundamental en esta historia que nadie nombra, que es la vidente Cristina Blanco, que tenía una sección particular en el programa de María Teresa Campos, a quién denominaban ‘la percibo’ porque en todos sus vaticinios empezaba con esa palabra, ‘percibo que te va a pasar…’. Era una vidente de la época con poder de influencia, conocía secretos de la gente de alrededor a la que le leía las cartas", explica el periodista.

Reto a Fidel Albiac

"Después de poner a parir a todo el mundo, deberían dar una oportunidad a que las otras personas hablen, en un directo, sin guion, un cara a cara con Rocío Carrasco, como es el caso de Rosa Benito, y con el resto de afectados, pero no hay bemoles para hacer esto porque podría salir muy mal", indica el periodista.

"El personaje que está por detrás manipulando es la pareja de Rocío, Fidel Albiac, quien debería salir al plató a defenderse de las acusaciones que se le apuntan, pero no tiene lo que hay que tener, no como Pedro Carrasco, que era un caballero español que se vestía por los pies", explica sobre el actual marido de Rocío Carrasco.

"Rocío tiene en su cabeza a Antonio David"

"Después de todos los procesos jurídicos que Rocío ha vivido con su expareja y padre de sus hijos, Antonio David, creo que ella sanará el día que este hombre salga de su cabeza, pero es evidente que sigue en su cabeza porque despotrica de él, incluso lo llama ‘el ser’", termina Pedro Narváez sobre la única hija del que fue su gran amigo.

COMPARTIR: