13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con 59 años, su vivida cambió a los 26 después de haber rodado junto a actores como Fernando Esteso, Andrés Pajares, Antonio Ozores o Ángel Cristo

Adiós a Azucena Hernández: la actriz del destape que tras sufrir una accidente y quedar en silla de ruedas luchó a favor de la eutanasia

La actriz Azucena Hernández.
La actriz Azucena Hernández.
Azucena Hernández, actriz del destape en la década de los 80, ha fallecido a los 59 años de edad, según ha confirmado la Unión de Actores y Actrices. La intérprete estaba en silla de ruedas desde hacía 33 años como consecuencia de una tetraplejia tras un accidente de tráfico.

Nacida en Barcelona en 1960, Hernández entró en el mundo del espectáculo por casualidad cuando con 18 años fue elegida Miss Barcelona, representando a la provincia en Miss España. Este corto paso por el mundo del modelaje hizo que Valerio Lazarov en la película Las eróticas vacaciones de Estela, una de las típicas producciones de Ignacio F. Iquino caracterizadas por, bajo el manto del destape, hacer películas de mal gusto y machismo.

A partir de ahí empezó una fulgurante carrera acompañando a los cómicos de la época, siempre ligera de ropa. Rodó sobre todo con la factoría Ozores en films como El erótico enmascarado (1980) junto a Fernando Esteso, Brujos mágico (1981) con Andrés Pajares o El Cid Cabreador (1983) con Ángel Cristo. También participó en films con toques más gamberros como Las crónicas del bromuro (1979), Bacanal en directo (1979) o El consexo (1979), donde se hacía una parodia de la situación política. Llegó a ser protagonista de La momia nacional (1981) e Historia aberrantes (1982), donde compartió protagonismo con la reina del destape María José Cantudo y que se rodó en la finca Valdelafuentes, propiedad de los Franco.

Sin embargo, su género favorito fue el terror trabajando junto al maestro del género Paul Naschy en El carnaval de las bestias (1980) o El retorno del hombre lobo (1981). En televisión participó junto a Mayra Gómez-Kemp y Andrés Pajares en Ding Dong (1980) y como azafata en ¡Gol… y al mundial 82! (1981).

Su carrera comenzó a tomar otro aire cuando aceptó rodar a las órdenes de Eloy de la Iglesia en La estanquera de Vallecas (1986) y en la obra de teatro Enrique IV de Pirandello. En ese momento, ocurrió el accidente que le cambió la vida. Fue a la vuelta del teatro camino de Las Rozas el 19 de octubre de 1986 y, ocasionado, por culpa de la lluvia. La actriz sufrió una parálisis del 90% de su cuerpo, con 26 años.

En los años inmediatamente posteriores su drama fue portada de las revistas del corazón y llegó a recibir la visita de Julio Iglesias que le aseguró ayuda económica para viajar a Estados Unidos y mejor su situación. Además, en febrero de 1988 se celebró un festival benéfico para recaudar dinero para ella al que acudieron varios artistas del momento. Un años más tarde se hizo célebre una entrevista que concedió a Iñaki Galibando en el programa de TVE En familia. En ella reclamó su derecho a morir dignamente y que se legalizara la eutanasia. Su intervención en este programa, generó todo un debate social sobre el asunto, que, hoy, treinta años después, sigue sin solucionarse.

Junto a Andrés Pajares en 'Brujas Mágicas'. 

Con los años y con las mejoras en su salud, fue animando su carácter y, desde el Hospital de Tetrapléjicos donde vivía, se trasladaba puntualmente a programas de televisión donde era entrevistada como La noria, ¿Dónde estás corazón?, A tu lado o Tiempo al tiempo, donde, entrevistada por Concha Velasco, aseguró que quería seguir viviendo, pero que su lucha por la legalización de la eutanasia y apoyó al entorno de Ramón Sanpedro. También en las revistas del corazón, sobre todo en ¡Hola!, aparecía casi todos los años recordando su situación. En ella aseguraba que el único compañero de su época de esplendor que la visitaba con asiduidad era Andrés Pajares.

La muerte de Manuel Tejada

Esta semana también ha fallecido a los 79 años, otro nombre de nuestro cine. Tejada inició su carrera a comienzos de los años 60 con pequeños papeles en películas como La ciudad no es para mí o No somos ni Romeo ni Julieta y alternó estos trabajos con apariciones en series de televisión.   

 Precisamente, en una de ellas, Cañas y barro, fue donde alcanzó su primer gran reconocimiento, luego refrendado con su papel en otra serie popular Verano azul, en la que daba vida a Agustín, el padre de Tito y Bea.    

Tejada continuó alternando papeles en cine y en televisión en la época de los 80, desde su participación en películas como El crack hasta su presencia en episodios esporádicos en Anillos de oro o en trabajos para Estudio 1.

El actor Manuel Tejada. 

El actor continuó trabajando en series de los años 90 como Médico de familia o Tío Willy, a las que sumó en la primera década del siglo XXI sus participaciones en Hospital central, El comisario o 7 vidas.

 También trabajó con Álex de la Iglesia en La comunidad o Balada triste de trompeta y su último trabajo fue con José Luis Garci en Holmes & Watson: Madrid Days.

COMPARTIR: