17 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras el fracaso en el Mundial de 2022, el nuevo combinado nacional estará en París para continuar con el legado de Ona Carbonell o Gemma Mengual

La natación artística española recupera su era dorada: La sincronizada de Iris Tió y Alisa Ozhogina, sueño de los JJOO

Las nadadoras del equipo nacional de natación artística, Txell Mas, Iris Tió y Paula Ramírez
Las nadadoras del equipo nacional de natación artística, Txell Mas, Iris Tió y Paula Ramírez
Tras el fracaso en el Mundial de 2022, el combinado español de natación artística, antes natación sincronizada, ha vuelto a ilusionar con hacer un buen papel en los Juegos Olímpicos 2024 con dos nombres propios. Iris Tió y Alisa Ozhogina encabezan un equipo dirigido por la entrenadora Mayuko Fujiki que promete ser una renovada generación dorada de su disciplina deportiva y el relevo en Paris de nadadoras como Ona Carbonell o Gemma Mengual.

En un emocionante giro para el mundo de la natación artística en España, después del fracaso en el Mundial de 2022, se augura una nueva era en este deporte, con la cita especial de los Juegos Olímpicos de París 2024 a la vuelta de la esquina. Esta nueva generación viene marcada por la innovación, el talento y la pasión de nadadoras excepcionales.

"Para estar en el podio en París hay que hacerlo mejor", admite la entrenadora del combinado nacional Mayuko Fujiki en una entrevista para el diario El Mundo. Y es que el objetivo es claro, dejar huella en los Juegos Olímpicos París 2024, sobre todo después de los triunfos en el Mundial que disputado en Doha hace unos meses, en el que acabaron en cuarta posición tanto el dúo formado por Iris TióAlisa Ozhogina como el equipo. Demostraron que aunque aún queda mucho trabajo por hacer, la semilla de la nueva generación que se viene ya se ha plantado, y de cara al próximo verano quedan varios meses y sobran ganas e ilusión, todo es posible. 

natacion-artistia-1

El equipo español, en el Mundial de Doha

La natación artística, antes natación sincronizada, ha revivido gracias a la ilusión de las niñas que crecieron admirando a las estrellas de la época dorada, como Tió, y gracias al trabajo del nuevo equipo técnico dirigido por Mayuko Fujiki. Con su enfoque innovador, su talento excepcional y su pasión contagiosa, España está escribiendo un nuevo capítulo en la historia de la natación artística.

Nueva generación en España

Tras el fracaso de España en el Mundial de 2022, el primero sin las estrellas de la generación dorada del pasado, se auguraban pocas visitas al podio en los próximos años. Sin embargo, ese traspiés solo fue el comienzo de lo que se viene en el futuro. Una década después, en la cita mundialista de Fukuoka del año pasado, España volvía a los podios antes de una de las citas más importantes, los Juegos de París 2024. Obtuvieron siete preseas, igualando el mejor registro obtenido en Barcelona 2013, y en la presente edición en Doha han cosechado cuatro metales. Es inevitable no pensar que se puede dejar huella en París 2024 este verano.

natacion-artistia-3

"Quiero ser como ella", aseguró en su día Iris Tió, refiriéndose a Ona Carbonell, y a día de hoy, se ha convertido en la nueva estrella de la natación artística española y la imagen de la resurrección de la selección. La entrenadora de la artística nacional Mayuko Fujiki señaló que "Iris y Alisa son dos estrellas. Debutaron en Tokio siendo muy jóvenes (18 y 19 años) y son nuestra apuesta para seguir la línea de Ona y de Gemma Mengual y Andrea Fuentes", en una entrevista para el diario El Mundo, en la que habló sobre algunas de las deportistas que forman esta nueva generación de la natación artística española.

Nueva natación artística

"Ahora hay estrategias distintas y cada país puede llevarse el reglamento a su punto fuerte", asegura Mayuko Fujiki. La natación artística era la disciplina más encorsetada de todas en los Juegos Olímpicos y ahora, gracias al nuevo reglamento, que premia las acrobacias y castiga más los errores, se ha vuelto más libre.

En España, la natación artística, también ha experimentado una transformación en los últimos años, el deporte ha evolucionado hacia un enfoque más creativo y atlético, con una mayor libertad en la interpretación y la expresión artística. De cara a los próximos Juegos Olímpicos de París 2024, Rusia y China parten como favoritas, pero detrás de ellas, con el nuevo reglamento, puede pasar cualquier cosa.

COMPARTIR: