02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En los años cincuenta triunfó en este género musical haciendo pareja con Antonio Garisa y en los años 90 secundó a Lina Morgan en televisión

Fallece a los 95 años Mary Begoña, la primera vedette de la Revista y gran secundaria del cine español

Mary Begoña.
Mary Begoña.
Mary Begoña ha fallecido a los 95 años. Empezó secundando a Lola Flores y acabó haciéndolo con Lina Morgan en la serie 'Hostal Royal Manzanares'. Por el camino, se convirtió en una exitosa vedette formando pareja con el cómico Antonio Garisa. En el cine siempre interpretó papeles de reparto especializándose en mujeres de corte popular en repartos encabezados por estrellas como Sara Montiel, Gracita Morales o Rocío Jurado. Se retiró del mundo del espectáculo en 2004.

Mary Begoña, una de las eternas secundarias del cine y el teatro español, ha fallecido a los 95 años en la residencia de ancianos en la que vivía desde hacía años. Nacida como Begoña Bragas en Bilbao en 1925 pronto mostró actitudes para el mundo del espectáculo, subiéndose a las tablas en el entonces fructífero género de la revista. Era 1938 y España estaba en plena Guerra Civil. En la comedia musical patria también se vivía, como en los ejércitos, en una implacable jerarquía. Se arrancaba como viceptible, para pasar después a tercera vedette, a segunda y, al fin, a ser la estrella de la compañía, algo que se notaba por ser la que más joyas y plumas tenía.

La bilbaína entendió pronto que su nombre real, Begoña Bragas, no era el más apropiado para dedicarse al mundo del espectáculo y se convirtió así en Mary Begoña. Los años cuarenta trajeron cambios al género de la revista que dejó de considerarse como género sicalíptico al refinarse los libres y contenerse los excesos en el exhibicionismo carnal. Eran los años de la censura implacable y el doble sentido en los musicales.

En 1944 se sumó a un espectáculo que hizo historia Zambra, el show que unió durante años a Lola Flores y Manolo Caracol. La Faraona y el cantaor destacaban por ser la pareja no oficial de la España oficial. Eran pareja, pero no estaban casados porque Manolo tenía mujer legítima. Sin embargo, todo el mundo sabía que eran el dúo sentimental más famoso del país. La volcánica personalidad de ambos hacía que su ‘vida en pecado’ no escandalizara en una España que, desde 1939, era la “reserva espiritual de Occidente”. Años más tarde la propia Mary Begoña vivió una situación similar con Antonio Garisa.

Mary Begoña y Antonio Garisa fueron una exitosa pareja en el teatro musical de los años 50. 

El éxito al lado de Lola Flores y Caracol hizo fuera reclamada en 1946 por Matías Colsada, el gran capo del género de la revista, para su show De la tierra a Venus. Tras su paso por alguna compañía más se unió como pareja sentimental y artística con Antonio Garisa. Con el cómico formó una pareja infalible en las taquillas. Durante años estrenaron obras como Mas mujeres (1957); Las 7 mujeres de Adán (1957), Timoteo ¿qué las das? (1959) o Las alegres chicas de Portofino (1960). En ellas se forjaron como segundas vedettes futuras estrellas como Virginia de Mateos, Queta Claver, Maruja Tomás, Esperanza Roy o Concha Velasco.

En los años sesenta decidió dar el salto al teatro de texto junto a Garisa con textos del entonces triunfador en taquillas Alfonso Paso. Consciente de que los años pasaban y de que surgían nuevas vedettes decidió convertirse en ‘actriz de carácter’ y dio también el salto al cine.

En la pantalla grande arrancó haciendo de comparsa de Sara Montiel en La reina de Chantecler (1962) y se prodigó poco y siempre en personajes secundarios como La becerrada (1963). Destacó en los 60 en las comedias de Ozores interpretando mujeres de vertiente popular y castizo en comedias como Cuatro noches de boda o Susana, ambas de 1969. Sus mejores interpretaciones en el cine fueron en la genial adaptación de La verbena de la Paloma que llevó a acabo José Luis Saénz de Heredia en 1963 y donde la protagonista era la antigua pupila de Mary Begoña, Concha Velasco; y la comedia ¡Cómo está el servicio! (1968) de Mariano Ozores donde tenía un divertido mano a mano con Gracita Morales.

Ya en los años de la Transición participó en adaptaciones de las exitosas novelas del ultraconservador Fernando Vizcaíno Casas, íntimo amigo de su pareja Antonio Garisa, como La boda del señor cura (1979) o Y al tercer año resucitó (1980).

Sus últimas apariciones fueron en La Lola se va a los puertos (1993) a mayor gloria de Rocío Jurado y Atraco a las tres… y media (2003) innecesario remake del clásico de humor negro de los años sesenta que esta ocasión estaba interpretada, es un decir, por Josema Yuste y Elsa Pataky.

En los años noventa vivió un repunte de su popularidad al interpretar a la tía Casta en Hostal Royal Manzanares (1996-1998), la serie de Lina Morgan que fue todo un fenómeno de masas y que arrasaba en audiencia. En la producción de Televisión Española daba vida a la dueña del hostal donde Reme (Lina Morgan) acababa viviendo y protagonizando todo tipo de enredos puestos al servicio del carisma cómico de la Lina.

Mary Begoña ya había hecho alguna intervención en la pequeña pantalla en las zarzuelas que Fernando García de la Vega adaptaba en los 70 y algún Estudio 1. Sin embargo, junto a Lina Morgan vivió su época de mayor éxito con una popularidad mayor si cabe a la que obtuvo en los años en los que era una primera vedette cuando el género de la revista, a pesar de la censura, vivía una era dorada.

COMPARTIR: