23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde que Rusia atacó a su país vecino, sus artistas y compañías son rechazadas y espectáculos como el ballet ruso en el Teatro Real penden de un hilo

El mundo castiga a la cultura rusa y cancela sus compromisos con el país que preside Putin

La cultura rusa se ha visto gravemente afectada por la invasión a Ucrania.
La cultura rusa se ha visto gravemente afectada por la invasión a Ucrania.
El mundo de la cultura está castigando duramente las acciones de Rusia contra su país vecino, Ucrania. Más allá de las sanciones que ya se han impuesto por parte de muchos países, los artistas y compañías artísticas rusos están viviendo su peor momento a nivel internacional. Algunos espectáculos son cancelados y en otros casos se han rescindido contratos, como son los casos de Valery Gergiev y Anna Netrebko, cercanos a Putin.

La guerra en Ucrania está haciendo estragos y la cultura no iba a ser menos. Desde que Vladímir Putin atacara su país vecino en la madrugada del 24 de febrero, han sido muchos los espectáculos de artistas o compañías rusos que han sido cancelados alrededor del globo.

El ministro de Cultura ucraniano, Oleksandr Tkachenko, reclamaba la limitación de la presencia rusa en el panorama cultural internacional. El apoyo al país ha sido inmediato, pues muchos artistas rusos han sido apartados en el resto del mundo aunque muchos otros se han retirado por su propio pie al no estar de acuerdo con las acciones de Putin. Las cancelaciones pretenden hacer mella en la economía rusa y aislar completamente al país para que su presidente se retracte, reflexione y retire sus tropas de Ucrania.

El caso de Valery Gergiev

Valery Gergiev es uno de los directores de orquesta rusos más célebres e importantes del mundo, así como uno de los más damnificados por la situación. El Carnegie Hall de la ciudad de Nueva York decidió prescindir de sus actuaciones del pasado fin de semana, cuando Gergiev iba a dirigir tres conciertos con la Filarmónica de Viena. El motivo no es otro que su silencio. El director es amigo del presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, y no ha aclarado públicamente su postura con respecto a la situación actual. El pianista ruso Denis Matsuev, con quien iba a actuar, tampoco fue recibido, ya que apoyó la anexión de Crimea a Rusia.

El director de orquesta ruso se llevó otro mazazo el pasado martes 1 de marzo, y es que la Scala de Milán anunciaba que Gergiev no seguiría dirigiendo las representaciones de ‘La dama de picas’, una ópera con música de Chaikovski que se estrenó el miércoles 23 de febrero, justo antes del ataque ruso a Ucrania. Tanto el alcalde de Milán como el superintendente de la Scala han explicado que se le pidió a Valery Gergiev que condenara públicamente el ataque ruso, algo a lo que jamás obtuvieron respuesta.

Valery Gergiev junto al presidente ruso, Vladímir Putin.

Gergiev, además, ha sido director titular de la Filarmónica de Múnich desde 2015 hasta el pasado 28 de febrero, puesto que el alcalde de Múnich, en conjunto con los representantes de la Orquesta, dieron un ultimátum al director: “Espero de usted, como director de la orquesta, un gesto de distanciamiento claro de los ataques contra Ucrania […] hasta el lunes 28 de febrero. En caso contrario, deberemos concluir la relación contractual con usted como Director Jefe”.

Otro ultimátum le ha llegado por parte de la Orquesta Filarmónica de Róterdam, que también exige al director un posicionamiento público contrario a la guerra y que, de no ser así, cancelarán todos los conciertos con el ruso y anularán, además, el Festival Gergiev, que se iba a celebrar en el mes de septiembre.

Los artistas rusos contrarios al régimen

Algunos artistas rusos se han posicionado firmemente contra las acciones de los dirigentes de la Federación Rusa, como es el caso de Semión Bychkov, un director de orquesta ruso que condenó en su página web la invasión y, refiriéndose a aquellos que deciden no pronunciarse, decía: “El silencio ante el mal se convierte en su cómplice y acaba por volverse su igual”. Un día después, anunciaba su retirada como director de la Orquesta Juvenil de Moscú, y afirmaba en su comunicado que “aquellos individuos que se atreven a oponerse a esta guerra ponen en peligro su propia vida”.

Por su parte, el director de orquesta Vladímir Yúrovski también condenó los ataques y se mostró asombrado por la situación, además de expresar su enorme tristeza: “Estoy conectado a ambos países a través de mi historia familiar”. Otro de los casos más importantes es el de la directora del teatro Meyerhold de Moscú, financiado por la Federación Rusa, Elena Kovalskaya, quien anunció su dimisión en las redes sociales y calificó al presidente ruso de asesino: “No se puede trabajar para un asesino y recibir un salario de él”, sentenciaba.

Kirill Savchenkov y Alexandra Sujareva también se han posicionado en contra de la invasión y los ataques de Rusia a Ucrania y han renunciado a representar a su país en la edición 59 de la Bienal de Venecia donde, finalmente, no habrá representación rusa.

Por otra parte, el museo de arte contemporáneo Garage, en Rusia, ha anunciado que no abrirá sus puertas hasta que se ponga fin a la situación, algo a lo que se ha sumado el Centro Cultural GES-2.

La cultura rusa, cancelada

Otra de las grandes perjudicadas por el conflicto es la soprano Anna Netrebko, quien lamentó la guerra a regañadientes en sus redes sociales, a la vez que afirmaba que no se puede obligar a las figuras públicas “a expresar públicamente sus opiniones políticas y condenar a su patria”. Esta falta de posicionamiento se ha traducido en la cancelación, por parte de la Ópera Estatal de Baviera, de todos los compromisos con la artista rusa, quien más tarde ha renunciado a actuaciones en Milán y Zúrich, por lo que su concierto en el Liceo de Barcelona podría ser también cancelado. Poco después, Netrebko ha decidido retirarse, por el momento, de los escenarios.

Anna Netrebko junto a Vladímir Putin, 2008.

El Reino Unido, por su parte, ha frenado en seco la gira del Ballet Estatal de Siberia y ha anulado la temporada de danza del Bolshói el próximo verano en la Royal Opera House de Londres. El Teatro Real de Madrid también cuenta con varias actuaciones programadas con el Ballet Bolshói, que de momento se mantienen. Por otro lado, la compañía ha anulado el concierto de Plácido Domingo en el Teatro Bolshói, en Moscú, el 8 de marzo.

El ballet ruso en España tiene un futuro incierto. Uno de los casos más importantes es el del Festival de Mérida, donde el Ballet de San Petersburgo iba a inaugurar la edición de 2022 con la representación de Espartaco. La compañía asegura que ha sido excluida del festival y que estaban preparando el espectáculo con la Orquesta de Extremadura. Los representantes del Festival de Mérida declaran, por el contrario, que su participación no era segura y no se puede hablar de cancelación.

Aislamiento de Rusia

Sin embargo, el boicot internacional va mucho más allá de cancelar las actuaciones y representaciones de artistas rusos o compañías del país. Han sido ya muchos los cantantes y grupos internacionales que han decidido anular sus conciertos y giras en la geografía rusa: Imagin Dragons, Green Day, Louis Tomlinson, Bring Me The Horizon

Actuación de Rusia en el Festival de Eurovisión de 2021.

En el mundo del cine, Disney, Warner y Sony han tomado la decisión de no estrenar en Rusia sus últimas películas. Además, el festival de Eurovisión ha decidido prescindir de la representación de Rusia durante este año, condenando así la invasión rusa a Ucrania –algo que jamás ha hecho con Israel, país implicado, desde hace años, en una guerra activa contra el pueblo de Palestina–.

COMPARTIR: