22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hace dos años se vació el interior para subastar todas las piezas únicas que formaban parte de la decoración y ahora se convertirá en un hotel

Otro golpe para el patrimonio de Madrid: El histórico edificio Metrópolis pierde su esencia

El edificio Metrópolis.
El edificio Metrópolis.
La conversión del centro histórico de Madrid en un macrocomplejo hotelero de lujo no cesa. Al ya operativo hotel Four Seasons, principal exponente del Complejo Canalejas, y a las obras del que será el Hotel W de Marriot, ahora se suma la transformación del Metrópolis en un espacio hotelero de la mano del grupo Paraguas. El histórico inmueble, que pasará por un proceso de rehabilitación, ya perdió buena parte de su patrimonio cuando, en 2019, se subastaron diversas piezas de su interior.

La crisis económica consecuencia de la pandemia, que ha afectado especialmente al sector hotelero y de la hostelería, no ha frenado sin embargo la conversión del centro histórico de Madrid en un macrocomplejo hotelero de lujo. El entorno de la Puerta del Sol sigue aquejado por unas obras que, en más de una ocasión, han puesto en peligro la conservación de un patrimonio que en teoría pertenece a todos los madrileños.

El último en sumarse a la lista ha sido el edificio Metrópolis de Madrid. Situado entre las calles Alcalá y Gran Vía, el Metrópolis es una de las estampas más fotografiadas de la capital. Su cúpula negra con toques dorados, en la que se sitúa la célebre escultura de la Victoria Alada, corona la antigua sede de la compañía de seguros Unión y el Fénix, diseñada por los arquitectos franceses Jules y Raymond Février y concluida por el español Esteve Fernández Caballero en 1910. Propiedad desde 1972 del grupo asegurador Metrópolis, ahora la histórica edificación se convertirá en un espacio hotelero, de restauración y ocio. El grupo Paraguas se ha hecho con el inmueble completo, en régimen de alquiler, con un proyecto que consolida la que será la próxima milla de oro de la capital.

El triángulo destinado al turismo de lujo lo cierra el ya operativo hotel Four Seasons, principal exponente de la Operación Canalejas, que ha transformado el espacio entre la plaza homónima y el comienzo de las calles Alcalá y Carrera de San Jerónimo. Para ello, hizo falta cambiar el Plan Urbanístico y la Ley autonómica de patrimonio. Además, justo enfrente, se desarrollan las obras del que será el Hotel W, gestionado por Marriot que, si bien aprovechará la estructura original del antiguo Hotel Asturias, del siglo XIX, actualizará su interior.

Subasta de piezas históricas

También los nuevos inquilinos del Metrópolis remodelarán los 'adentros' del edificio. Si es que queda algo, ya que hace dos años se subastó buena parte de su contenido. De ello se encargó la firma Ansorena, que adjudicó al mejor postor más de 100 lotes repartidos entre obras de arte, muebles y objetos que han formado parte de la decoración de las estancias de la empresa dueña del edificio. Piezas de peso histórico y factor simbólico como los moldes de la Victoria Alada o el farol de la entrada, una de las figuras más características del complejo.

El contenido íntegro de esta sala fue subastado, incluida la alfombra, una pieza de la Real Fábrica de Tapices.

Además se vendió mobiliario de oficina de principios del siglo XX, una máquina Hispano Olivetti y la alfombra anudada a mano obra de la Real Fábrica de Tapices. 

Estancias en el interior del edificio Metrópolis.

También se vendieron cristalerías, relojes, vitrinas, litografías, figuras, jarrones y obras de arte, como un busto del Rey Juan Carlos I, obra de Santiago de Santiago y el óleo de José Luis Morán que representa una de las tertulias de intelectuales de los años 70 en las que participaban Pemán, Torcuato Luca de Tena o Manuel Alcántara, entre otros.

Piezas subastadas.

El edificio, que albergará un hotel boutique, un spa, un club privado y varios restaurantes, fue sometido a trabajos de limpieza de la fachada entre 2015 y 2016. No obstante, todo apunta a que en los próximos meses se ejecutará otra rehabilitación que, esperamos, no se trate de una maniobra de distracción de cara a la remodelación de los interiores, dotados de elementos arquitectónicos de extraordinaria valía. 

Interior del Metrópolis.

Los daños del Complejo Canalejas

No es un caso aislado. La destrucción de patrimonio también tuvo lugar durante las obras del polémico Complejo Canalejas. Un mes antes de que se hiciera pública la compra, la Comunidad de Madrid redujo la protección íntegra de los edificios declarados Bien de Interés Cultural que abarca el complejo para conservar solo esa condición en la fachada y la primera crujía de la sede del Banco Central Hispano y del Banco Español de Crédito. En la práctica, esto supuso una barra libre para el vaciado del interior de los inmuebles, que contenían elementos arquitectónicos de gran valor, como escaleras, cristaleras y revestimientos.

Pero no sólo eso. En septiembre de 2018, la Academia de Bellas Artes de San Fernando denunció que las obras habían provocado grietas en la escultura del Hércules Farnese, una monumental estatua que Velázquez ordenó traer de Italia en el siglo XVII. Un asunto que finalmente se cerró en los juzgados con la absolución de la constructora.

El problema de los accesos de Metro, en comparación, es solo una pequeña muestra de cómo el Grupo Villar Mir, impulsor de este gigante urbanístico, ha tratado de cambiar el paisaje urbano de esta milla de oro a golpe de iniciativa privada.

COMPARTIR: