03 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los partidarios de Alfonso Guerra consiguieron echar a la realizadora de la dirección de la cadena pública a principios de 1989

Pilar Miró, 25 años de la muerte de la cineasta y directora de RTVE salpicada por guerras políticas

/ Pilar Miró
El próximo 19 de octubre se cumplen 25 años de la muerte de Pilar Miró. La cineasta que alumbró films como 'El crimen de Cuenca' o 'El perro del hortelano' dirigió RTVE durante poco más de dos años tras haber impulsado la famosa 'ley Miró' en el ámbito cinematográfico.

El próximo 19 de octubre se cumplirán 25 años de la muerte de Pilar Miró, que unos días antes había ejercido de realizadora de la boda de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. La cineasta falleció de un infarto a la edad de 57 años. 

El reto del evento recayó con naturalidad en Miró, que comenzó a trabajar en TVE en los años sesenta y en los setenta firmaría algunos de los capítulos más recordados de 'Curro Jiménez', que impulsó tramas orientadas en favor del cambio político que se vivía en España. 

De asesora de Felipe González a la ley Miró

Es cierto que la política acabó pasando factura a Miró, que en la Transición sufrió el secuestro de 'El crimen de Cuenca', que denunciaba unas torturas de la Guardia Civil. En aquella época ejerció de asesora de imagen de su amigo Felipe González

Y cuando este llegó a presidente, la realizadora se convirtió en auspiciadora de la famosa 'ley Miró' que comenzó a aplicar cambios sustanciales a la hora de repartir subvenciones en la industria cinematográfica al dar especial apoyo a las películas con "un interés especial" y a los "proyectos de nuevos realizadores o de carácter experimental". 

Algunos directores comerciales mostraron su enfado con la legislación. Uno de los reyes de la taquilla española, Mariano Ozores, aseguró que "la ley Miró no añadía grandes cosas a las normas por las que nos regíamos las gentes del cine, salvo la facultad de conceder unas subvenciones económicas sobre proyectos que estudiaría una comisión de profesionales nombrada por la Dirección General. Nada que oponer a la idea si no fuera porque la directora general tenía derecho a veto a las decisiones de dicha comisión. En la práctica, las subvenciones solo se concedían a productoras afines políticamente al partido en el gobierno y como estas no eran muchas empezaron a surgir nuevas productoras creadas por personas simpatizantes con el partido y con Pilar Miró. No hay pruebas, pero sí sospechas de que, al presentar la documentación, los recién creados productores incluían nombres de actores y directores que se sabía que eran bien vistos". 

Pilar_Miro2

Pilar Miró. 

"Naturalmente, estos directores y actores, que sabían que la película saldría adelante gracias a la inclusión de su nombre en el boceto, empezaron a subir sus pretensiones económicas, con lo que los presupuestos, entre otras razones de nivel de vida, subieron enormemente hasta hacer, en la mayoría de los casos, difícilmente la amortización de una película. Muchas productoras clásicas, al saberse discriminadas en la concesión de estas subvenciones, dejaron de hacer cine total o parcialmente", añadió. 

La dirección de RTVE, un disgusto 

Felipe González obtuvo su segunda mayoría absoluta en 1986 y decidió dar un golpe de timón en RTVE al relevar en la dirección general al guerrista José María Calviño, que se tomó tan a mal el relevo que no acudió a la toma de posesión de su sucesora. 

Esta era Pilar Miró, que impulsó algunos proyectos valientes (el 'Viaje con nosotros' de Javier Gurruchaga) y cometió algunos errores como la eliminación del programa infantil 'La bola de cristal', que tanto molestaba en la embajada de Estados Unidos en Madrid. 

No esperaba Miró que la batalla interna del PSOE le iba a costar el puesto tras poco más de dos años de trabajo. Y es que a principios de 1989 dimitió tras conocerse que cargó unos trajes a RTVE. El juicio posterior demostró que no hubo apropiación indebida por parte de la cineasta, que sin embargo perdió el cargo con especial alegría para el sector que lideraba el vicepresidente Alfonso Guerra. 

Desde el guerrismo se hizo chanzas con la directora general de RTVE, que decían que cargaba "las bragas" al erario público, y lanzaban maledicencias sobre el nombre del padre de su hijo Gonzalo, que al igual que hizo su madre nunca ha desvelado quién es su progenitor. 

COMPARTIR: