27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Nunca se sabrá la verdad de su muerte, pero a todos les benefició su desaparición", asegura Pablo Rodríguez Lago, autor de 'Volviendo a Neverland'

Así se construyeron las acusaciones de abuso sexual contra Michael Jackson

Michael Jackson.
Michael Jackson.
Las acusaciones de abuso sexual contra Michael Jackson,la última celebridad clásica del siglo XX, son constantemente objeto de revisión. La leyenda negra de estas acusaciones es uno de los temas que siempre penden sobre la figura del cantante internacional. El gallego Pablo Rodríguez Lago ha investigado en su libro 'Volviendo a Neverland' (Ediciones APPLEHEAD) cómo se gestaron éstas y los intereses mediáticos, económicos y personales que hay detrás del sórdido asunto, así como en su vida íntima

Michael Jackson forma parte de esa serie de celebridades muertas sobre las que constantemente se cuentan cosas con tal pasión que parece que la estrella sigue estando entre nosotros. Lo mismo que ocurre con Diana de Gales, Marilyn Monroe o John Kennedy. Además, en el caso de Michael, tiene el dudoso honor de ser el artista muerto más rentable. 

Falleció el 25 de junio de 2009 con poco más de cincuenta años y una imagen física que apenas recordaba al joven prodigio que sorprendió al mundo décadas atrás. Por otra parte, el eco de las denuncias por presunto abuso sexual a menores nunca se extinguieron definitivamente, sobre todo, cuando una década después de su muerte el documental Leaving Neverland volvió a convertir a 'El Rey del Pop' en un depredador sexual, acabando con la posibilidad de rehabilitar su imagen aún cuando la justicia le había dado la razón. 

Pero, ¿por qué la presunción de inocencia ha desaparecido incluso postmortem para Michael Jackson? ¿Por qué está tan asentada en la sociedad la idea de que compró su inocencia? Pablo Rodríguez Lago ha buceado en la documentación existente sobre este escabroso asunto y el resultado es Volviendo a Neverland (Ediciones APPLEHEAD). 

"Michael Jackson es fácilmente caricaturizable. Es como un personaje de cómic. No se le considera un personaje real, está deshumanizado. Un periodista, en el año 1999, publicó un libro, Tabloid Baby, donde contaba cómo la prensa amarilla estadounidense crea noticias inventadas y creo que Jackson era el objetivo perfecto. Llegaron a crear la idea de que tenía relaciones con su llama y lo vendieron a Londres para luego hacerse eco de ello en Estados Unidos, citando fuentes de la prensa inglesa. Eso prueba cómo con Michael vale todo, se cruza cualquier límite porque el público está dispuesto a creer cualquier cosa sobre él", asegura Pablo. 

Las acusaciones de acoso 

Michael Jackson adquirió su famoso rancho Neverland en 1988 en California. Esta casa, unida a su imagen ya para siempre, se convirtió en todo un museo de una infancia que nunca disfrutó como tal. A finales de los 80, Jackson ya era el cantante más exitoso del mundo y podía tener en su casa lo que el niño Michael siempre anheló: Sala de cine, de juegos o un parque de atracciones.

Portada del libro de Pablo Rodríguez Lago. 

Así, para Pablo Rodríguez Lago Michael Jackson "fue una persona que no tuvo infancia y la intentó compensar construyéndose ese mundo idílico en su propia casa". Un lugar que también quiso compartir con otros niños. "Colaboraba con la fundación Make a Wish y autocares de niños acudían a visitar el lugar. Eran niños sin recursos, con cáncer... Pero él casi nunca estaba, hacía giras mundiales", puntualiza. 

Su relación con los menores nunca generó comentarios hasta que en 1993 el asunto se convirtió en un tema sórdido para los medios. La familia de Jordan Chandler, un joven de 13 años, lo acusó de abusos sexuales. Sin embargo, las pruebas eran muy endebles. Todo se basaba en un informe de un psiquiatra que nunca se entrevistó con el crío y en un declaración que Jordan hizo, según se ha sabido después, condicionado por su padre. 

Evan Chandler estaba divorciado de la madre de Jordan, que había rehecho su vida sentimental con otro hombre que es quien conoció a Jackson. Un accidente en su coche hizo que el cantante recurriera a los servicios de este hombre y él, sabedor de que su hijastro era fan de Jackson, le pidió que llamara al pequeño. Comenzó así una relación de amistad con toda la familia que llevó incluso a la prensa del corazón a especular con que la madre de Jordan fuese la nueva pareja del cantante. 

Evan Chandler comenzó a sentirse apartado y a ver cómo los intentos de su padre para que Michael Jackson lo introdujera en el mundo del cine no daban el fruto esperado. Por ese motivo, urdió un plan junto con un abogado experto en temas civiles. 

Se inició así un proceso donde la imagen pública de Michael Jackson se vio especialmente afectada. Finalmente, acabó firmando un acuerdo en el que no reconocía bajo ningún concepto los hechos pero accedía a pagar una importante cantidad de dinero a Jordan. 

Pablo Rodríguez Lago ha investigado en su libro 'Volviendo a Neverland' las circunstancias que rodearon las acusaciones por presunto abuso sexual. 

Para Rodríguez Lago "ha quedado la idea de que pagó para evitar un juicio y no es verdad". "Lo cierto es que el quiso anteponer el proceso penal al civil porque sabía que era inocente. Sin embargo, eso no fue posible. Bajo nuestra mentalidad es difícil de entender porque en nuestro derecho esto no es posible. Si hay una agresión sexual o un asesinato, hay un proceso penal, pero allí no. De hecho, este asunto cambió la ley en California y ya no se puede poner un proceso civil antes que uno penal en un caso así. Pagó porque el proceso amenazaba con alargarse años y suponía suspender una gira muy importante. Además, el proceso penal siguió adelante pero Jordan se negó a testificar y hay que recordar que Michael acabó demandando al abogado del padre por extorsión", añade. 

El chivo expiatorio de Hollywood

La muerte de Michael en 2009 dio lugar a que los problemas judiciales por un asunto tan escabroso quedaran olvidados. Cuatro años antes había pasado nuevamente por un calvario judicial pero, en esa ocasión, sí hubo un proceso penal y una sentencia donde se declaraba al artista como "no culpable" ante la exhibición de una serie de pruebas que, en el mejor de los casos, se podrían calificar de endebles. 

Sin embargo, una década después de su óbito, el documental Leaving Neverland volvió a poner de actualidad los presuntos abusos sexuales. Este documento gráfico se basa en el testimonio de Wade Robson, quien acusa al cantante de haber abusado sexualmente de él en su infancia. Robson declaró en 2005, bajo juramento, que nunca había tenido contactos de índole sexual con el artista. 

"Robson quiso casarse en Neverland y fue el máximo defensor de Michael cuando él muere, pero diez años después su situación había cambiado. Necesitaba dinero. Él es coreógrafo y había perdido varios trabajos, como una gira con Britney Spears, y el patronato que administrada el legado de Jackson le había ofrecido ser el coreógrafo del espectáculo homenaje que preparaba El Circo del Sol y, finalmente, eligieron al mismo del espectáculo de Britney. Está claro que la venganza y el dinero le llevaron a realizar este documental", cuenta Pablo Rodríguez Lago

Wad Robson. 

El documental llegó a HBO en un momento muy concreto de la historia del espectáculo en Estados Unidos, cuando se desató el alud de acusaciones de abuso sexual y de poder que tenía como objetivo al productor Harvey Weinstein

"Para el movimiento #Metoo Michael era un caramelo porque, aunque en su caso sólo hubo dos acusaciones, fueron fenómenos globales. Todo el mundo sabe algo de eso, sea verdad o no", señala Rodríguez Lago.

"Ha quedado demostrado que Weinstein financió campañas sucias basadas en noticias negativas sobre ellos y tiene todo el sentido porque así consigues que el foco se desvíe de ti, y la mejor forma es hacerlo con gente mucho más popular que tú. En el caso de Michael, a pesar de la fuerza de ese movimiento no ha servido de nada. Apelando al Me Too, Robson al final del documental pide a otros niños que por favor cuenten su experiencia y se ha convertido en el movimiento Me Neider, porque lo que han contado es todo lo contario, que nunca hubo abusos", añade. 

La muerte de Michael Jackson

El final del conocido como 'Rey del Pop' también ha generado gran cantidad de comentarios. La muerte de Jackson, como todo en su vida, ha sido una fuente de comentarios y de teorías. 

Pablo Rodríguez Lago también intenta arrojar a luz sobre el final del cantante para Elcierredigital.com:  "La versión oficial es que el médico de Michael lo mató, pero lo contrataba AEG, la promotora, y todas las noches le suministraba medicamentos para dormir, sin embargo, cinco días antes tuvo una conversación con el asesor financiero de Michael y el representante de la promotora se reunió con él el día antes de la muerte de Jackson. Lo cierto es que se produjo en unas circunstancias delictivas. Se cometieron más de doce negligencias: Le suministró Propofol (anestesia general) con gran cantidad de sedantes, no lo monitorizó y se fue al baño a hablar por teléfono, tardó una hora casi en llamar a los servicios de emergencia... Hubo tantas negligencias sospechosas que la familia acabó demando a AEG pero salieron indemnes. El médico fue condenado a cuatro años de cárcel por homicidio involuntario. Nunca se sabrá la verdad, pero lo cierto es que todos se beneficiaron mucho. Michael tenía 260 millones de dólares de deuda y en un año se saldó. Se vendieron los derechos de los Beatles a Sony y hoy es el artista muerto más rentable". 

COMPARTIR: