20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mañana se publicará el primer capítulo de este serial en la que varios investigadores recuperan testimonios indispensables sobre el horrible suceso

Nueva serie de 'El Cierre Digital': Cien años del desastre de Annual, la tragedia militar donde murieron 12.000 españoles

El desastre de Annual. Zeluan.
El desastre de Annual. Zeluan.
Diversos investigadores rehacen para El Cierre Digital, en varios capítulos, la derrota militar española que pasaría a la Historia como “el desastre de Annual”, que además recuperan los testimonios indispensables para conocer lo que fue: el “Expediente Picasso”, escondido durante décadas; los intensos debates sobre Annual celebrados en el Congreso de los Diputados; las crónicas “in situ” del socialista Indalecio Prieto y las crónicas de los periodistas.

Por su interés y como “entradilla” de lo que fue el 'Desastre de Annual', adelanto hoy alguna de las crónicas que aparecerán en las próximas entregas de esta serie.

Crónica de Antonio de Lezama, Redactor Jefe de 'La Libertad'

“Verano, fatiga, afán de reposo. La naturaleza, recién renacida, parece agrietarse en un suerio gozoso, bajo el buen sol del estío. En contraste con esa voluptuosa quietud, es agudo el vibrar de la política, hondo el latido de la inquietud nacional. Verano y política. Alegrías y duelos nacionales sobre un fondo de playas" 

Zeluán

"Melilla- 14- La entrada en Zeluán produjo una viva emoción y aún más grande indignación en nuestros soldados.

Desde mucho antes de llegar se percibía un hedor casi insoportable, que hacía suponer la existencia de gran cantidad de cadáveres insepultos.

Así era, en efecto; desde antes de llegar al poblado se empezaron a encontrar cadáveres en completo estado de descomposición; en muchos de ellos se notaban signos de mutilación.

Los pozos del poblado están llenos de cadáveres

Se prohibió a los soldados beber agua de los pozos, en tanto un detenido examen no certificara sus condiciones de potabilidad.

Se está enterrando cadáveres, con gran esfuerzo y con una admirable abnegación, por parte de las tropas españolas.

La entrada de Zeluán, confirma el "Tremendo espectáculo, las violencias y mutilaciones" .

Monte Arruit

En cuanto a Monte Arruit, la tragedia y el espectáculo dantesco es aún mayor, si cabe, dadas las proporciones de la catástrofe y por ser la última posición en entregarse:

"La inmensa tragedia de Monte Arruit- Un cementerio inmenso- Las víctimas de la imprevisión- Espectáculo horroroso- Detalles emocionantes- En dos días no pueden enterrarse todos los cadáveres".

El desastre de Annual. 

"Puede decirse, por desgracia, que las noticias que se reciben de Monte Arruit no han defraudado la expectación que había por conocer el resultado de la tragedia que allí se desarrolló en los últimos días de julio y primeros de agosto. Antes al contrario, todos los informes dan a lo ocurrido allí proporciones tan horrorosas y gigantescas que el día de ayer debió haber sido un día de luto nacional, y la bandera no debió ondear solamente a media asta en el Monte Arruit, sino en toda Melilla y en toda España".

"Las tropas encontraron numerosas hogueras, alrededor de las cuales había cadáveres carbonizados. En las eras de la Compañía de Colonización se hallaban más de 400 europeos con horribles mutilaciones y en estado de descomposición". 

¿Qué valen las visiones dantescas de Nador, Segangan y Zeluán ante el aterrador espectáculo de 2.500 ó 3.000 cadáveres que en Monte Arruit son el dolor y la vergüenza de España entera?

Annual, relato de un superviviente

"El día 22 de julio estaba en Annual terminando de comer cuando se presentó un compañero, quien le dijo que en las tropas de la posición se había producido gran alarma y desbarajuste. Lo extraño, porque momentos antes de entrar en la tienda de campaña, para comer, el tiroteo enemigo había decaído mucho. Cuando salió de la tienda vio al general Silvestre, que con cara muy descompuesta y una pistola en la mano pronunciaba violentos apóstrofes. A su lado, también con la pistola en la mano, estaba el coronel Morales.

Oí al general que decía:

-Que nadie se cuide de mí que mire por sí propio. Hay que retirar los cierres de los cañones.

Salimos todos. Unos, impulsados por el miedo; otros, siguiendo a los que ya se habían puesto en precipitada marcha. Los moros invadieron la posición dando gritos salvajes y disparando una verdadera lluvia de balas. En el camino que nosotros tomamos se hallaban apostados varios grupos de moros y con ellos estaba la Policía indígena. Todos disparaban sobre nosotros, y puede decirse que materialmente nos cazaban. De los que marchábamos, más de la mitad quedó en aquel lugar.

Yo conseguí llegar a Dar-Drius, donde nos reunimos unos cientos de hombres; pero allí la situación crítica de Annual se reprodujo, y tuvimos que evacuar también aquella posición.

Cuando marchábamos hacia Melilla, un grupo de unos doscientos moros, que aparentaban actitud pacífica, se acercó a nosotros, y cuando estaban a la distancia de 50 metros rompieron el fuego. El desconcierto entre los nuestros fue grande, y los moros, aprovechando su situación favorable, se lanzaron al ataque con las gumías. Yo iba sobre una mula. El encargado de la acémila cayó herido, y vi como hundía su machete en el pecho del moro que le había herido. Otro moro se acercó al acémilo y le remató con gran saña. Yo inmóvil sobre la caballería, me fingí muerto, y a esta circunstancia, sin duda, debo la vida"

COMPARTIR: