25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El intérprete catalán fue rostro de series tan emblemáticas como 'Cuéntame cómo pasó', 'Amar es para siempre' o 'Aquí no hay quien viva'

Fallece José Lifante a los 80 años: La carrera 'infinita' del popular actor español

Fallece José Lifante a los 80 años por un trombo: la carrera 'infinita' de una de las figuras más populares del cine español / Foto: X @aisge
Fallece José Lifante a los 80 años por un trombo: la carrera 'infinita' de una de las figuras más populares del cine español / Foto: X @aisge
El actor catalán José Lifante ha fallecido en el Hospital Clínico de Madrid a sus 80 años a causa de un trombo del que no se pudo recuperar. Lifante participó como actor de reparto en cine, teatro y televisión, construyendo una abundante carrera profesional y dejando su huella en más de 200 proyectos. Pronto debutó en el cine con la película 'Juventud a la intemperie' y es rostro de series como 'Cuéntame cómo pasó', 'Amar es para siempre' o 'Aquí no hay quien viva'.

El actor catalán José Lifante ha fallecido este martes en el Hospital Clínico de Madrid  a sus 80 años, tal y como ha publicó la asociación de intérpretes AISGE en la red social X. El cine y la televisión españolas despiden ahora a una de sus figuras más populares, rostro de series como Cuéntame cómo pasó, Amar es para siempre o Aquí no hay quien viva.

La entidad de gestión de actores AISGE, de la que el actor era socio, publicaba un comunicado en el que confirmaba que “el artista barcelonés, socio número 86 de AISGE” habría fallecido a causa de un trombo del que no se pudo recuperar. Por su parte, la Academia de Cine también ha publicado una despedida para el actor en sus redes sociales al actor, que era uno de sus miembros.

Una trayectoria ‘infinita’

A sus 80 años, Lifante participó como actor de reparto en cine, teatro y televisión en más de 200 proyectos. El actor nació el 3 de junio de 1943 en Barcelona y, como él mismo expresó en una entrevista para AISGE (Artistas Intérpretes, Entidad de Gestión de Derechos de Propiedad Intelectual) en 2021, su vocación fue la actuación desde la infancia.

“Desde niño, cuando comencé a hacer teatro en el colegio. En casa no tenía ningún referente, pues todos mis mayores se dedicaron a profesiones que nada tenían que ver con esto. Pero sí les gustaba mucho el cine, y a mí eso también me marcó. Tanto que a los 14 años ya estaba matriculado en el Instituto del Teatro”, narraba para los medios en una ocasión.

Fue sobre los escenarios donde dio sus primeros pasos, pero pronto debutó en el cine con la película Juventud a la intemperie (1961). Casi 10 años más tuvieron que pasar para que volviera a las pantallas. “Mis primeros años los dediqué sobre todo al teatro. Cuando entré en contacto con el cine descubrí que estaba ante un medio donde el trabajo era muy diferente”, declaraba para AISGE.

Yo apenas sabía cómo enfrentarme a ello. Así que dediqué muchos años a prepararme bien, no solo a nivel de interpretación, donde tuve magníficos maestros, sino también a conocer los entresijos técnicos: la iluminación, el sonido, los objetivos… Ese conocimiento es fundamental porque con él gradúas la intensidad de tu actuación, el movimiento, la entonación… Estudié idiomas, lo cual me permitió trabajar en el extranjero, aprendí a montar a caballo, a conducir. En fin, cosas que me han sido de mucha ayuda”, añadía el actor.

Durante ese periodo se consagra como figura del teatro, interpretando obras como El adefesio (1966), de Rafael Alberti. En el año 1974 se traslada a Madrid y retoma una carrera cinematográfica que le llevará a participar en proyectos de ámbitos muy diversos: desde comedias, a películas históricas y wéstern, suspense y cine de denuncia social.

Sin embargo, a Lifante no le gustaba hablar de géneros. “Yo he hecho de todo lo que un actor pueda imaginar. Hasta de torero subido a un trapecio [risas]. Comedias, películas históricas, wéstern, suspense e incluso cine de denuncia social, como Gay Club (1980), de Ramón Fernández, en un momento en el que no era fácil plantear ciertos temas”, expresaba.

Así, su nombre destaca en producciones como Las truchas, Patrimonio nacional o El perro del hortelano. José también se desarrolló como como actor de voz, en trabajos entre los que se encuentra Colombo o Caballeros del Zodiaco y buscó siempre dar lo mejor de si mismo, a pesar de la relevancia del papel que interpretase.

“Estoy orgulloso de todos porque en todos defendí el papel que me tocaba. Por pequeño que fuese. E intenté transmitir emociones, que en eso consiste ser actor. Diría que siento más cariño por aquellas películas o series menos conocidas, ya casi olvidadas, pero en las que todos pusimos mucho empeño en que salieran bien”, manifestaba Lifante.

El actor añadía: “Aunque tampoco puedo obviar el privilegio de haber trabajado en películas como Patrimonio nacional (1981). Aprendí muchísimo con Berlanga”. Y es que durante su carrera ha podido trabajar de la talla de Eloy de la Iglesia, Terry Gilliam o Pilar Miró, entre otros.

Su paso por la pantalla también tuvo una parada en la televisión, donde apareció por primera ver en el programa La bola de cristal, durante los años 80, o en series como la popular Farmacia de guardia, en los 90. “En mi trabajo nunca he soñado. Siempre he sido muy realista y me ha ido bien así”, afirmaba José Lifante.

COMPARTIR: