29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A través de la historia de la falsa acusación de abusos sexuales al conocido cineasta de Hollywood, el periodista analiza las campañas de linchamiento

'El síndrome de Woody Allen', el libro de Edu Galán que analiza el peligro de 'la caza de brujas' en la cultura

Edu Galán y el libro.
Edu Galán y el libro.
Edu Galán, de la revista Mongolia, ha lanzado un libro el que utiliza la condena social que ha sufrido Woody Allen en pleno #MeToo para hablar del populismo judicial de parte de la izquierda.

 “Cuando en la gala de los Oscar empiezan a reivindicar cosas como la diversidad racial en un país en el que la gente se muere por no tener un seguro médico me entran ganas de entrar en la sala con un lanzallamas. Desconfío de todo lo que huele a la izquierda protestante y neoliberal americana”. Así se pronunciaba Edu Galán (Oviedo, 1980) en la Fundación Telefónico de Madrid en la presentación de su libro El síndrome de Woody Allen (Debate).

Su libro es una investigación sobre la falsa acusación de abuso sexual al cineasta neoyorkino que volvió a la actualidad gracias al movimiento #Metoo que dio nuevos aires a las acusaciones, sólo en los medios no en los tribunales, de la hija adoptiva de Allen, Dylan Farrow. Lo cierto es que todo esto es una excusa parta tratar muchos otros temas sobre los que Galán indaga y reflexiona: los boicots organizados por las redes sociales, la tendencia al victimismo, el peligro de los populismos aplicados a la justicia y la política y la tendencia identitaria en la izquierda.

Galán, que se niega a que le coloquen la etiqueta de humorista y prefiere definir como sátira su trabajo en Mongolia, se pone serie en este trabajo divido en 7 capítulos con dos partes. La A repasa todo el affaire Farrow-Allen desde que la actriz acusase a su entonces pareja de abusar de su hija adoptiva Dylan tras descubrir que el director de Hannah y sus hermanas había iniciado una relación con Soon-Yi la hija que Farrow había adoptado veinte años antes con su segundo marido el músico André Previn. La parte B de los capítulos se centra en reflexionar como el caso del director estadounidense es sintomático de alguno de los males de la sociedad actual.

Un duro diagnóstico de la izquierda

Además de todo esto Galán traza un retrato descarnado de la deriva de la izquierda que ha asumido luchas identitarias al concebir que no existe alternativa al sistema neoliberal. Unas diferencias que se mueven en la llamada batalla cultural en la que la derecha, en última instancia tiene siempre las de ganar. El feminismo, los derechos LGTBI o la lucha contra el racismo pueden llegar a ser asumidos en lo superficial porque no cuestiona las estructuras económicas, fuente primigenia de todas las demás desigualdades.

“Si Ana Patricia Botín puede declararse feminista o Albert Rivera rodearse de banderas del Orgullo LGTBI es que algo está haciendo mal la izquierda. Se ha centrado en lo cosmético, en aquello que apela al sentimentalismo y el sentimentalismo siempre es reaccionario porque apela al ser individual y al trazo grueso eliminando el sentido crítico”, ha asegurado Galán.

“Nuestro tiempo, huérfano de dioses a los que señalar, necesita más que nunca encontrar a un culpable dentro de la atmósfera terrestre que nos explique por qué ocurre el ml o la desgracia. […] Tras todo esto subyace la idea, infantil, individualista y emocional, es decir, propia de nuestra época, de que cuando se encuentre el culpable, o los culpables, además de tranquilizarnos como si fuese una nana, el problema desaparecerá sin más intervención que el haberlo hallado. Entre los partidos populistas se ha extendido perfectamente este mecanismo: Uno de sus éxitos radica en proponer soluciones sencillas y muy comprensibles que culpen a un variable (los extranjeros, los homosexuales, los hombres, los medios de comunicación…) para conseguir el voto”, se puede leer en uno de los capítulos del libro (Ponme 300 gramos de culpables).

El libro sigue así la estela de otros como La trampa de la diversidad de Daniel Bernabé o los trabajos sobre música de Victor Lenore o sobre Historia de Pedro Insúa que critica cierto papanatismo de la izquierda frente al triunfo sin alternativa posible de las tesis del neoliberalismo actual.

COMPARTIR: