16 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Uno de los hijos de la intérprete y el monarca inició una larga y polémica lucha judicial para ser reconocido Borbón, algo que consiguió en 2003

Carmen Ruiz Moragas: la bella actriz republicana que enamoró a Alfonso XIII y le dio dos hijos bastardos

Carmen Ruiz Moragas
Carmen Ruiz Moragas
Los grandes protagonistas de la Historia han llenado páginas de libros, ocupan estatuas en lugares públicos o se utilizan sus nombres para bautizar calles, edificios y hasta hoteles. Paralelas a sus vidas están las de sus amantes. Hombres y mujeres que asistieron desde la retaguardia doméstica a los grandes acontecimientos. Los hubo desinteresados, arribistas, enloquecidos, conspiradores y hasta espías. Observaron el devenir de la política desde la atalaya de lo íntimo.

De Alfonso XIII llegaron a decir que llenó Madrid de bastardos. Se casó más que enamorado, excitado, con la inglesa Vitoria Eugenia de Battemberg, Ena, la nieta más bella de la Reina Victoria del Reino Unido. Pronto la diferencia de caracteres se manifestó y, sobre todo, la hemofilia. La Reina inglesa de España transmitió la llamaba enfermedad de la sangre azul al heredero y a tres de sus hijos. Esto llenó de amargura tanto al monarca como a su esposa cuyas relaciones se tensaron para siempre.

Algunos historiadores como Juan Balansó aseguran que el monarca estaba aquejado de una agudizada satiriasis que le hacía depender del sexo casi constantemente. Son muchas las amantes e hijos bastardos que se la adjudican al bisabuelo del actual monarca. Muchas de ellas, mujeres del mundo del espectáculo como la folclórica Pastora Imperio o la vedette venida de Argentina Celia Gámez. Entre todas ellas destacó Carmen Ruiz Moragas. La actriz despuntó entre todas las amantes del rey por la duración y la intensidad de su historia. Durante más de una década, Carmen se convirtió en uno de los apoyos fundamentales de Alfonso XIII y le dio dos hijos de los que, sin darles los apellidos, se encargó en la distancia.

Sin embargo, ‘La Moragas’, como se la conocía en el mundo artístico, tuvo una biografía mucho más rica que no se limita a su relación con el Rey. Carmen Ruiz Moragas nació en 1896 en Madrid, era hija de Leandro Antolín Ruiz, Gobernador Civil de Granada y de una ‘niña bien’ de Málaga, María de las Mercedes Moragas. Los padres de Carmen, debido a que él estaba casado, no pudieron legalizar su unión hasta mucho tiempo después.

Una recocida actriz de teatro 

Carmen comenzó a trabajar como actriz en 1913 en la compañía de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, que sería en su día padre de Fernando Fernán Gómez. La madre de éste, Carola Fernán-Gómez empezó en la compañía junto a Carmen y mantuvo un romance con el dueño de la compañía. Otros nombres históricos del teatro y el cine español se cruzaron en la vida de Carmen, como María Fernanda Ladrón de Guevara, Rafael Rivelles o Aurora Redondo.

Alfonso XIII.

Entre las obras que interpretó destaca La malquerida, en 1913, de Jacinto Benavente, obra que marcó un antes y un después en el teatro español. También del futuro Premio Nobel estrenó Campo de armiño en 1918. Un año más tarde, pasó a ser primera actriz de Teatro Español donde interpretó El castigo sin venganza de Lope de Vega y en 1920 El antepasado de Francisco Arcebal. Luego pasó al Teatro Fontalba, donde interpretó La nave sin timón de Eusebio Fernández Ardavín en 1924. Aunque era una actriz completa, capaz de interpretar papeles en inglés y francés, el cine fue su gran asignatura pendiente. Debutó con La madona de las rosas, en 1919, hecha a su imagen pero que fue un fracaso. Solo volvería a ponerse frente a una cámara en dos ocasiones más. La última, El novio de mamá en 1934, secundando a Imperio Argentina.

El Rey y Carmen se conocieron en 1916 al inicio de la temporada teatral. Pronto el sexo dio lugar a una relación de intimidad. Al Rey le encandiló de Carmen que le tratase como si no fuera una autoridad, incluso con cierta chulería y desdén, algo a lo que no estaba para nada acostumbrado.

Boda express con un torero

Los padres de Carmen no aprobaban esta relación y tenían miedo de las consecuencias que pudiera tener para ella esta historia. Pronto les animó saber que su hija había iniciado una relación con el torero mexicano Rodolfo Gaona. La historia terminó en boda, pero el matrimonio apenas duró dos meses. Mucho se ha especulado sobre el fin del mismo. Pilar Eyre en su libro Carmen la rebelde asegura que ‘la Moragas’ no soportó los malos tratos a los que el diestro la sometía, así como los celos enfermizos del mismo. Otros rumores de la época aseguraban que el torero mexicano era homosexual y había utilizado a Carmen como tapadera y ésta, al descubrirlo decidió abandonar al matador.

El divorcio en aquella época era algo muy llamativo y más a los dos meses de contraer nupcias. El asunto fue tan comentado en la prensa de la época que incluso se llegó a rodar una película paródica La malcasada, en 1920, donde aparecía como actor en un breve papel un conocido militar de la época: Francisco Franco.

Rodoflo Gaona. 

La relación entre la actriz y el monarca se retomó con más pasión aún si cabe. Algún periodista se atrevió a hablar veladamente del tema e incluso visitaron a la familia real italiana. Según algunos autores, Alfonso XIII llegó a presentar a su amante al dictador Miguel Primo de Rivera. Carmen se situaba políticamente a la izquierda y su opinión sobre el general no era precisamente positiva.

De la relación entre la actriz y Alfonso XII nacieron dos hijos, María Teresa y Leandro Alfonso. Estando embarazada de éste último, en 1928, comenzó su relación con Juan Chabás, poeta y crítico literario. Esta relación se mantuvo casi hasta el final de la vida de Carmen. La actriz falleció en junio de 1936 víctima de un cáncer de útero. El poeta y la actriz habían montado unos años antes una compañía de teatro en el Fontalba.

Cuando se proclamó la II República ya no mantenía contacto con el monarca y se descubrió como una ferviente republicana. Sin embargo, Pilar Eyre en el citado libro cuenta cómo la actriz llegó a ponerse en contacto con Alfonso XIII para mostrarle su apoyo y recomendarle que lo mejor que podía hacer es abdicar y marcharse.

Juan Chabás. 

Los hijos habidos en común con el Rey, María Teresa y Leandro, siempre mantuvieron trato con su padre hasta la muerte de éste en Roma, en 1941. Durante años, las relaciones de estos hijos fuera del matrimonio con la Casa Real fueron cercanas e incluso cariñosas. Todo se rompió cuando Leandro en los años 90 decidió reclamar llevar el apellido Borbón. Tras un largo y polémico juicio y la publicación de sus memorias, El bastardo real, fue reconocido legalmente hijo de Alfonso XIII en 2003 y pudo usar el apellido Borbón.

COMPARTIR: