03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue la primera figura de la Compañía Nacional de Teatro María Guerrero durante 10 años e hizo historia con interpretación de 'Misericordia' de Galdós

Fallece la actriz María Fernanda D'Ocón, una de las grandes damas de la escena española

María Fernanda D'Con.
María Fernanda D'Con. / La actriz ha fallecido a los 84 años.
María Fernanda D'Ocón ha fallecido este jueves a los 84 de edad en Barcelona, según fuentes del entorno más íntimo de la intérprete. La valenciana fue dos veces Premio Nacional de Teatro y principal actriz del María Guerrero durante una década. Hizo historia con su interpretación de 'Misericordia' de Galdós y trabajó para los grandes directores del teatro español: Adolfo Marsillach, José Luis Alonso o Miguel Narros.

María Fernanda Conejos Gómez nació en Valencia el 2 de noviembre de 1937, aunque se crio en Barcelona en el seno de una familia acomodada estudiando en las salesianas. Luego se trasladó a Madrid y se educó en el Liceo Francés de la capital, uno de los pocos centros de educación ‘a la europea’ que existían en los cuarenta y cincuenta. Su buena voz le hizo empezar a estudiar en el conservatorio. José Luis Llorec, su profesor de canto, le recomendó estudiar interpretación por su forma natural de potenciar la voz y se matriculó en la clase de Carmen Seco.  Allí fue descubierta por Salvador Salazar que la recomendó colaborar en el Teatro Español Universitario (TEU).

En su primera obra ya interpretó a la protagonista. Allí la descubrió el director de teatro Miguel Narros que decidió que protagonizara Música en la noche de Priestley que fue un éxito de crítica y público. Su siguiente obra fue un texto de Ibsen.

Haciendo esta obra, conoció María Fernanda, que ya utilizaba en nombre artístico de D’Ocón como contracción de Conejos, al actor Mario Antolín que le ofreció hacer teatro juntos. El mismo día que lo conoció le dijo a su madre: “Mamá, he conocido al chico más feo pero más simpático del mundo”. Ésta contestó: “Con él te casará”. Y así fue, se casaron el 4 de enero de 1959.

En su histórica interpretación de 'Misericordia'. 

Juntos tuvieron muchos éxitos. El primero fuer girar por provincias Maribel y la extraña familia de Miguel Mihura que en esos momentos estaba arrasando en el Teatro Infanta Isabel de Madrid. A este triunfo les siguieron otros con obras como Los derechos de la mujer (1962) de Alfonso Paso o Lo sirena varada (1964) de Alejandro Casona.

En 1966 el director José Luis Alonso le ofreció convertirse en la primera actriz de la Compañía Nacional de Teatro María Guerrero con la obra La dama duende de Pedro Calderón de la Barca. Durante una década estuvo al frente de la Compañía. En esos años interpretó por primera vez su obra más exitosa: Misericordia de Benito Pérez Galdós. Se ponía en la piel de una anciana cuando ella sólo tenía 34 años. La crítica dijo que su trabajo fue una de las mejores interpretaciones del teatro español contemporáneo. Repetiría el papel con gran éxito en 2001.

Lejos de estos éxitos, en los 80 y los 90 siguió subiéndose a los escenarios pero cada vez espaciando más sus trabajos. Destacó La hoja roja (1986) de Miguel Delibes, Leticia y los peces rojos (1991), donde intercambiaba su papel con Amparo Baró o Cena para dos (1993) junto a José Luis López Vázquez.

Sin suerte en el cine

En el caso de María Fernanda D’Ocón se cumplió la máxima que parece perseguir a las grandes damas del teatro que no suelen tener suerte en su carrera en la pantalla grande. Nuria Espert, Lola Herrera o Nati Mistral son ejemplo de ello y María Fernanda D’Con no fue una excepción.

A pesar de su prometedor debut con una versión de El alcalde de Zalamea (1954), sus siguientes papeles fueron acompañando a estrellas como Juanita Reina en Sucedió en Sevilla (1955) o a las niñas prodigio Rocío Dúrcal en Canción de juventud (1962) o Marisol en Las cuatro bodas de Marisol (1967). Curiosamente, en ambas hacía de monja. Vestida con hábitos también se despidió del cine en Mala Yerba (1991), comedia a mayor gloria de Rafaela Aparicio.

Sus papeles más destacados en el cine fueron en la producción internacional Don Quijote cabalga de nuevo (1973) con Fernando Fernán Gómez como el ‘ingenioso hidalgo’ y un improbable Cantinflas como Sancho Panza y Caminos de tiza (1988) con la que consiguió una nominación al Goya a la Mejor Actriz que se llevó Carmen Maura por Mujeres al borde de un ataque de nervios.

En televisión destacó en los típicos programas dramáticos y en el infantil La mansión de los Plaff. Su último trabajo en la pequeña pantalla fue en la serie fallida de Antena 3 Dime que me quieres (2001) con Imanol Arias y Lidia Bosch.

COMPARTIR: