27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 1927 en una reunión de cineastas en el hotel Millenium Biltmor, el director irlandés creaba el boceto de un hombre desnudo con una espada

El origen de los Oscar: La imaginación de Gibbons y su servilleta con forma de humano

Cedric Gibbons.
Cedric Gibbons. / El director artístico diseñó la estatuilla de los Premios Oscar.
El origen de la estatuilla de los Premios Oscar que conocemos hoy está en una reunón en 1927 en el Crystal Ballroom del hotel Millenium Biltmorse. Allí, poderosos hombres de la industria del cine como Gibbons, Thalberg, Warner, Pickford, Fairbanks o DeMille fundaron la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS en inglés). En ese ambiente, el cineasta Cedric Gibbons cogió una elegante servilleta de lino y esbozó una figura humana. Había nacido el Óscar.

La inauguración del hotel Millenium Biltmore en 1923 fue el punto de partida para que la incipiente industria de Hollywood empezara a caminar por la senda del éxito. A la cena de inauguración asistieron Mary Pickford ‘la novia de América’, Cecil B. DeMille o Jack Warner, entre otros ilustres personajes. Los diferentes salones del establecimiento fueron el escenario de numerosas veladas a las que acudían las diosas del cine mundo, entre ellas, Theda Bara y Gloria Swanson y algún que otro gánster como Al Capone pero, sin duda, el momento más apoteósico que marcaría para siempre el destino de la fábrica de sueños ocurrió en 1927.

En el Crystal Ballroom del hotel se fundó la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS en inglés) por un grupo de hombres poderosos de varios sectores de la industria como el propio Gibbons, Thalberg, Warner, Pickford, Fairbanks o DeMille. En una de esas reuniones consensuaron que había que crear un premio para galardonar a los mejores profesionales y, en un abrir y cerrar de ojos, Cedric Gibbons cogió una elegante servilleta de lino y esbozó una figura humana. Había nacido el Óscar.

El boceto era el de un caballero sin ropa que sostenía una espada hasta los pies apoyado sobre un roto de película de cinco radios que simbolizan los ámbitos iniciales de la Academia: actores, escritores, productores, directores y técnicos.

Emilio 'Indio' Fernández.

El siguiente paso fue contactar con la persona que convertiría en realidad aquel dibujo, así que Dolores del Río, una de las actrices mexicanas más fascinantes de la historia del país azteca junto a María Félix, sugirió que el actor y realizador mexicano Emilio ‘Indio’ Fernández fuera el modelo que posara desnudo para el escultor George Stanley.

La protagonista de Volando a Río (1933) y María Candelaria (1943) jugaba con ventaja, ya que era la primera esposa de Gibbons. Al principio, la estatuilla no tuvo nombre, pero la bibliotecaria del AMPAS, Margaret Herrick, dijo que se parecía a su tío Óscar y la bautizaron de esa manera.

Los primeros Premios Oscar

La primera ceremonia de entrega de los premios fue en el hotel Roosevelt de Hollywood el 16 de mayo de 1929, donde acudieron 270 invitados que disfrutaron de una agradable cena mientras se entregaban las 15 estatuillas doradas de 3,5 kg de peso, 33 cm de altura y fabricadas en bronce chapado en oro de 24 quilates.

Paradójicamente, la primera película que se alzó con el premio a la mejor obra del año fue Alas, donde aparece en 90 segundos Gary Cooper quien, en 1933, se casó con Veronica Balfe ‘Rocky’, sobrina de Gibbons. La única hija de la pareja, Maria Cooper, casada con el consagrado pianista Byron Janis y, por consiguiente, sobrina nieta del inventor del Óscar, me confesó en exclusiva que “nunca llegué a preguntar a mi padre si hablaron del proceso de creación de los premios, era demasiado joven como para entender aquello y ahora que lo pienso me digo que fui un poco tonta al no hacer las preguntas oportunas. Estoy convencida de que hablaron sobre ello”.

Maria Cooper con dos premios Óscar./ Luis Fernando Romo. 

Gibbons es uno de los escenógrafos y arquitectos más prestigiosos y laureados por la fábrica de sueños ya que, influenciado por los trabajos de Frank Lloyd Wright, Le Corbusier y la escuela de la Bauhaus, logró que la MGM le contratara como director de arte entre 1924 y 1956. Suyas son las obras maestras Grand hotel (1932), Romeo y Julieta (1936), El mago de Oz (1939), Luz de gas (1944) o Julio César (1953). Ha dejado un legado de más de 1.500 filmes, obtuvo 39 nominaciones a los Óscar y lo ganó en 11 ocasiones.

COMPARTIR: