23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ministerio de Ione Belarra quiere abolir esta profesión para "erradicar los estereotipos negativos hacia las personas con discapacidad"

Indignación entre los 'bomberos toreros' por el plan del Gobierno de prohibir sus festejos: "¿Por qué no nos dejan en paz?"

Trabajadores del espectáculo Bomberos Toreros mostrando una pancarta.
Trabajadores del espectáculo Bomberos Toreros mostrando una pancarta.
Durante los últimos días, Jesús Martín Blanco, director general de Derechos de las Personas con Discapacidad del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha dado a conocer la intención del Gobierno de prohibir los espectáculos de Bombero Torero. Los integrantes de esta profesión han mostrado su total disconformidad con esta noticia y han defendido que, gracias a ella, pueden vivir haciendo lo que les gusta.

Hace más de 70 años se celebró por primera vez en nuestro país el espectáculo cómico conocido popularmente como “El Bombero torero”. El gran éxito que obtuvo entre jóvenes y mayores, durante unas décadas, hizo que este tipo de funciones estuvieran presentes en las principales ferias taurinas de nuestro país, dando incluso el salto a países de Latinoamérica y otros continentes pero, como cualquier otro espectáculo, tuvo una fecha de caducidad.

En el año 2017, los vecinos del municipio de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), vivieron en su plaza de toros la última función del Bombero Torero, un acontecimiento que, pese al claro declive que había sufrido el espectáculo en los últimos años, alcanzó una gran repercusión en los medios de comunicación.

Con el regreso paulatino a la normalidad de nuestro país tras la pandemia producida por el coronavirus, la cuadrilla cómica Diversiones en el Ruedo decidió crear una secuela del Bombero Torero a la que denominaron Diversiones en El Ruedo y sus Enanitos Toreros, un espectáculo, según ellos, completamente renovado y apto para todos públicos. Tal y como explicó el director artístico de la compañía, Daniel Calderón, en El Independiente, “el concepto y la base” del espectáculo son los mismos que en el pasado, es un espectáculo cómico en el que se torea a becerros de forma cómica y, entre medias, se interpretan parodias para divertir a la gente pero “adaptadas a los nuevos tiempos”.

Protagonistas de Bomberos Toreros.

Sin embargo, los amantes de este tipo de eventos y sus propios trabajadores han sido testigos en los últimos días del intento por parte del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 de nuestro país de eliminarlos por “denigrar a las personas por razón de discapacidad”. Jesús Martín Blanco, director general de Derechos de las Personas con Discapacidad de este ministerio, ha declarado que “el enanismo no es una profesión en nuestro país” y ha asegurado que no van a permitir que “más niños se avergüencen de sus cuerpos”.

Cabe recordar que Blanco padece displasia ósea (un tipo de enanismo) y él mismo ha recordado que, cuando era niño y acudía a algún espectáculo de Bombero Torero, se escondía “aterrorizado” para que los demás niños no se rieran de él. Blanco considera que, cuando una persona adulta lleva a un menor a este tipo de funciones, le está dando autorización para que se ría de las personas que sufren enanismo.

La respuesta de la compañía organizadora de estos espectáculos no tardó en llegar, su principal argumento para defenderse es que la plantilla está compuesta tanto por personas de talla baja como por personas de talla alta, unos trabajadores que realizan la función de toreros y cómicos y que “se encuentran muy a gusto haciendo lo que hacen”.

Jesús Martín Blanco.

Sin embargo, estas explicaciones no han servido para detener al Gobierno ya que Martín Blanco ha asegurado que se va a poner en marcha un plan de reciclaje profesional para que los trabajadores de este tipo de funciones “elijan una profesión que esté dentro de la dignidad” y que se encuentre “alejada de cualquier tipo de precariedad laboral”. Se prevé que el mes de septiembre sea el elegido para comenzar a trabajar en la modificación de las leyes necesarias para prohibir esta práctica.

Daniel Calderón muestra sorpresa ante las declaraciones del Gobierno y las de algunas asociaciones para eliminar este espectáculo. Para el responsable de la compañía, no se han preocupado de estos trabajadores en los últimos años pues desde el año 2019, muchos de ellos carecen de empleo estable y ninguna asociación se preocupó de cómo subsistían. Sin embargo, ahora que tienen un empleo, lo quieren prohibir, sentencia el empresario.

COMPARTIR: