23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Harvey Weinstein, Bill Cosby y Roman Polanski ya no forman parte de la asociación por incumplir estas normas, que no contemplan la violencia del actor

La bofetada de Will Smith podría provocar su expulsión de la Academia según sus estatutos

Will Smith tras recibir el Óscar.
Will Smith tras recibir el Óscar. / El actor fue premiado como Mejor actor por 'El método Williams'.
Will Smith abofeteó a Chris Rock en la 94ª gala de los Óscar debido a un chiste que el humorista hizo sobre la mujer del actor, Jada Pinkett. Dos días después del suceso, la Academia podría expulsarle de la institución en base a sus estatutos de conducta, que condenan la violencia. La primera expulsión fue la de Harvey Weinstein, en 2017, por ser acusado de acoso sexual.

La bofetada de Will Smith a Chris Rock fue la indiscutible ganadora de atención en la noche de la 94ª gala de los Óscar, los premios creados por Gibbons en 1929. Tras el incidente, Will Smith recogió sin problema la estatuilla a Mejor actor por la película ‘El método Williams’, aunque la impunidad del actor por sus acciones puede que solo sea pasajera. La Academia ha expresado en un comunicado que se ha iniciado “oficialmente una revisión formal en torno al incidente” y que explorarán “nuevas acciones y consecuencias, de acuerdo con nuestros estatutos, normas de conducta y la ley de California”, informó el New York Times.

Entre las medidas disciplinarias que la Academia podría imponer a Smith por su comportamiento, contrario a los estatutos de la organización, se incluye “la suspensión de la afiliación o la expulsión de la misma”. Una medida que la institución ya ha llevado a cabo en tres ocasiones. Harvey Weinstein en 2017, por ser acusado de acoso sexual y violación; Bill Cosby en 2018, por su condena de agresión sexual; y Roman Polanski, por una presunta condena por mantener una relación sexual con una menor.

De hecho, fue tras la expulsión de Weinstein cuando la Academia envió un comunicado con las normas de conducta: “los miembros también deben comportarse conforme a los valores éticos de la Academia de respeto a la dignidad humana, inclusión y entorno sostenible que fomente la creatividad (…). No hay lugar en la Academia para aquellos que abusen de su estatus, poder o influencia de una manera que viole los estándares reconocidos de decencia”, son algunas de las palabras del escrito emitido en diciembre de 2017.

Captura de pantalla del comunicado de la Academia, extraída del Twitter de @brooksbarnesNYT

Según explicaba el New York Times, después del incidente con Smith tuvo lugar una reunión en la Academia que finalizó con un documento de cinco páginas en el que la organización hablaba sobre conductas y prohibiciones, entre las que se encontraban “el contacto físico no invitado”, “la atención sexual coercitiva” y “la intimidación, el acoso, el comportamiento abusivo o amenazante, o el amedrantamiento”.

Un error que casi impide que recoja el Óscar

El incidente que involucró a Smith y Rock tuvo lugar antes de que se otorgase el premio al Mejor actor y, según ha trascendido, parece que discutió expulsar al actor del Dolby Theatre antes de anunciar al ganador. Sin embargo, según indicaba The New York Times, hubo varios factores que permitieron que Smith finalmente subiera a recoger la estatuilla y diese su discurso, en el que se disculpó con todo el mundo —a excepción de Rock, con el que se disculpó al día siguiente a través de Instagram— y se comparó con el personaje que le hizo alzarse con el premio.

Uno de ellos fue el tiempo perdido en la gala, ya de por sí extensa, que estaba llegando a su fin. Mientras se discutía sobre de qué modo proceder, la ceremonia continuaba, dejando cada vez menos margen de actuación. El otro factor vino dado por las apuestas, que posicionaban a Smith como el gran favorito para conseguir su primer Óscar, lo que hacía que hubiese personas interesadas en que continuase en el recinto.

Estas circunstancias fueron las que jugaron a favor de que el actor recogiese la estatuilla aunque, dos días después del incidente, parece que la duda sobre si la conservará está en el aire. El estatuto de la Academia no deja en claro si esa posibilidad existe y de ser así, sería la primera vez en la historia que ocurriría.

Es cierto que la institución ha eliminado de la nominación a algunos candidatos (como al mezclador de sonido Greg P. Russell, que intentó persuadir a los votantes de los premios para aumentar sus posibilidades de ganarlo), pero nunca se ha retirado la estatuilla a aquellos que ya la tienen en su poder.

Una broma de mal gusto

Will Smith se convirtió en protagonista de la gala por partida doble: ganó el Óscar a Mejor actor por ‘El método Williams’ y le propinó una bofetada en pleno directo al presentador, el humorista Chris Rock.

El motivo de la agresión fue un comentario que Rock hizo sobre la esposa de Smith, de la que dijo que estaba deseando verla en la película de Ridley Scott ‘La teniente O’Neil 2’, haciendo de este modo, alusión al pelo rapado de la actriz. Pinkett, sentada al lado de Smith, torció el gesto ante la “broma” del presentador. Y es que, recientemente, había reconocido en sus redes sociales un problema de alopecia, la responsable de su look.

Smith se lo tomó bastante peor. Aunque en el vídeo de la gala parece reírse del comentario, el actor se levantó inmediatamente de su asiento y golpeó en la cara a Chris Rock. El público y la audiencia pensaron en un principio que estaba pactado hasta que, de vuelta en su asiento, Smith vociferó: "¡Mantén el nombre de mi esposa fuera de tu puta boca!”. Antes de esto, el humorista comentó: "Will Smith me acaba de propinar una buena".

Esta no ha sido la primera vez que Rock ha hecho comentarios sobre Pinkett. Ya en 2016, cuando la esposa de Smith se mostró en contra de la nula diversidad racial de los nominados a los premios de la Academia, el humorista expresó lo siguiente en la gala: "Jada boicoteando los Óscar es como yo boicoteando las bragas de Rihanna. No fui invitado. Esa no es una invitación que rechazaría". Además, añadió que era una vergüenza que Will Smith no estuviera nominado ese año, "eso y que cobrase 20 millones de dólares por Wild Wild West".

Según se rumoreó, Rock y Pinkett podrían haber mantenido una relación sentimental, consecuencia del tiempo que pasaron juntos durante el rodaje de las películas de Madagascar. El matrimonio de Jada Pinkett y Will Smith siempre se ha caracterizado por ser abierto y el humorista, casado con Malaak Compton-Rock por aquel entonces, solicitó el divorcio y admitió su infidelidad.

COMPARTIR: