25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Terror, comedia y mensaje social logran combinarse de manera magistral como ya sucediera en su anterior "Déjame salir"

“Nosotros” es la última gran película de Peele, el director que no contratará "a blancos" y que arrasa en taquilla

'Nosotros" está arrasando en las taquillas
'Nosotros" está arrasando en las taquillas
Jordan Peele, con este segundo trabajo se consagra como un genio para contar historias. En sus dos obras uno puede ver que ama el cine de terror, el buen cine de terror con simbolismo, crítica social y ciñéndose a las reglas del universo que él mismo crea.

Adelaide Wilson es una mujer que vuelve al hogar de su infancia en la costa junto a su marido, Gabe y sus dos hijos para una idílica escapada veraniega. Cuando cae la noche, los Wilson descubren la silueta de cuatro figuras cogidas de la mano y en pie delante de la vivienda. "Nosotros" enfrenta a una entrañable familia estadounidense con un enemigo tan insólito como aterrador: una versión maléfica de ellos mismos.

Una escena de 'Us', 'Nosotros'

Hay tanto que apreciar en “Nosotros” que voy a ir una por una. La cinta está protagonizada por Lupita Nyong´o (“12 años de esclavitud”, “Star Wars” y “Black Panther”) como la madre protagonista y acompañado por Winston Duke (Black Panther). El trabajo de todos los actores es soberbio por el hecho de hacer dos papeles, sus versiones “buenas” son carismáticas y te implican en la historia, pero sus versiones malas constituyen una de las razones por las que hay que ir al cine. Sus actuaciones sobresalen por su trabajo físico, la forma de moverse por los espacios es verdaderamente terrorífica, el modo animalesco en que interactúan y su voz, en el caso de Lupita, es tan de Oscar que… No la nominarán.

Al principio alababa la inventiva de Peele para crear historias que subvierten las expectativas pero también hay que reseñar la estética del filme, fotografiada por el responsable de  grandes títulos de terror recientes “Múltiple” o “It follows”, rueda cada plano de la única forma que parece posible, lo hace parecer fácil. Acompañado por un diseño de producción sobresaliente, nos muestra unos antagonistas tan originales que van a permanecer en la cultura cinéfila durante bastante tiempo.

Por encima de todas estas cualidades, es el ritmo el que sobresale: el terror se mezcla con la acción y con el gore fuera de plano, nunca vemos nada explícito ni excesivo. Una vez se establece la dinámica familiar en el primer acto, no hay momentos para respirar, es muy rápida y muy entretenida, a unos niveles a los que no estamos acostumbrados. No puedo terminar sin valorar la banda sonora, la música eleva a la película de una forma que pocas lo consiguen en el cine reciente, cada secuencia se ve catapultada gracias a  unos violines y unos coros fantásticos.

Únicamente, un par de críticas: hay aspectos que se explican demasiado cuando sería mejor dejarlos en un espacio ambiguo y otros podrían ser explicados un poco más. En mi opinión es más entretenida, estimulante y compleja que “Déjame salir”.

Algunos detalles interesantes y un poco de “spoiler”

Al salir del cine, uno queda algo confuso dado que hay un intento de explicar de dónde vienen los dobles dejando mucho sin cerrar. Escuché a alguien decir que lo que le obsesionaba no era cómo han conseguido las tijeras, sino qué significan, al parecer son un símbolo de dualidad lo que me ha dejado impresionado pero no tanto como el significado del título que en inglés es “US” de “nosotros” pero también United States. El discurso de Peele es propiamente americano, de ahí que el doble de Lupita diga “somos americanos”. Un director que ya ha dejado claro sentirse “muy afortunado por pedir a Universal veinte  millones de dólares para hacer una película con protagonistas negros y que el estudio diga que sí”. Peele  ha recordado estos días que “hay tantas películas con blancos que realmente no hace falta que él haga otra más”.

COMPARTIR: