09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Recientemente, Eugenia Martínez de Irujo ha renovado sus votos matrimoniales junto al empresario Narcís Rebollo en una ceremonia civil en Las Vegas

Las bodas más polémicas de los Alba: De la tiara de Matilde Solís a la rebeldía de Carmina Ordóñez

Eugenia Martínez de Irujo junto a Fran Rivera.
Eugenia Martínez de Irujo junto a Fran Rivera.
La casa De Alba ha asistido a un nuevo enlace matrimonial. El pasado fin de semana la duquesa de Montoro renovaba sus votos matrimoniales junto al empresario Narcís Rebollo en Las Vegas. La boda ha distado mucho del primer enlace junto al matador Fran Rivera, pues Sevilla se echó a la calle en una boda digna de Casa real. La ciudad Hispalense también asistió a la boda de su primogénito, el Duque De Alba y fue él quien asistió a la boda multitudinaria de su hijo junto a Sofia Palazuelo en Liria.

El pasado fin de semana la duquesa de Montoro renovaba sus votos matrimoniales junto a su marido y empresario Narcís Rebollo. En una ceremonia íntima en Las Vegas y como si de una escena de Grease se tratara, la pareja pasaba de nuevo por el altar recordando aquel día de noviembre en la que disfrazados de Marilyn Monroe y Elvis Preysley se dieron el sí quiero.

La renovación de votos de la aristócrata ha sorprendido a sus allegados pues ha distado mucho de sus primeras nupcias en las que contrajo matrimonio con el torero Fran Rivera en un multitudinario enlace celebrado en Sevilla en el que dos de las grandes sagas nacionales se comprometían. 

La Casa de Alba ha acogido numerosos enlaces. En primera instancia fue   Alfonso Martínez de Irujo quien contrajo matrimonio junto a Maria de Hohenlohe en Marbella en 1977 en el que Cayetana ejerció como una feliz madrina. Años más tarde se desveló que la relación entre suegra y nuera no fue del todo bien. El último enlace que acogió el Palacio de Liria fue el de  los condes de Osorno.La boda del segundo hijo del duque de Alba junto a Belén Corsini fue el último matrimonio que se celebró en la residencia de los Alba.

La indisciplina de Carmina y la emoción de Eugenia

La ciudad hispalense esperaba con ansia aquel 23 de octubre de 1998. Desde la boda de los exduques de Lugo, Sevilla no se echaba a la calle. Como si de una boda real se tratara, aquel caluroso día de otoño se unían dos de las grandes sagas, con ascendencia aristocrática y taurina. Los jóvenes Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera pasaban por el altar en una ceremonia en el que no faltaron las anécdotas. 

La boda de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo: cuando Carmina Ordóñez  le aconsejó a su hijo huir | Vanity Fair

Boda de Eugenia Martínez de Irujo y Fran Rivera.

La novia apareció vestida con un diseño de inspiración medieval firmado por Emanuel Ungaro y del brazo de su hermano Cayetano Martínez de Irujo quien vestido con el uniforme de maestrante de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla no dudó en dedicar unas cariñosas miradas a su exnovia, la modelo Mar Flores. Aquel enlace fue la presentación en sociedad de la maniquí quien eclipsó a la que ‘pudo ser su suegra’ con un modelo de John Galiano.

La novia no podía reprimir el llanto ni la madrina quien rompió a llorar en el momento del ‘sí quiero’. La socialité Carmina Ordoñez no dudó en desafiar el protocolo establecido en la boda de su primogénito y apareció con la mantilla color azul añil a juego con el vestido.Un hecho que molestó en gran medida a la Duquesa de Alba pues las mantillas solo pueden lucirse o en blanco o en negro.

Aquel enlace pasó a la posteridad con una fotografía inédita en la que Kiko Rivera posaba por primera vez feliz junto a los Ordóñez, los contrayentes se mostraban pletóricos y Jesús Aguirre todavía ostentaba el título de Duque de Alba.

Un trágico matrimonio y una tiara millonaria

Sevilla era tan especial para la duquesa de Alba que para ella supuso una gran emoción que algunas de las bodas de sus vástagos se celebraran en la ciudad hispalense. Su primogénito y duque de Alba, Carlos Martínez de Irujo pasó por al altar con una jovencísima Matilde Solís, hija de los Marqueses de la Motilla. Él era un soltero codiciado y ella, una tímida joven.

La boda y la difícil separación del duque de Alba y Matilde Solís:  diferencia de edad, final trágico y dos hijos en común casados con it girls  | Mujer Hoy

Matilde Solís junto al Duque de Alba.

La duquesa de Alba apareció como una flamante madrina, aunque el semblante de la joven aristócrata reflejaba el drama en el que tornaría su matrimonio. El romanticismo que desplegaba el look de Matilde Solís solo se podía completar con una pieza única y fue “La rusa”, una tiara perteneciente a la casa de Alba de brillantes y platino, valorada en 2,5 millones de euros. Tras la boda, la aristócrata sufría en silencio y de hecho, no se llegó a adaptar a la ajetreada vida social de los Alba. Tras 12 años y dos hijos en común, la pareja ponía fin a un complicado matrimonio.

Una madrina de Caprile

El Palacio de Liria acogía cuatro años atrás una nueva boda en la Casa de Alba. El primogénito de Carlos Martínez de Irujo y Matilde Solís Fernando Martínez de Irujo pasaba por el altar junto a su pareja, Sofía Palazuelo. El Palacio de Liria se engalanó para la ocasión y por la institución desfilaron numerosos rostros de la alta sociedad madrileña como Alejandra Dominguez, Enrique Solís y Tello, los Marqueses de Griñón o Paloma Segrelles e incluso la realeza española, pues doña Sofía posó en la foto oficial.

Looks, planes y agenda: así se construye una duquesa (by Sofía Palazuelo)

Fernando Fitz James Stuart junto a Sofía Palazuelo.

Una de las anécdotas de aquel enlace fue el reencuentro de Matilde Solís quien fue muy aclamada por su look de madrina firmado por Lorenzo Caprile y el Duque de Alba. Se estima que la la boda de los próximos Duques de Alba es una de las más opulentas de la historia junto con la de Lady Di o la de los príncipes herederos de Grecia.

COMPARTIR: