30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Una de las reacciones a la actitud del Gobierno de Putin ha sido cambiar la final de la Champions League prevista para San Petersburgo a París

Rusia pierde la batalla contra el mundo del deporte después de sus ataques a Ucrania

Jugadores contra la guerra en el campo de fútbol.
Jugadores contra la guerra en el campo de fútbol. / Sostienen un cartel que reza 'Stop War'.
El conflicto entre Ucrania y Rusia ha llegado al mundo del deporte, que nada más conocer el ataque, se ha movilizado dando la espalda al gobierno de Putin. La UEFA se ha mostrado tajante contra Rusia cambiando el escenario donde se jugará la final de la Champions League el próximo 28 de mayo. Programada inicialmente en San Petersburgo , pasará a disputarse en París. Por otra parte, en Fórmula 1 el piloto Sebastian Vettel ha avisado de que no correrá en Rusia.

La guerra de Ucrania afecta a todo los ámbitos, y el del deporte no es una excepción. De hecho, nada más conocerse el ataque de Rusia, la UEFA se apresuró a convocar una reunión de urgencia para tomar medidas ejemplares. Tras su celebración, ha comunicado la primera de ellas: quitarle la final de la Champions League prevista en San Petersburgo para el próximo 28 de mayo, que finalmente se disputará en París.

No es la primera vez que se produce un cambio de escenario para una final. En las temporadas 2019/2020 y 2020/2021 también ocurrió, aunque por un motivo muy distinto: la pandemia. En el primer caso, se cambió la sede de la final, Estambul, por el estadio de La Luz (Lisboa), jugándose todos los partidos, desde cuartos de final, en tierras lusas. En el segundo caso, cambiando nuevamente la ciudad turca por Oporto.

Ante la situación bélica, el organismo europeo ha condenado la invasión militar rusa en Ucrania y ha declarado su labor de trabajar y promover a través del fútbol valores entre los que prevalecen la paz y el respeto a los derechos humanos, bien reflejados en la Carta Olímpica, tendiendo su mano a Ucrania.

La Fórmula 1 se pronuncia apoyando a Ucrania

Pero la UEFA no es la única que ha tomado medidas severas contra Rusia. Otra potencia mundial en el mundo del deporte, la Fórmula 1, ha anunciado su castigo por el ataque ruso a Ucrania: el Gran Premio de Rusia, que se iba a celebrar en el Circuito de Sochi, también se ha suspendido después de que unas horas antes, el piloto, y cuatro veces campeón del mundo, Sebastian Vettel, avisara en los entrenamientos que se llevan a cabo en el Circuito de Barcelona que no correría en Rusia.

Vettel apuntó: “Me desperté conmocionado con todo lo que se está viviendo en Ucrania, es horrible lo que está pasando por razones estúpidas de Putin que está llevando un liderazgo extraño y loco que está provocando la muerte de gente inocente”. La F1 no ha tardado en reaccionar suspendiendo la prueba.

La guerra del fútbol contra Rusia

Más duro y políticamente incorrecto ha sido el capitán de la selección ucraniana de fútbol y del Manchester City de Guardiola, Oleksandr Zinchenk, que en su Instagram publicó una foto de Putin con el siguiente mensaje. “Espero que mueras de la forma más dolorosa”. La publicación fue borrada horas más tarde por Instagram, según ha reconocido el propio futbolista.

Y añadió: "Rusos, ¿está bien despertarse en la Alemania fascista? Todo ruso que no exprese su opinión sobre este tema será considerado un enemigo para siempre”. No es la primera vez que Zinchenk se pronuncia sobre los ataques de Rusia a Ucrania, ya que antes de la guerra a Ucrania dijo: “Mi país pertenece a los ucranianos y nadie podrá apropiarse de ello”. Palabras de un futbolista que se inició en el equipo ruso UFA y que tuvo que marcharse de Ucrania por la guerra en la Región de Donbas.

Y esto no es más que el comienzo de otra guerra, la deportiva contra Rusia. El Reino Unido tiene previsto, según el diario The Sun, con castigar severamente a Roman Abramovich, multimillonario ruso y propietario del Chelsea, vigente campeón de la UEFA Europa League, debido a su fuerte vinculación con Vladimir Putin. Asegura el periódico inglés que le retirarán el visado y le impedirán entrar en el país.

Otra medida ha sido la del equipo alemán del FC Schalke 04 que lucía hasta hoy en sus camisetas la publicidad de la empresa rusa Gazprom; contrato que ha cortado de forma fulminante anunciando el equipo de Gelsenkirchen que “con vistas a los acontecimientos, desarrollo y escalada de la guerra en Ucrania, el Schalke 04 ha decidido retirar Gazprom de sus camisetas”.

Rusia pierde la guerra con el deporte.

COMPARTIR: